Investigación que mapea la genética del mijo podría contribuir al desarrollo de nuevos cultivos -

Investigación que mapea la genética del mijo podría contribuir al desarrollo de nuevos cultivos

Un cereal con alto contenido nutricional es el mijo; el que se cultiva en países en desarrollo y es considerado como un grupo diverso de cultivos de cereales.

El mijo, según investigadores de la Universidad de Georgia, no ha sido considerado por la investigación moderna; lo que abre una nueva ventana a estudios genéticos relacionados con este cultivo.

Según la revista ScienceDaily “a medida de que se crean recursos genéticos para cultivos menos estudiados, los investigadores pueden aprovechar mejor la diversidad genética dentro de una familia de cultivos”.

Es por eso que investigadores de la Universidad de Georgia están realizando un mapeo genético del mijo; con el objetivo de conducir al desarrollo de nuevas variedades de cultivos.

“Nuestros resultados darán a los investigadores herramientas para desarrollar mejores variedades de mijo para los agricultores”, explicó Matthew Johnson a la revista ScienceDaily.

Una ventaja de los mijos en que crecen en condiciones adversas. “Pueden crecer en tierras marginales y necesitan menos agua que la mayoría de los cultivos”.

Según Johnson esto es bastante relevante, ya que los agricultores “pueden plantar mijo si el clima o los desastres naturales provocan el fracaso de las plantaciones iniciales”.

Investigación en genético del mijo

El equipo de investigadores analizó el ADN de tres tipos de especies de mijo.

La idea es comprender la diversidad genética entre cada variedad del mijo. “Entender esta diversidad es un paso importante en el desarrollo de mejores variedades del cultivo”, aseguró Johnson.

En este análisis descubrieron pequeñas diferencias en las secuencias de ADN de las diversas plantas.

“Estas diferencias genéticas pueden, en última instancia, pueden estar relacionadas con características como la tolerancia a la sequía y la tasa de crecimiento”, explica el estudio.

Con este resultado, los investigadores pueden desarrollar variedades mejoradas. “Descubrir la genética subyacente, como en este estudio, puede ayudar a los fitomejoradores a desarrollar variedades de mijo con las características físicas deseadas”, explicó Johnson.

Más información sobre la investigación aquí.