La energía solar y eólica serían claves en el abastecimiento de agua para la industria agrícola

02 Diciembre 2019

Un nuevo estudio mostró que la energía solar y eólica mejora la resistencia a la sequía y ayuda a la sostenibilidad del agua subterránea.

A diferencia de otros estudios de este tipo que se centran en la capacidad de los parques solares y eólicos para reducir las emisiones de carbono, esta investigación tenía una perspectiva diferente.

Dicha perspectiva podría ser valiosa para aquellos en la industria agrícola que están preocupados por la creciente amenaza de sequía.

El estudio de la Universidad de Princeton encontró que uno de los efectos más importantes de la energía sostenible es su capacidad para mantener más agua en el suelo.

"Tradicionalmente, el valor social de la energía solar y eólica se ha centrado principalmente en la mitigación de la contaminación del aire y la reducción de las emisiones de carbono", explicó el autor principal Xiaogang He.

"Sin embargo, si miramos el problema desde un ángulo diferente, como el nexo agua-comida-energía, nuestro trabajo identifica algunos efectos no reconocidos y poco apreciados que se han pasado por alto en estudios anteriores".

Siendo de los primeros en demostrar la escala de este efecto, la investigación utilizó California como estudio de caso. Los científicos eligieron el estado porque es uno de los mayores productores agrícolas de los EE.UU.

Además, como California ha estado experimentando una intensa sequía e incendios generalizados, esto llega en un momento oportuno. El sector agrícola del estado dependió de las reservas de agua subterránea entre 2012-17 para combatir las sequías. Los científicos encuentran esto insostenible, tanto económica como ambientalmente.

Para abordar esto, los investigadores querían ver cómo los agricultores podrían conservar el agua en el suelo en los próximos años.

Hallazgos del estudio sobre energía solar y eólica

Los investigadores llegaron a la conclusión de que es beneficioso utilizar energía sostenible y regular el uso del agua subterránea. La combinación de estos tres factores preservaría el agua subterránea y aumentaría la resistencia a la sequía.

El aumento de la energía solar y eólica "puede reducir la dependencia de la energía hidroeléctrica, especialmente durante la sequía", señaló el estudio. En consecuencia, más agua superficial se desvía al riego. Por lo tanto, se reduce la extracción general de agua subterránea.

Los investigadores de Princeton destacaron que los formuladores de políticas pueden replicar el marco del estudio. Esto es de particular interés para los productores en áreas propensas a la sequía. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, incluso, podrían verse afectados por el estudio. Una política así tendría efectos de amplio alcance.

Más precisamente, estos hallazgos podrían tener implicaciones en la política que finalmente afectaría a los productores y agricultores. Más energía solar y eólica significa más agua para los cultivos.

"Nuestros resultados también sugieren que los encargados de formular políticas deben tener en cuenta las perspectivas a largo plazo del agotamiento de las aguas subterráneas al planificar un mayor despliegue de energía solar y eólica", afirmó.

"Si los acuíferos subterráneos se siguen agotando en el futuro, entonces el valor agregado de la energía solar y eólica penetrante disminuirá en gran medida".

Comentarios