Frutillas: Identifican condiciones óptimas de almacenamiento para extender vida útil -

Frutillas: Identifican condiciones óptimas de almacenamiento para extender vida útil

Un estudio realizado por investigadores del Instituto de Tecnología de Alimentos (ITA) de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), de Santa Fe, en Argentina, identificó condiciones óptimas de almacenamiento para aumentar los beneficios terapéuticos de la frutilla y extender su vida útil.

Según información entregada por la Agencia CyTA-Fundación Leloir, los beneficios para la salud que se podrían potenciar, a través de esta investigación, son aquellos relacionados con las propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y cicatrizantes de la fruta.

Para llegar a este descubrimiento, los científicos almacenaron las frutillas en una atmósfera enriquecida con oxígeno y dióxido de carbono (CO2).

Esto trajo como consecuencia que la fruta extendiera su vida útil; pero también, según lo que señaló el investigador del ITA a la Agencia CyTA, Franco Van de Velde, permitió “mejorar la capacidad promotora de cicatrización”.

Beneficios de oxígeno y CO2 para la frutilla

Una investigación previa, realizada por Van de Velde y su equipo de investigación, comprobó que las frutillas almacenadas en atmósferas con altas cantidades de oxígeno y dióxido de carbono “mantuvieron su calidad microbiológica y sensorial por hasta 20 días”.

Además, se pudo identificar que la exposición de la frutilla a tales cantidades de oxígeno y CO2 también producía una acumulación importante de compuestos fenólicos (metabolitos con distintos beneficios para la salud).

En el experimento actual, los científicos utilizaron frutillas frescas de la variedad “Camino Real”; y las almacenaron por 20 días a 5°C.

Las mantuvieron expuestas a concentraciones elevadas de oxígeno y dióxido de carbono; y así produjeron que incrementara la capacidad antioxidante.

“Estas condiciones atmosféricas ocasionan un efecto de estrés abiótico sobre el metabolismo secundario de las frutillas que, para defenderse, producen una mayor síntesis de compuestos fenólicos”, explicó Van de Velde.

Asimismo, en otra etapa de la investigación se decidió documentar los efectos terapéuticos de la frutilla en el laboratorio.

“Aplicaron extractos en un cultivo in vitro de fibroplastos de piel humana y vieron que aumentaba su proliferación y migración; lo que sugiere una acción cicatrizante”, señaló el artículo.

Van de Velde afirmó que el almacenamiento poscosecha de frutillas en este tipo de atmósferas “podría ser una alternativa prometedora para extender su vida útil; y ofrecer frutas con un potencial bioactivo mejorado”.

Ahora, el desafío para el investigador es lograr transferir este tipo de tecnologías al sector productivo.

El estudio completo, publicado por la revista “Food Science and Nutrition”, puede ser descargado aquí.

Fotografías al interior del texto: Agencia CyTA-Fundación Leloir