Crean variedad de tomate especial para huertos urbanos -

Crean variedad de tomate especial para huertos urbanos

Investigadores utilizaron la edición de genes CRISPR para optimizar tomates para la agricultura urbana.

El objetivo principal de esta nueva investigación es diseñar una variedad más amplia de cultivos que puedan producirse en entornos urbanos u otros lugares no aptos para el crecimiento de las plantas, explicó Zach Lippman, profesor de laboratorio de Cold Spring Harbor e investigador de HHMI.

Estas nuevas plantas de tomate editadas genéticamente no se parecen en nada a las largas enredaderas que se pueden ver en un jardín o en campos agrícolas, consignó el laboratorio.

Se destaca por su fruta agrupada y compacta. Se parece a un ramo cuyas rosas han sido reemplazadas por tomates cherry maduros.

También maduran rápidamente, produciendo fruta que está lista para la cosecha en menos de 40 días.

"Tienen una gran forma y tamaño pequeños, saben bien, pero, por supuesto, todo depende de la preferencia personal", comentó Lippman.

Además, son ecológicos.

Cultivos Ecoamigables

"Esto demuestra cómo podemos producir cultivos de nuevas maneras, sin tener que romper tanto la tierra o agregar fertilizantes excesivos que se escurren en ríos y arroyos", afirmó Lippman.

"Aquí hay un enfoque complementario para ayudar a alimentar a las personas, localmente y con una huella de carbono reducida".

Lippman y sus colegas crearon los nuevos tomates al ajustar dos genes que controlan el cambio al crecimiento reproductivo y al tamaño de la planta, los genes SELF PRUNING (SP) y SP5G, que hicieron que la planta dejara de crecer antes y floreciera y fructificara antes.

Pero el laboratorio de Lippman sabía que solo podía modificar los genes hermanos SP un poco antes de cambiar el sabor o el rendimiento de plantas aún más pequeñas.

El equipo de Lippman descubrió recientemente el gen SIER, que controla la longitud de los tallos. La mutación de SIER junto con CRISPR y su combinación con las mutaciones en los otros dos genes de floración crearon tallos más cortos y plantas extremadamente compactas.

Al acortar los cultivos y las cosechas, Lippman cree que la agricultura puede alcanzar nuevas alturas.

"Puedo decirles que los científicos de la NASA han expresado cierto interés en nuestros nuevos tomates", destacó.

Fotografía: Cold Spring Harbor Laboratory