Industria & Comercio

Los productores de uva de mesa de Australia proyectan positivas cosechas en 2022

Los productores australianos de uva de mesa llevan cosechando desde mediados de enero y esperan que el año 2022 pueda superar el volumen de ventas de sus resultados de 2021.

Según un informe de AusTrade, China sigue siendo el principal mercado para los productores de uva, y se espera que las ventas superen el total del año pasado, de más de 660 millones de dólares australianos (449 millones de dólares estadounidenses).

El informe añade que, a pesar de las turbulencias de los dos últimos años, China sigue siendo un mercado fuerte para los productores locales.

"Seguimos enviando todos los días a China", dijo el productor de uva de mesa de tercera generación Rocky Mammone, que tiene su sede en la región de Sunraysia. "Hemos desarrollado relaciones y amistades realmente buenas a largo plazo con nuestros clientes durante más de 10 años y siguen siendo sólidas".

Mammone afirma que el gran tamaño y la relativa estabilidad del mercado chino permiten a los productores crecer, invertir y diversificarse hacia nuevos mercados. Además de China, exporta a Corea, Japón, Indonesia, Singapur y Oriente Medio.

Tim Milner es la cuarta generación de productores de uva de mesa australianos. Su familia lleva casi una década exportando uvas a China. Mantiene una relación positiva y beneficiosa con su comprador chino. Conoció a su comprador durante una visita de una delegación china a Sunraysia en 2015.

Milner dice que ha aprendido lecciones inconmensurables durante su tiempo de exportación al mayor mercado del mundo.

"Hemos pasado mucho tiempo aprendiendo y comprendiendo lo que quieren los compradores y consumidores de China", afirma. Hemos trabajado estrechamente con nuestro comprador para perfeccionar nuestra presentación y sabor", añade Milner.

Los retos del sector han estado relacionados sobre todo con la pandemia. Los complejos retrasos en los fletes, agravados por los cierres en toda Asia, supusieron muchos quebraderos de cabeza.

Estos problemas se aliviaron, en parte, gracias a la ayuda del Mecanismo Internacional de Asistencia al Transporte de Mercancías (IFAM). El IFAM es una medida de apoyo de emergencia temporal y específica puesta en marcha por el Gobierno australiano para mantener abiertos los enlaces aéreos mundiales en respuesta a los efectos actuales de la pandemia COVID-19.

Según el informe, la Iniciativa de Expansión de la Agroindustria, dotada con 72,7 millones de dólares australianos, también ha sido fundamental para ayudar a los exportadores a mantener sus relaciones con los compradores. El programa apoya a los exportadores agrícolas australianos que tratan de diversificar su base de mercado, al tiempo que siguen aumentando las ventas en los mercados existentes.

El año pasado, el volumen de las exportaciones se vio obstaculizado por la disponibilidad de contenedores y el aumento de los costos de transporte.

Más Leídas
El uso de este sitio Web implica la aceptación del aviso legal y política de privacidad de Portal Frutícola. © 2008 - 2022