Dispar realidad de empresas ligadas al suministro de alimentos en Latinoamérica y claves para un nuevo impulso - PortalFruticola.com

Dispar realidad de empresas ligadas al suministro de alimentos en Latinoamérica y claves para un nuevo impulso

Dispar realidad de empresas ligadas al suministro de alimentos en Latinoamérica y claves para un nuevo impulso

A diferencia de Europa y EE.UU., donde se ocupa de manera mayoritaria la Inteligencia Artificial (IA) y el Machine Learning (ML) en la cadena de suministro de alimentos, las empresas de manufactura alimenticia en Latinoamérica, muestra disparidades importantes en la implementación del supply chain.

Así lo expresa Omar Hernández, Supply Chain Advisory de Blue Yonder, quien constata en la región un nivel de grandes empresas que rápidamente tuvieron digitalizada toda su cadena de suministro, otras que se han subido al tren del desarrollo recién en 2021 cuando percibieron pérdida de participación de mercado, mientras que otras de tamaño importante, aun conviven con las hojas de cálculo y el excel, desconociendo indicadores de gestión o que exista una integración en una sola plataforma.

Respecto de los primeros, “hay clientes muy maduros que ven en la IA un diferenciador clave para cumplir objetivos y llegar más cerca del consumidor en el punto de venta, allí donde se gana una carrera en la última milla. Para estas empresas es clave conocer al detalle lo que quiere el consumidor, cuándo y cómo lo quiere, así como su forma de reaccionar en el punto de venta”.

Claves en la manufactura alimenticia

La cadena de suministro alimenticia tiene particularidades que la hacen especial y distinta. Los productos perecen; se trabaja con 2 o 3 días de inventarios en periodos muy cortos de frescura. Lo anterior, hace que esta industria sea muy dinámica, exigente en su conexión, y más que global, tenga características regionales pues requiere la cercanía de las materias primas, junto a proveedores más confiables.

Lo ejemplifica con un fabricante de salsa o puré de tomate, que ante la escasez de este insumo, en su época de cosecha, se planteó la posibilidad de crear nuevas estrategias y establecer alianzas con productores. Surge un tema clave de sustentabilidad en la cadena alimentaria... ¿quién nos surte de materia prima?

Frente a esto, existen 4 retos para la cadena de suministro de alimentos en Latinoamérica, señala el ejecutivo de Blue Yonder:

De partida, la colaboración entre las partes es fundamental para evitar la caducidad de los productos. En esta carrera contra el tiempo, un actuar coordinado es clave. Segundo, una visibilidad de toda la cadena de suministro desde la demanda hasta la materia prima. Tercero, agilidad, eliminando todo aquello que no agrega valor a la cadena como el exceso de inventario. Y cuarto, flexibilidad, la que se debe dar en diversos ámbitos como hacer envíos en menores cantidades frente a cambios repentinos de la demanda, o para definir la apertura de un centro de distribución o un dark store.

Hoy en día, señala Omar Hernández, un grupo importante de empresas relevantes de la región no tienen visibilidad, agilidad ni flexibilidad para llevar a cabo sus procesos. Muchas planean la demanda, piden productos, sin saber cuánto se va a vender; no consideran variables que influyen en el comportamiento de los consumidores a la hora de hacer planes de producción, de distribución, definir el transporte y almacenamiento; sus áreas trabajan como silos, de manera independiente y desconectada, no existiendo una orquestación regional que incorpore a toda la organización y menos, a la cadena completa de abastecimiento desde el productor hasta la última milla. 

Hay empresas en diferentes niveles de madurez en los procesos de la cadena de valor, que en algunos casos no cuentan con el talento adecuado, no tienen procesos bien definidos y existe una resistencia al cambio para adoptar mejores prácticas y tecnologías.

Soluciones para salir a flote

Hoy, existen herramientas tecnológicas que resuelven todo lo anterior, ofreciendo una ‘orquestación’ de la cadena completa. Hay indicadores de gestión On Time In Full (OTIF, “A Tiempo y Completo”) que entregan el producto solicitado en el tiempo preciso. Indicadores de productividad, de eficiencia de cada cliente, el cual tiene un costo de servir único, pues no es lo mismo un cliente a 1 km, 30 km o 100 km de distancia y para ello, existen soluciones de diseño de la cadena de suministro para ser más rentable y definir el margen operativo.

Asimismo, los márgenes se han reducido frente a tanta competencia, por lo que ahora la parte financiera está conectada con la cadena de suministro para que se tomen decisiones en conjunto.  El Operational Total Shareholder Return (OTSR), son métricas que otorgan un valor agregado a una empresa a la hora de hacer su planeación de manera integral.

“Aún se está a tiempo para digitalizar toda la cadena de suministro no solo la parte de planeación, sino también la de ejecución, donde los sensores, dispositivos y/o tableros en las fábricas envíen señales que indiquen, por ejemplo, que en Chile hay falta de stock de determinado producto, y cómo se puede resolver de forma ágil. O si hay una tormenta y los camiones no pueden avanzar, la IA busque una ruta alternativa, vía rastreo satelital, para que se pueda reaccionar”, señala el especialista en supply chain.

Suscríbete a nuestro Newsletter