Uva de mesa australiana alcanzaría volúmenes récord en campaña 2020/21 -

Uva de mesa australiana alcanzaría volúmenes récord en campaña 2020/21

Se espera que la producción de uva de mesa de Australia continúe creciendo con la campaña comercial 2020/21; y se prevé que alcance un récord de 240,000 toneladas. Lo anterior serían 15,000 toneladas más que el pronóstico de 2019/20.

De acuerdo a un informe realizado por el USDA, el incremento responde al aumento de las plantaciones de vid, y se espera que casi todo este aumento de producción se destine a la exportación.

Las exportaciones de la campaña 2019/20 alcanzaron un nivel récord de 152,500 toneladas. Dicha cifra responde al fortalecimiento de las exportaciones a China y el sudeste asiático, pese a algunas interrupciones de envío relacionadas con COVID-19.

Crecimiento

Durante los últimos diez años, la producción de uva de mesa ha crecido un 142%. Aunque todavía se encuentra en las primeras etapas, la producción de 2020/21 ha tenido un comienzo muy prometedor con informes de la industria de condiciones favorables.

Hubo una excelente formación de racimos, lo que predice el escenario de altos rendimientos potenciales. Además, los rendimientos impulsados ​​por la fuerte demanda de exportación en los últimos años han alentado las plantaciones nuevas y la conversión de áreas de uva de vino en plantaciones de vid de uva de mesa.

La industria de la uva de mesa estima un aumento del 20% en las plantaciones anuales en los últimos años, pero anticipan una disminución en la tasa de nuevas plantaciones en los próximos años. 

Desafíos

Una preocupación clave para la próxima temporada de producción de la campaña 2020/21 es la capacidad de la industria de la uva de mesa para recolectar toda la cosecha de manera oportuna.

La industria estima que requiere 15.000 trabajadores temporales durante la cosecha. Esta fuerza laboral suele estar compuesta por titulares de visas temporales que son principalmente mochileros o del Programa de Trabajadores Temporales del Pacífico.

El gobierno federal es consciente de las preocupaciones de la industria agrícola y está explorando opciones para mejorar la situación.