Bayer se compromete a reducir en un 30% el impacto ambiental de la protección de cultivos

17 Octubre 2019

La pérdida de la calidad de los suelos y la sequía que afecta a diversas zonas del mundo, son solo algunas de las consecuencias que el cambio climático tiene sobre la agricultura.

Esta situación, que también afecta a agricultores de todo el país, fue parte de la discusión llevada a cabo en el encuentro “Diálogo sobre el futuro de la Agricultora” organizado por Bayer en Monheim, Alemania.

Durante el evento, la compañía alemana realizó tres compromisos a cumplir para 2030: reducir el impacto ambiental de la protección de cultivos en un 30%, desarrollando nuevas tecnologías que permitan a los productores reducir los volúmenes de fitosanitarios y hagan posible una aplicación más precisa; bajar un 30% las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por los sistemas de cultivos y fortalecer a 100 millones de pequeños agricultores en países en desarrollo alrededor del mundo a través de un mayor acceso a soluciones agrícolas sostenibles.

“La agricultura es la responsable de alimentar a una población cada vez más numerosa, pero con el cuidado de preservar el planeta”, aseguró Liam Condon, miembro del Consejo de Dirección de Bayer y presidente de la división Crop Science.

“Se necesitan innovaciones revolucionarias para que los agricultores puedan producir suficientes alimentos para una población mundial creciente y, al mismo tiempo, conservar los recursos naturales”, agregó.

I+D

El año pasado, Bayer invirtió 2.300 millones de euros en I+D agrícola, más que ningún otro competidor del sector y se prevé que, en los 10 próximos años, la inversión acumulada supere los 25.000 millones de euros.

Un ejemplo de esto último fue la instauración de nuestro proyecto de Forward Farming en el Fundo Santa Inés en Calera de Tango.

Tras un año de funcionamiento, este ha logrado ahorrar miles de litros de agua a través de por ejemplo Phytobac, un innovador sistema de que permite limpiar el agua que se usa para lavar las máquinas después de realizar su trabajo.

También ha mejorado la eficiencia a través de la instalación de monitoreo del tiempo y del riego y el uso de imágenes satelitales para determinar el estado de los huertos durante la temporada.

“Muchas de las innovaciones de hoy son el resultado de las mejoras continuas y avances disruptivos que hemos logrado aplicando el poder de la inteligencia humana para impulsar el progreso científico en salud y nutrición y mejorar así nuestro mundo”, declaró Bob Reiter, jefe de Investigación y Desarrollo de la división Crop Science.

Comentarios