Estudio afirma que personas estarían más dispuestas a comprar alimentos deformes etiquetados como feos -

Estudio afirma que personas estarían más dispuestas a comprar alimentos deformes etiquetados como feos

Llamar a las verduras y frutas "feas" puede ser una receta para el éxito de las ventas, según una nueva investigación de la Escuela de Negocios Sauder de la Universidad de Columbia Británica.

La cadena de supermercados francesa Intermarché apareció en varios titulares internacionales cuando comenzó a comercializar productos deformes como "feos" en 2014.

Desde entonces, los minoristas de alimentos de todo el mundo han lanzado campañas para vender "productos imperfectos" o "productos con personalidad".

Algunos tuvieron éxito, mientras que otros se marchitaron en la vid, pero hasta ahora, los investigadores no habían explicado adecuadamente por qué los consumidores rechazan los productos imperfectos o qué enfoque de marketing era más probable que les abriera el apetito.

Para el estudio, los investigadores de UBC Sauder llevaron a cabo siete análisis que probaron la eficacia del etiquetado 'feo' (describiendo los productos poco atractivos como 'feos') al hacer que los participantes compren productos en un mercado de agricultores y en línea, y al examinar las ideas preconcebidas de las personas sobre los alimentos deformes.

Un tema estético

Curiosamente, encontraron que los consumidores esperaban que los productos imperfectos fueran menos sabrosos e incluso menos nutritivos que los alimentos tradicionalmente atractivos.

“La gente concede una prima de belleza a los objetos atractivos y cree que tienen todo tipo de atributos positivos. Del mismo modo, a menudo hay un efecto de penalización por la fealdad, que impacta negativamente en la percepción de los objetos”, explicó Siddhanth Mookerjee, estudiante de doctorado de UBC Sauder, coautor del nuevo estudio, From Waste to Taste: How“ Ugly ”Labels Can Increase Purchase of Unattractive Produce, junto con el profesor asistente de UBC Sauder Dr. Yann Cornil y el profesor adjunto de UBC Sauder, Dr. JoAndrea Hoegg. El estudio se publicará próximamente en el Journal of Marketing.

"Descubrimos que las personas también usan la apariencia para juzgar productos poco atractivos y hacer estas inferencias negativas, aunque no hay ninguna razón fáctica para creer que serán menos sabrosos o menos saludables".

Pero no todo son malas noticias para los alimentos poco activos. Los investigadores también descubrieron que cuando el producto se etiqueta como "feo", la duda del consumidor desaparece, y no se debe al humor ni a la originalidad.

Llamar a los artículos “feos” indica a los consumidores que la única diferencia entre los artículos es estética, explica Mookerjee, lo que los hace conscientes de su parcialidad y aumenta significativamente su disposición a comprar los productos menos atractivos.

"Estamos apuntando a la fuente del rechazo, a la falla, que efectivamente deshaga la indecisión de consumidor", señaló Mookerjee.

“Hace que las personas se den cuenta de la naturaleza limitada de su objeción a los productos poco atractivos y les deja en claro a los consumidores que no hay otras deficiencias en el producto que no sean el atractivo”.

Hipótesis

Los investigadores probaron su hipótesis con múltiples estudios de campo, incluido uno en un mercado de agricultores local donde vendieron tomates, zanahorias y papas atractivos y poco atractivos. No solo descubrieron que los clientes gastaban más en los productos deformes cuando estaban etiquetados como "feos"; también gastaron más en esos feos productos que en los alimentos convencionalmente hermosos.

Y aunque el producto feo se vendió con un descuento del 25%, resultó ser más rentable para los vendedores, ya que el costo de adquirir el producto feo fue menor.

Sin embargo, hay un punto óptimo cuando se trata de descontar productos feos, advierte Mookerjee. Si la reducción del precio fue demasiado pronunciada (60% en lugar de 20%), los participantes esperaban que los alimentos "feos" fueran de baja calidad.

Los investigadores también encontraron que el etiquetado 'feo' es más efectivo que otras etiquetas populares, como 'imperfecto'. Aunque los propietarios y gerentes de las tiendas de comestibles que fueron entrevistados prefirieron usar la etiqueta 'imperfecto', los investigadores encontraron que el etiquetado 'feo' era más más eficaz que el etiquetado "imperfecto" para impulsar la elección de productos poco atractivos y generar clics en anuncios en línea.