Plantaciones mixtas: efectos en el crecimiento e impacto en la eficiencia de los cultivos

15 Octubre 2019

La industria agrícola se caracteriza por estar siempre buscando nuevos métodos, variedades o tecnologías que le permitan progresar y mantenerse a la vanguardia en la producción de cultivos.

En esa línea los estudios que analizan el impacto que tiene el comportamiento de las plantaciones dependiendo de cómo sean diseñadas, establecidas y gestionadas, son de gran interés para el sector.

Verónica Loewe Muñoz publicó en agosto un estudio que realizó sobre plantaciones mixtas y puras de nogal común (Juglans regia L.) para la producción de madera de alta calidad en Chile, usada principalmente para elaborar chapas decorativas.

Si bien el análisis lo realizó sobre un sector diferente, las aplicaciones y resultados se pueden replicar o utilizar como fuente de inspiración en la industria frutícola.

“La innovación de este estudio fue analizar el impacto de las plantaciones mixtas según la intensidad de manejo”, comentó a PortalFrutícola.com.

Las plantaciones mixtas, implican una mayor diversidad de especies en un lugar (al menos dos); y especialmente para aquellas manejadas con baja intensidad, ayudan a obtener mejores resultados con un manejo más extensivo del cultivo, sin perder en calidad.

“Se hace un diseño considerando la estructura de las raíces, de las copas; y cuando eso se hace bien, contribuye a diversificar la producción. Además, aumenta la cantidad que se produce y la calidad de la madera, disminuye el riesgo fitosanitario y facilita el manejo”, entre otros beneficios, explicó.

“Ayuda a enfrentar de mejor forma el cambio climático, ya que las plantaciones mixtas son más estables y mejoran la calidad de la madera”, destacó.

Observaciones

Loewe comentó que una de las cosas que vieron en la investigación fue que en las plantaciones que incluyeron un arbusto fijador de nitrógeno, el olivo de Bohemia, presentaron ciertas ventajas respecto a las plantaciones puras.

“Observamos un impacto positivo significativo. Especialmente en sitios pobres o con baja intensidad de manejo, donde el efecto benéfico de este arbusto acompañante es muy positivo”, comentó.

Añadió que “en la asociación de nogal con cerezo común y este arbusto, se obtuvo un 79% de mayor altura y un 53% mayor diámetro que en las plantaciones puras ubicadas en el mismo lugar”. A lo anterior se sumó una mejor rectitud de los nogales. Incluso en plantaciones manejadas intensivamente, se observó un menor ataque fitosanitario de peste negra y erinosis.

En relación a la fruticultura, existe un proyecto europeo sobre la biodiversificación y la sustentabilidad de los cultivos (http://www.domino-coreorganic.eu/) donde se estudian varias alternativas. Entre ellos, se ha planteado la propuesta de incorporar estos principios mediante la no eliminación de las especies herbáceas en las hileras en plantaciones de frutales; lo anterior tendría efectos positivos en el cultivo.

Afirmó que el cambio más interesante se produce a nivel de raíz; ya que la interacción que se produce permite combatir el agotamiento de los suelos.

“El agotamiento de los suelos se produce porque las raíces activas emiten exudados, que son sus desechos,  que permanecen ahí; las raíces  siguen creciendo y van así explorando progresivamente el terreno”. El problema reside en que hay especies que son particularmente sensibles a sus propios deshechos, que les son tóxicos,  como el cerezo, el que se empieza a morir cuando el terreno disponible para las raíces ya está lleno  de sus propios desechos.

“Por eso se dice que no se puede plantar manzano sobre manzano”, explicó. Al mezclar dos especies, los desechos de una especie constituyen una especie de abono para la otra. Al usarlos, los modifica, limpiando de esa forma el terreno para la primera. Se produce entonces una interacción benéfica para ambas.

Es por eso que las plantaciones mixtas pueden generar tantos beneficios, ya que algo que para una especie determinada especie es un desecho, es materia orgánica o abono para otra.

Indicó que si bien la industria de la fruta está basada en monocultivos debido a que son más fáciles de manejar, si hay ejemplos de escuelas de pensamiento que están trabajando de forma distinta.

Uso de agua

Otro beneficio que nace de este tipo de plantación es la mayor eficiencia en el uso del agua; la que se aprovecha de mejor forma cuando hay variedad de especies.

“Con todos los desafíos del cambio climático, va a haber una necesidad de tener plantaciones más estables; lo que es factible de lograr con plantaciones más diversificadas, con más especies”.

Conclusiones

La investigadora indicó que si bien vieron mejoras en el crecimiento de las plantaciones, es necesario hacer un diseño e identificar cuál es el mejor para las especies seleccionadas en un sitio dado. Lo anterior de acuerdo a la intensidad de manejo, basado en conocimientos técnicos, no solo hacer una plantación mixta.

Otra característica que notaron fue que la intensidad de poda era menor en las plantaciones mixtas. Esto ya que la cantidad de ramas disminuye y son más horizontales, menos vigorosas.

Además, en el sitio más pobre y menos manejado mejoró la  sobrevivencia de  los árboles que estaban acompañados del arbusto fijador de nitrógeno.

Fotografía: Cortesía de Verónica Loewe

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.
Comentarios