ASOEX avanza en el desarrollo de nuevas variedades de uvas de mesa chilenas -

ASOEX avanza en el desarrollo de nuevas variedades de uvas de mesa chilenas

De acuerdo con la información entregada por la Asociación de Exportadores de Fruta de Chile, el Programa de Mejoramiento Genético del Consorcio Tecnológica de la Futa de ASOEX está avanzando de manera firme. Esto con el objetivo de desarrollar nuevas variedades de uvas de mesa 100% chilenas.

Con este programa, se busca potenciar la competitividad de la industria de la uva de mesa de Chile.

Para ello, según ASOEX, se desarrollan uvas que se adaptan a la realidad productiva del país, y a los requerimientos de la industria exportadora chilena de esta fruta, de los mercados y los consumidores.

“Como Consorcio llevamos más de 15 años trabajando en el desarrollo de frutas chilenas. Llevamos adelante cinco programas de mejoramiento genético: cerezas, carozos, frambuesas, manzanas y uvas de mesa”, precisó Sergio Maureira, gerente del Consorcio Tecnológico de la Fruta de Asoex.

Agregó que dentro de los progresos del programa, se encuentran 28 selecciones avanzadas de uvas rojas, blancas y negras, “de las cuales hay cinco muy promisorias y que podrían convertirse en nuevas variedades para Chile”, puntualizó.

“Hoy estas selecciones promisorias o de elite están plantadas desde Atacama a O'Higgins en huertos de nuestros socios, en una etapa pre-comercial; y dentro de los próximos años esperamos lanzar las primeras uvas chilenas de nuestro Consorcio, con apoyo de la Universidad Católica, y cumpliendo así con el compromiso con la industria y Corfo”, señaló Maureira.

Más sustentabilidad en la industria de la uva

Patricio Arce, director del Programa de Mejoramiento Genético de Uva de Mesa e investigador de la Universidad Católica de Chile, destacó que los desarrollos contribuyen a la sustentabilidad del sector.

“Una característica de nuestros desarrollos es que buscamos la resistencia a hongos como el oídio”, comentó.

Agregó que, “actualmente, contamos con un porcentaje de cruzamientos que están destinados a generar variedades con esta resistencia; lo cual es de gran importancia para una producción más sustentable y amigable con el medio ambiente, pero al mismo tiempo para bajar los costos para los productores, quienes disminuirían las aplicaciones de productos en este sentido”, precisó.

En cuanto a los desafíos y objetivos trazados, Jorge Torrres, director del Comité Técnico que representa a la industria en el Programa de Mejoramiento Genético de Uva de Mesa, señaló: “Cuando partimos teníamos dos desafíos y una gran meta. Nuestro primer desafío fue que no existía un know-how sobre cómo desarrollar un programa de mejoramiento genético de este tipo, por lo cual, viajamos a ver programas a otros países. El segundo problema con el que nos encontramos era poder obtener ADN para poder comenzar, y en este sentido hay que destacar el trabajo que hizo Patricio, quién viajó a algunos países a traer material in-vitro, y poder ingresar ese material”

Comentó que “en cuanto a nuestro objetivo, éste era obtener variedades viajeras, crocantes, dulces, de buen calibre y con lo que estamos mostrando ahora, lo estamos cumpliendo. Hoy, los programas de mejoramiento genético son fundamentales para que una industria, como la frutícola en este caso, se pueda mantener en el tiempo. Por ello estamos orgullosos con lo que hemos realizado hasta ahora, pero aún falta camino por recorrer, sobre todo en la etapa pre-comercial en la cual se encuentra nuestro Consorcio”.

Verónica Herrera, directora del Consorcio, puntualizó que los programas de mejoramiento genético en Chile son importantes, pues antes se traía material de otros países, especialmente Estados Unidos, los cuales no respondían a la necesidad de poscosecha que tiene la industria chilena.

Especificó que esta fruta no se adaptaba a los largos viajes que deben hacer las uvas chilenas hasta llegar a los mercados de destino. Es por esto que, a su parecer, es fundamental poder realizar genética en Chile y adaptada la realidad del país.

“Creo que el mérito de este programa es que, además de tener una buena poscosecha, también ofrece al consumidor un producto dulce, jugoso, crocante, lo cual es básico para que lo quiera volver a comprar”.

Sin embargo, señaló que “aún nos queda camino, debemos patentar nuestras selecciones, lanzarlas al mercado y también generar los paquetes tecnológicos para cada zona productora del país, con el fin que los productores puedan producirlas adecuadamente.”

El Consorcio Tecnológico de la Fruta de Asoex, recibe apoyo de Corfo y de la industria para poder llevar adelante cada uno de los programas y desarrollos.

En este sentido, el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Pablo Terrazas, comentó que “los países exportadores han entendido que, para mantener la competitividad de sus productos, es fundamental apostar por aplicar nuevas tecnologías y técnicas que entreguen un mayor valor agregado”.

Terrazas especificó que “uno de los productos más relevantes de exportación en Chile es la uva de mesa, y por eso impulsamos el Consorcio Tecnológico de la Fruta, liderado por ASOEX, que trabaja para fortalecer las capacidades e infraestructura tecnológica para el desarrollo de nuevas variedades que nos mantengan competitivos a nivel mundial”.

Foto e información: ASOEX