Cálculo de horas frío en frutales

29 Mayo 2019

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado por blog.agrologica.es, el cual fue revisado y reeditado por Portalfruticola.com 

Ya llegó el otoño, los frutales están comenzando a perder sus hojas pronto y se acerca el momento de realizar las plantaciones. Un aspecto importantísimo a la hora de diseñar una plantación de frutales es la necesidad de horas frío (HF), puesto que si estas son inferiores a las requeridas por el cultivo tendremos un fracaso total.

Los frutales de hoja caduca entran en fase de reposo con el acortamiento de los días y la llegada del frío, y durante todo el invierno van acumulando una cantidad de horas de frío. Cuando la planta recibe el frío suficiente, entiende que se aproxima un clima más benigno y entonces brota y florece, mecanismo conocido como vernalización.

En definitiva, las horas frío son la acumulación de horas por debajo de 7ºC, siendo cada hora de frío una hora por debajo de esa temperatura. La suma de todas ellas permite salir del reposo invernal al frutal, teniendo cada especie y variedad unas necesidades específicas.

brotes congelados

Factores que pueden afectar

  1. Veranos muy cálidos retrasan la entrada en reposo de la planta, las hojas se caen más tarde, requiriendo posteriormente acumular más horas frío para la salida de la dormancia.
  2. Inviernos poco fríos se traducen en que la planta no entrará en reposo, sino más tarde, o durante menos tiempo del requerido, gastando parte de las reservas energéticas, que luego va a necesitar, en la floración y brotación.
  3. En sentido inverso, con otoños fríos se consigue un adelanto del reposo, cuanto antes se produce la defoliación, antes sale del reposo.

Síntomas por falta de frío

Los síntomas los observaremos en la brotación y en la floración. Si advertimos un retraso de la brotación, que algunas yemas vegetativas fallan o se caen (común en albaricoquero) y, en general, que el árbol sufre un crecimiento irregular y a veces más vertical, posiblemente estemos ante una falta de frío y el inicio de nuestros problemas.

La floración se retrasará igualmente y se prolongará en el tiempo más de lo habitual, resultado, un menor número de yemas de flor y más flores deformadas. Estamos ante una floración escasa, apreciable a simple vista.

Si, a pesar de lo anterior, observamos frutos que han conseguido cuajar, estos caen prematuramente por falta de nutrientes necesarios para su crecimiento. Los que finalmente se cosechan, son de calibre y calidad inferior, con poco color y firmeza.

Todo esto provoca, como es de esperar, una disminución muy importante de rendimiento de la producción, proporcional a la falta de horas frío recibidas.

brotación

Cálculo de las horas frío

En primer lugar debemos acceder al histórico de temperaturas de la zona donde vamos a establecer el cultivo, fijándonos en la suma de horas frío de cada año, cuantos más años tomemos mejor.
Los datos son publicados por el órgano competente de cada región y normalmente se pueden consultar a través de internet.

La acumulación de horas frío se calcula desde la caída del 50% de las hojas.

Falta de acumulación de frío

La elección varietal es lo más importante, pero si con todo esto, existe una falta de horas frío, podemos tomar algunas medidas:

Hasta 2010 se empleaba la cianamida de hidrógeno (Cianamida Hidrogenada, nombre comercial Dormex), que servía para inducir esas 100-200 horas frío que muchas veces faltaban. Estos tratamientos se realizaban cuando el árbol había recibido más de la mitad de las horas de frío necesarias. Si no se disponía de estos datos la época venía a ser sobre mes y medio a dos meses antes de la floración.

Prohibición de la cianamida hidrogenada

Actualmente la cianamida hidrogenada está prohibida, y se utilizan productos a base de calcio o nitrógeno que ayudan a romper el reposo invernal.

Todas las operaciones cuyo fin sea adelantar la caída de hoja, como la defoliación química o el sombreo de la planta empleando agua con cal en aspersión, adelantan la dormancia.

Algunos frutales, si se podan pronto, el periodo de reposo termina antes. Si dejamos de regar una vez cosechada la fruta, conseguimos el mismo fin. En días muy calurosos, si mojamos las yemas, estas se enfrían y evitamos que el calor retrase el reposo.

Estas medidas consiguen una entrada en reposo más rápida y una floración más precoz, pero aumenta el riesgo de daños por heladas tardías.

Fuente: blog.agrologica.es

www.portalfruticola.com

Comentarios