Deterioro de industria del jugo argentina afectaría campaña de pomáceas

12 Septiembre 2019

La industria de manzanas argentina ha hecho noticias en el último tiempo, debido a la crisis en la que se encuentra, producto de problemas en las exportaciones, falta de financiamiento, dificultades fitosanitarias, entre otros.

Uno de los elementos que ha estado sufriendo en los últimos años ha sido la industria de jugos del país. Dicho sector ha sido, por años, elemental en lo que es la industria de manzanas del país.

De hecho, según indicó el medio local Diario Rio Negro, fue un gran soporte del sistema, ya que la venta de manzanas y peras destinadas a la elaboración de jugo por los productores, “permitía el financiamiento del inicio de la temporada por el gran volumen que manejaba y los plazos cortos con los que se pagaba”.

Cambio en la historia

Sin embargo, en los últimos años, la situación ha cambiado drásticamente.

“La crisis de la actividad frutícola arrastró también a toda la industria secundaria, por fuera de la comercialización en fresco, que estaba relacionada con la actividad”, señaló el medio.

De acuerdo a lo indicado, la crisis frutícola ha desplomado la industria del juego, haciendo que doce empresas cierren en los últimos años. Y, viceversa, la crisis del sector frutícola, ha provocado que la industria de jugos no tenga la capacidad de solventar el inicio de la temporada de cosecha y exportación, como solía hacerlo antes.

Entre 2000 y 2003 existían 14 empresas elaboradoras de jugos, en las zonas del Alto Valle y Valle Medio.

“Entre todas ellas producían alrededor de 100.000 toneladas (temporada 2001) de concentrado que se exportaba –en su gran mayoría– al mercado de los Estados Unidos. Para semejante volumen, se necesitaron industrializar cerca de 700.000 toneladas de manzanas y peras. En esos años se exportaban más de 100 millones de dólares por año de concentrado”.

En la temporada actual, es espera que las exportaciones de jugos lleguen a las 18.000 toneladas.

Lo anterior refleja la realidad actual de una industria que era un pilar en el sector de pomáceas argentino.

“Una industria que financiaba el inicio de la rueda que significa la temporada de cosecha dejó de hacerlo hace ya unos años”.

Según el análisis que realizó el medio, el problema radicaría en el “deterioro progresivo que tuvo la actividad frutícola en estos últimos años”.

Dicho deterioro respondería a problemas internos, como la devaluación de la moneda, carga impositiva, las políticas económicas, entre otros.

Sin embargo, la situación económica global del momento presenta un posible escenario de recuperación, el que podría levantar los precios del concentrado, lo que repercutiría en la industria en general.

Para leer el artículo completo, haga clic aquí.

Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario