La mosca de las alas manchadas, Drosophila suzukii (Matsamura)

12 Abril 2019

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado por inta.gob.ar y fue revisado y reeditado por Portalfruticola.com

Las moscas del género Drosophila son principalmente consumidoras de microorganismos asociados a tejidos vegetales en descomposición, por lo que en su mayoría no son consideradas plagas de la agricultura. Sin embargo, la mosca de las alas manchadas, Drosophila suzukii (Matsamura) es una de las pocas excepciones en cuanto a sus hábitos alimentarios.

Justamente, la importancia de esta especie radica en que ataca frutos en sus últimos estadios de madurez, cuando  todavía están unidos a la planta, provocando grandes pérdidas económicas en algunas especies de frutales cultivados, como así también daños a frutales nativos en zonas de vegetación natural.

Descripción y reconocimiento de la plaga

Los huevos miden 0,4-0,6 mm de longitud. Son translúcidos, de color blancuzco, se desarrollan y eclosionan dentro de la fruta en la que fueron depositados. Presentan dos filamentos (espiráculos respiratorios) en el extremo y sobresalen del epicarpio de los frutos. La larva se torna visible en el interior del huevo a medida que se acerca la eclosión (18). Estas son blancas, cilíndricas, con piezas bucales negras y pasan por tres estadios larvales dentro de la fruta. Las recién emergidas miden ≈0,7 mm de longitud, mientras que las del tercer estadio pueden crecer hasta 5,5 mm.

Las pupas miden 2-3 mm de largo, son de color marrón rojizo, fusiformes y poseen dos pequeñas proyecciones ramificadas en uno de los extremos, que cumplen funciones respiratorias. La pupación se produce mayormente en el interior del fruto, aunque también puede ocurrir en su exterior. Los adultos son insectos pequeños, de 2-3 mm de largo, con ojos rojos y tórax marrón pálido o marrón amarillento, y bandas transversales negras en el abdomen. Las antenas son cortas y con aristas ramificadas. La especie presenta un marcado dimorfismo sexual.

Los machos poseen una mancha negra en el margen distal de las alas, ubicada en el centro de la primera vena alar. En las patas anteriores, tienen dos conjuntos de peines sexuales con setas negras ubicados en los dos primeros tarsos, que se disponen de forma paralela al eje de la extremidad. Estos caracteres facilitan la identificación en campo, aunque debe realizarse una confirmación mediante el análisis de la genitalia, ya que pueden encontrarse individuos recién emergidos que carecen completamente de las manchas, dado que estas comienzan a desarrollarse 10 h después de la emergencia.

Macho adulto de D. suzukii. Vista dorsal (A) y ventral (B), mostrando mancha alar característica. Vista lateral (C), detalle del doble peine sexual presente en el primer par de patas, carácter distintivo de la especie. Créditos: Chris Thomas.

Las hembras son un poco más grandes que los machos. El ovipositor es de gran tamaño, posee abundantes dientes oscuros (aserrado) y está fuertemente esclerosado, siendo estos caracteres los que confieren a la hembra la capacidad única en la familia Drosophilidae de penetrar la epidermis de frutos sanos para oviponer.

Hembra adulta de D. suzukii. Vista dorsal (A) y ventral (B). Detalle lateral, mostrando detalle de aparato ovipositor aserrado (C). Créditos: Chris Thomas

Ciclo biológico

Los adultos de D. suzukii pueden vivir de 21 a 63 días, aunque algunos que diapausan durante el invierno pueden sobrevivir >200 días. Alcanzan la madurez sexual 2 o 3 días después de la emergencia. El apareamiento ocurre en cualquier momento del día, mayormente durante las horas de luz y cuando las temperaturas son más elevadas. Una vez copulada, la selección del hospedero por parte de la hembra está influida por la firmeza de la fruta, siendo más elegidas aquellas más cercanas a su máxima madurez. Cada hembra deposita de 1 a 3 huevos por sitio de oviposición, 21 huevos por día y un promedio de 380 huevos durante toda su vida. El periodo de desarrollo de huevo a adulto es variable. La eclosión de los huevos puede tardar de 1 a 3 días, las larvas se desarrollan en 3 a 13 días y la pupación dura de 4 a 45 días.

Esquema del ciclo de vida de D. suzukii mostrando los diferentes estadios de desarrollo y sus respectivos rangos de duración. Las fotos corresponden a diferentes tipos de frutas finas hospederas de la plaga. Créditos: John Obermeyer, Purdue University.

La duración del ciclo de vida completo de D. suzukii depende de las condiciones climáticas, pudiendo ser de 9 a 12 días a temperaturas cercanas a los 21°C, o de 21 a 25 días a temperaturas cercanas a los 15°C. La especie produce varias generaciones al año, cuyo número varía de acuerdo a la temperatura y humedad de la región donde se encuentre.

Daños A diferencia de otros drosofílidos, ataca frutos sanos en madurez comercial, provocando importantes daños en frutas finas como arándano, zarzamora, frambuesa, frutilla y cereza. Al iniciarse la infestación, a simple vista no se nota señal de daño en los frutos atacados. Sin embargo, este se inicia cuando la hembra con su poderoso ovipositor, aserrado y esclerosado, atraviesa la epidermis del fruto para oviponer en el interior de este. Las larvas al nacer se alimentan de la pulpa, acelerando su ablandamiento y caída. Aproximadamente a los dos días de la eclosión de las larvas, la parte del fruto donde éstas se alimentan colapsa, volviéndose de color marrón en el caso de las cerezas, y produciéndose una exudación.

Se han registrado hasta 65 adultos emergiendo de un fruto de cereza (27). Infecciones secundarias causadas por hongos y bacterias contribuyen a un mayor deterioro de la fruto (1, 28, 29). Las levaduras responsables de la fermentación en este proceso de deterioro del fruto, atraen a otros drosofílidos, como por ejemplo, D. melanogaster y Zaprionus indianus, que ovipositan solamente en frutos previamente dañados.

Daños de D. suzukii en AB) Frambuesa y CD) Frutilla (exudación producida por la descomposición de la pulpa). Créditos: A) Graham Shephard (APS). B). Swedish University of Agricultural Sciences. C) y D).

Daños de D. suzukii en: AB) Cereza; CDE) Arándano; FG) Zarzamora. Créditos: A) Ward Strong, Ministry of Forests, Lands and Natural Resource Operations (Canadá). B) Andreu Vila. C) y E) Hauser (5). D) Vaughn Walton. F) (28). G) University of California (ucanr.edu).

El ataque de D. suzukii a frutas sanas puede reducir los rendimientos comerciales en gran medida, razón por la cual se han determinado tres categorías de hospederos, según el riesgo de infestación o daño.

Categoría de hospederos según riesgo de infestación o daño de D. suzukii.

Para obtener el artículo completo, descárguelo a continuación:

DESCARGA EL DOCUMENTO COMPLETO: inta_drosophila_suzukii

Fuente: inta.gob.ar

Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario