La memoria de las plantas podría ser clave para la resistencia de los cultivos a sequías -

La memoria de las plantas podría ser clave para la resistencia de los cultivos a sequías

Gracias a diversas investigaciones que realiza un académico y su equipo en Cataluña, España, sobre la memoria de las plantas; se descubrió que este mecanismo es bastante eficaz para disminuir los efectos del cambio climático en algunos cultivos.

Según lo que señaló el profesor de Incendios Forestales y Cambio Global, de la Universitat de Lleida, Víctor Resco de Dios a The Conversation las plantas pueden guardar información relacionada con cambios ambientales.

“Esto les permite preparar su organismo a dichos cambios anticipadamente, a través, por ejemplo, del reloj circadiano”, puntualizó.

Resco de Dios comentó que de allí porqué su grupo de investigación, por años, estudia la función del reloj cicardiano de las plantas.

“Hemos descubierto, por ejemplo, que este mecanismo hace de despertador en las plantas; y también que las madrugadoras son las que más crecen”.

Las investigaciones establecieron que las plantas con un reloj circadiano normal podían predecir cuándo saldría el sol. “Las especies con una regulación circadiana más fuerte ‘despiertan’ antes; y tienen el aparato fotosintético listo justo antes del alba”. Esto finalmente influye en la fotosíntesis y en su crecimiento.

La memoria del estrés

La planta también recuerda el estrés; lo que permite que puedan responder de una manera más eficiente cuando lo enfrenten en el futuro.

Por esto el concepto de estrés hídrico es importante. “Es evidente que las plantas sufren cuando se quedan sin agua; para poder sobrevivir necesitan sintetizar ciertas hormonas”, explica el académico.

Algunas de esas hormonas sintetizadas son fundamentales para retrasar el momento de marchitez, ya que reducen la cantidad de agua que consume la planta; aumentando la cantidad de agua que queda en el suelo.

“Una vez sintetizadas, estas hormonas del estrés no desaparecen del organismo cuando volvemos a regar las plantas. Se quedan en la hoja durante un tiempo”, comentó el profesor.

De esta manera, cuando llega un nuevo estrés hídrico, las hormonas que permiten el ahorro de agua ya estarían activas.

Esto trae como consecuencia “la reducción del tiempo de respuesta de la planta al siguiente estrés”.

“En cierta forma, y salvando las distancias, se podría decir que someter a una planta a una sequía pequeña es algo parecido a vacunarla contra un estrés futuro”, explicó el académico.

Lo importante es que sea una pequeña sequía, pues “si nos pasamos con la sequía, dañaremos la planta; y quizás de forma irreversible”.

Importancia de la memoria de las plantas

Seguir estudiando la memoria vegetal o de las plantas es muy importante, según Víctor Resco de Dios, sobre todo para “mejorar los modelos de cambios climático, ya que las plantas absorben nuestras emisiones de CO2 por ese proceso”.

Los ensayos que ha realizado el equipo del académico con las plantas en relación con la memoria circadiana demostraron cómo el ajuste de los modelos fotosintéticos mejoraban hasta en un 17% tras incluirla.

A su vez, el investigador aseguró que “entender los procesos por los cuales las plantas se vuelven más resistentes a estreses futuros puede ayudar a mejorar la resistencia de los cultivos a la sequía”.

De esta manera, afirmó que el estudio de la memoria de las plantas es útil “en campos tan dispares como la agricultura o el cambio climático".