Columna de Opinión: El desafío de los profesionales agroalimentarios que Chile necesita - PortalFruticola.com

Columna de Opinión: El desafío de los profesionales agroalimentarios que Chile necesita

Columna de Opinión: El desafío de los profesionales agroalimentarios que Chile necesita

Por Jaime Biggs Weber, Ingeniero Agrónomo PUCV, Bachiller en Humanidades UAI, MBA UAI. Socio Fundador Simbios Consultores

Según datos de la FAO, la agricultura y sus profesionales tienen el desafío de producir un 70% más de alimentos para alimentar a una creciente población que llegaría a los nueve mil millones el año 2050.

En este desafío, el sector agroalimentario chileno seguirá desarrollándose fuerte por sus ventajas comparativas y competitivas que nos destacan en el mundo entero.  Por esta razón es importante visualizar las herramientas y competencias que necesitarán los futuros profesionales de nuestro sector.

Actualmente, la oferta laboral se ha diversificado y ampliado, permitiendo que los profesionales del agro puedan generar valor agregado y se desempeñen en diversas áreas, tales como la producción en campo, mejoramiento genético, bancos, investigación, control de gestión, gestión ambiental y área comercial.

La tendencia en las empresas ya no sólo considera la formación universitaria como un criterio decisivo a la hora de la selección, sino además otros criterios adicionales, tales como habilidades blandas, experiencia, manejo fluido de inglés y competencias digitales, entre otras.

Respecto a las habilidades blandas, éstas constituyen un elemento central que los empleadores están demandando. Con todos los cambios que están sucediendo gracias a la inteligencia artificial, las soft skills serán cada vez más importantes ya que son las habilidades que los robots no pueden automatizar.

Según un estudio de LinkedIn de 2019, las habilidades blandas más demandas por las empresas son la creatividad, persuasión, colaboración, adaptabilidad y gestión del tiempo. Aparte de éstas, también son claves el liderazgo, la comunicación efectiva, mentalidad de superación, gestión del talento y empatía, entre otras.

Los profesionales más exitosos no son los que técnicamente realizan el mejor trabajo, sino las personas que combinan su experiencia técnica unido a un conjunto de habilidades blandas que potencian al profesional con una mirada más integral.

La reflexión es que estas competencias debiesen ser trabajadas más profundamente en el ámbito académico con cursos y talleres para así lograr que los futuros profesionales salgan con un mayor desarrollo de este tipo de habilidades, las cuales marcan un claro diferenciador en sus desempeños laborales.

Competencias digitales e idioma

En relación con el manejo de idiomas como una herramienta clave del futuro, el inglés cuenta con aproximadamente 400 millones de hablantes nativos y es hablado por 1.800 millones de personas en el mundo. Estos datos lo sitúan como el idioma más hablado del planeta. En Chile, sólo el 2% de la población adulta habla inglés fluido, según un estudio del Banco Interamericano de desarrollo.

Tomando en cuenta que el sector silvoagropecuario en Chile está abierto al mundo. ¿Qué medidas estamos tomando para potenciar el manejo de inglés en nuestros futuros profesionales? Es un tema que deberíamos replantearnos ya que la demanda por manejar este idioma es clara en nuestro sector y siguen saliendo muchos profesionales de la universidad débiles en este aspecto.

Respecto a la incorporación de nuevas tecnologías para así aumentar la productividad, las empresas demandarán profesionales que tengan competencias digitales suficientes para responder a los nuevos desafíos del sector agroalimentario. Hay una clara tendencia al desarrollo de diferentes tópicos, tales como agricultura de precisión, robótica, blockchain, inteligencia artificial y big data.

Por otra parte, las empresas también tienen desafíos importantes para encontrar y retener talentos. Las nuevas generaciones tienen una motivación muy marcada por generar impacto en lo que hacen, con lo cual la tendencia es que busquen organizaciones con propósito, donde se alineen sus objetivos personales y profesionales con los de la compañía. Para esto, las empresas deberán ser sostenibles creando valor económico, medioambiental y social en el corto, mediano y largo plazo.

El futuro se visualiza auspicioso por la creciente demanda mundial de alimentos, con lo cual tenemos la responsabilidad de seguir profesionalizando el capital más importante que hace exitosas a las empresas: las personas


Para más información visita nuestra página web  http://simbios.cl/

Suscríbete a nuestro Newsletter