Agricultura Convencional

Botrytis cinerea en tomate

Botrytis cinerea en tomate o pudrición gris en tomate

Cuando enontramos al hongo Botrytis cinerea en tomate estamos hablando de la pudrición gris en tomate, una enfermedad de gran impacto en este cultivo.

Nombre común: Pudrición gris
Nombre científico: Botrytis cinerea Pers
Tipo de agente causal: hongo
Cultivo afectado: Tomate (Solanum lycopersicum)

Descripción e identificación de la pudrición gris

La pudrición gris es la principal enfermedad del cultivo de tomate, especialmente en invernaderos, que afecta diferentes partes aéreas de la planta. Esta enfermedad afecta a una gran cantidad de especies y es la misma que se presenta en hortalizas como la lechuga o en frutales como la uva. Sin embargo las gramíneas, como el trigo o la avena, no son afectadas por Botrytis cinerea.

Foto 1. Ataque de Botrytis cinerea en tomate.

ataque de botrytis en tomate

Foto 2. Tallos de tomate afectados por Botrytis cinerea.

tallos afectados

Síntomas

En flores causa atizonamiento y muerte. En hojas se caracteriza por presentar manchas café en V desde el borde de la hoja. También puede secar completamente las hojas donde se observa el crecimiento del micelio sobre el tejido afectado. En tallo y brotes, se presenta necrosis, atizonamiento y muerte del tejido.

En frutos se pueden presentar zonas acuosas en frutos verdes como también pudrición en frutos maduros causando pérdidas de producción importantes.

Diseminación

La diseminación se produce por conidias transportadas por el viento y por esclerocios presentes en el suelo.

Foto 3. Daño en hojas de tomate por Botrytis cinerea.

Botrytis cinerea en tomate

Foto 4. Daño en tallos y fruto de tomate por Botrytis cinerea.

Botrytis cinerea en tomate

Sobrevivencia

La sobrevivencia de esta enfermedad es en forma de micelio en restos de cultivos afectados, en malezas, o como esclerocios en restos de cultivos.

Medidas de control

- Se debe realizar un monitoreo semanal en el cultivo para determinar incidencia de la enfermedad

- Minimizar las condiciones favorables para el desarrollo del hongo, esto es humedad y temperatura.

- Se recomienda no aplicar excesos de nitrógeno al cultivo, ya que favorece el crecimiento vegetativo.

- Eliminar las partes afectadas de la planta, cuidando de colocarlas en bolsas para no diseminar las conidias.

- Hacer podas para favorecer la ventilación en el cultivo.

- Si es necesaria la aplicación de fungicidas autorizados por el SAG, se debe considerar la rotación de ingredientes activos de un mismo grupo químico, para evitar la aparición de razas resistentes.

- Los fungicidas sistémicos para controlar la enfermedad se deben aplicar en distintos momentos, durante la floración o cuando se detecta que las condiciones son favorables para que se presente la enfermedad.

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agronotips fue elaborado por www.inia.cl, el cual fue revisado y reeditado por Agronotips.com

El uso de este sitio Web implica la aceptación del aviso legal y política de privacidad de Portal Frutícola. © 2008 - 2022