Agricultura Convencional

Requerimientos de riego para tomate industrial

Requerimientos de riego para tomate industrial en la zona central de Chile

Aspectos generales del riego para tomate industrial

Los requerimientos de riego para tomate industrial varían en función de la etapa de desarrollo y la evolución de la demanda evapotranspirativa. La etapa de germinación es en extremo sensible al déficit de humedad, con almácigos en plantineras bajo riego frecuente. Restricciones al riego se pueden realizar solamente en la etapa final y tardía, con posibles efectos en el rendimiento final.

Coeficiente de cultivo (Kc)

El coeficiente de cultivo, en interacción con los factores climáticos como la evapotranspiración de referencia (ETo), determinan las necesidades de riego para cada etapa. El Kc depende del tipo, clima y época de crecimiento del cultivo y suele emplearse como referencia lo publicado por FAO 56. La Figura 1 grafica una modelación del Kc para tomate industrial en la zona central de Chile.

En post transplante (Figura 2), la principal pérdida es por evaporación desde la superficie del suelo, con un Kc estimado equivalente a 0,30. Para reducir pérdidas de agua por evaporación y evitar el crecimiento descontrolado de malezas, se recomienda ejecutar riegos cortos pero frecuentes.

A los 43 días post transplante (Figura 3) se verifica un período de rápido crecimiento y desarrollo foliar, requiriendo un aumento gradual del tiempo de riego. Esta etapa, tiene un Kc creciente en un rango entre 0,30 y 1,13.

En una etapa media (Figura 4) el cultivo alcanza su máximo desarrollo foliar, acompañado de la floración y cuaja de sucesivos racimos florales y del crecimiento de frutos, con un Kc estimado en 1,13 y que se mantiene relativamente estable por unos 40 días.

Aquí, debe verificarse en terreno el tiempo y frecuencia de riego, evitando así pérdidas de rendimiento por aborto floral y la reducción del tamaño de frutos. En un estado final pre cosecha (Figura 5) el cultivo presenta senescencia del follaje con una Kc estimado que desciende gradualmente entre 1,13 y 0,50.

Un porcentaje importante de frutos presentan madurez de cosecha, por lo que una estrategia para fomentar color y uniformidad de frutos consiste en reducir el riego a la mitad, durante las últimas tres semanas pre cosecha.

Requerimientos de riego para el cultivo del tomate industrial

En la Figura 6, se presentan las necesidades de riego de tomate industrial cultivado en la región Metropolitana de Santiago entre noviembre 2020 y marzo 2021. Cabe destacar que el máximo requerimiento de riego ocurre 74 días después de transplante y corresponde a 6,8 mm día-1, fecha a partir de la cual comienza a disminuir.

Sin considerar la anomalía climática de cerca de 45 mm de precipitación ocurrida a fines de enero, las necesidades netas de riego de tomate industrial para la zona central ascienden a 5.414 m3/ha. Esta cifra no incluye las pérdidas por percolación profunda o escorrentía superficial del sistema de riego.

Considerando un sistema de riego por goteo, el requerimiento bruto del tomate industrial en la zona central puede estimarse en 6015 m3/ha con un sistema de 90% de eficiencia de aplicación.

Función de producción del agua aplicada al cultivo

A partir del registro de volumen de agua aplicada y el rendimiento obtenido, se determinó una función de producción para el tomate industrial en la zona centro norte.

Esta función incluye ensayos de campo desarrollados entre noviembre 2020 y marzo 2021, en tres localidades de la zona norte y centro de Chile: Vicuña y Pan de Azúcar en la región de Coquimbo y Los Tilos en la RM (Figura 7).

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agronotips fue elaborado por Alejandro Antúnez, Marcelo Vidal, Cristina Vergara, Francisco Alvarez y Kevin Díaz. INIA La Platina, Universidad de Chile, Universidad Mayor; para www.inia.cl, el cual fue revisado y reeditado por Agronotips.com

El uso de este sitio Web implica la aceptación del aviso legal y política de privacidad de Portal Frutícola. © 2008 - 2023