Rol del hierro y los quelatos en el cultivo de plantas y flores

10 Abril 2019

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado por www.pthorticulture.com, el cual fue revisado y reeditado por PortalFrutícola.com 

El hierro (Fe) se clasifica como un micronutriente, lo que significa que las plantas lo requieren en menores cantidades comparado con los macronutrientes primarios o secundarios.

No deje que la clasificación lo confunda, puesto que el hierro es muy importante para la salud y el crecimiento de las plantas. Dentro de los micronutrientes, el hierro se necesita en grandes cantidades y su disponibilidad depende del pH del sustrato.

Todos los micronutrientes, excepto el molibdeno, bajan su disponibilidad a medida que el pH del sustrato aumenta; por el contrario, aumentan su disponibilidad a medida que el pH del sustrato disminuye.

El valor ideal de pH para los cultivos lo determina principalmente su capacidad para adquirir los micronutrientes.

Función del hierro

El hierro es un constituyente de varias enzimas y algunos pigmentos; ayuda a reducir los nitratos y sulfatos y a la producción de energía dentro de la planta. Aunque el hierro no se usa en la síntesis de la clorofila (el pigmento verde de las hojas), es esencial para su formación. Esto explica porqué la deficiencia de hierro manifiesta clorosis en las hojas nuevas.

Deficiencia de hierro

La deficiencia de hierro se expresa como una clorosis intravenosa en las hojas nuevas (las hojas son amarillas con venas verdes). Para determinar la causa de la deficiencia, primero examine las raíces. Las raíces de la planta que está enferma o estresada por el exceso de riego no absorben los nutrientes de forma eficiente, lo que causa clorosis.

Es importante permitir que el sustrato se seque entre riegos para reducir el estrés de la planta y para hacer una aplicación apropiada de un fungicida a saturación cuando las raíces estén enfermas.

Deficiencia de hierro en calibrachoa.

 

Deficiencia de hierro en petunia.

 

Deficiencia de hierro en el geranio zonal. Incluso los geranios zonales pueden tener deficiencia de hierro si los niveles de hierro son demasiados bajos.

Si las raíces están saludables, envíe una muestra del sustrato y de tejido foliar de varias plantas a un laboratorio para su verificación. El pH del sustrato afecta directamente la absorción de hierro por parte de las plantas.

Si el pH del sustrato sobrepasa los 6,5, el hierro se hace insoluble, esto dificultando su adecuada absorción por la planta y resulta en deficiencias. El pH del sustrato se puede reducir acidificando el agua de riego o usando un fertilizante con una acidez potencialmente alta.

Puesto que puede tomar algunas semanas corregir el problema, se puede usar el hierro quelado para acelerar el reverdecimiento de las plantas. El agente quelante más efectivo es el hierro-EDDHA, sin embargo, el hierro-DTPA es casi tan bueno.

Si los análisis muestran que hay deficiencia de hierro en el sustrato y en los tejidos, pero que el pH del sustrato es normal, compruebe la proporción de aplicación del fertilizante.

Fertilizar con proporciones bajas de nitrógeno significa que el hierro se está aplicando en proporciones bajas. Aumentar la proporción de aplicación del fertilizante puede resolver el problema.

Otra razón para someterlo a análisis es revisar los niveles de los otros micronutrientes en el sustrato y en los tejidos. A menudo, los síntomas de deficiencia de manganeso y otros micronutrientes se ven como una deficiencia de hierro. Corregir una deficiencia de hierro no ayudará si existe deficiencia de otro micronutriente.

Toxicidad de hierro

La toxicidad del hierro ocurre debido a un pH bajo en el medio de cultivo o a una aplicación excesiva de hierro. La toxicidad hierro-manganeso, como se conoce normalmente, es más común en los geranios zonales, las caléndulas africanas, los lisianthus, las balsaminas de Nueva Guinea, las pentas u otros cultivos que prefieren que el pH del medio de cultivo sea de 5,8 a 6,6.

De nuevo, pida un análisis del sustrato y de los tejidos para confirmar el problema. Si el pH del sustrato es un problema, pero está a menos de media unidad de pH más baja que el valor normal para la planta, alterne las aplicaciones del fertilizante con un fertilizante potencialmente básico (15-0-15, 14-0-14, 13-2-13, etc.) y, si se puede, absténgase de inyectar ácido.

Toxicidad hierro-manganeso en geranios. Note el borde café de la hoja y la clorosis irregular de la hoja afectada.

Si el pH del sustrato está más abajo de media unidad del valor normal, remoje con bicarbonato de potasio o con caliza líquida. Con cualquiera de los productos, enjuague el follaje con agua limpia para retirar los residuos y evitar la fitotoxicidad.

El bicarbonato de potasio 907 g / 379 litros (2 libras / 100 galones de agua) ajusta rápidamente el pH de un sustrato, pero aporta 933 ppm de potasio y aumenta los niveles de sales solubles en el sustrato.

La caliza líquida no aumenta la CE y tiene un poder de permanencia más prolongado, pero toma una semana ajustar completamente el pH. Tenga presente que es abrasiva para los inyectores y requiere que la solución concentrada se agite.

Fuentes de hierro

Unas pocas fuentes de agua suministran hierro suficiente para la mayoría de los cultivos, pero es inusual.

Típicamente, el hierro se suministra mediante un fertilizante y la mayoría de las plantas prefiere una proporción constante de aplicación de hierro de 1 ppm.

Las plantas tales como: calibrachoas, diascias, petunias, escévolas, bocas de dragón, etc. prefieren proporciones más altas de aplicaciones de hierro, por lo que puede ser mejor darles suplementos de quelatos de hierro, según lo sugerido anteriormente.

Beneficios del uso de quelatos de hierro

No es raro que los productores experimenten deficiencias de hierro en los cultivos que prefieren un pH bajo en el sustrato, como bacopa, calibrachoa, diascia, clavel, nemesia, flor de pensamiento, petunia, escévola, boca de dragon, verbena y vinca.

Los síntomas típicos incluyen clorosis intervenal en las hojas nuevas (hojas amarillas con venas verdes).

Estos síntomas también pueden ser causados por otras prácticas culturales, deficiencias de micronutrientes, enfermedades radiculares, exceso de riegos, etc. La mejor manera de estar seguro es analizando el cultivo para enfermedades radiculares. Si el sistema radicular está sano, entonces manda muestras de sustrato o de tejido al laboratorio para confirmar la fuente de la enfermedad.

Corrigiendo deficiencias de Hierro

Si la deficiencia de hierro es confirmada, existen dos posibles causas:

  1. El pH del sustrato de muy alto (más de 6,2). Corrige el pH del sustrato inyectando acido o cambia el fertilizante a uno con mayor potencial de acidificación.
  2. Aplicación de hierro es insuficiente. Esta puede ser corregida incrementando la tasa de aplicación de fertilizantes o con la adición de sulfato de hierro, pero a menudo es más efectiva una aplicación de quelatos de hierro.

Formas de quelatos de hierro

¿Por qué usar formas quelatadas de hierro? Cuando el pH del sustrato incrementa a más de 6,2, el hierro se hace menos disponible para las plantas aunque esté presente. Los quelatos están cargados electrónicamente, las moléculas orgánicas mantienen al hierro, pero liberan al hierro para la planta aunque el pH del sustrato sea alto.

No todos los quelatos actúan de la misma manera. De acuerdo a la publicación “Comprendiendo el manejo del pH en plantas cultivadas en contenedores” por Argo y Paul Fischer, el hierro-EDDHA es el mejor quelato que libera hierro en los limites más altos de pH.

Esta es la comparación:

Aplicando quelatos de hierro

Independientemente que uses DTPA o EDDHA, agrega 5 onzas de cualquier producto a cada galón de solución madre e inyectalo a razón de 1:100. Esto suministra de 37,5 ppm de hierro y 45 ppm de hierro, respectivamente. Sigue los siguientes consejos para la aplicación de quelatos de hierro:

  • Aplícalo cuando el sustrato este seco para maximizar la absorción de este producto.
  • Aplícalo en la mañana y luego enjuaga el follaje para prevenir manchas o quemaduras en el follaje.
  • No lo apliques en geranios, belenes, caléndulas, pentas, eustoma u otros cultivos sensitivos al hierro en exceso.
  • Una aplicación de Hierro-EDDHA es efectiva por un mes, dependiendo del pH del sustrato y de la percolación.
  • Una aplicación de Hierro-DTPA no dura tanto como una de Hierro-EDDHA, por lo tanto son necesarias aplicaciones más frecuentes. La taza de aplicación de Hierro-DTPA puede ser más alta para obtener los mismos resultados.
  • Almacena el producto y las mezclas de la solución en la obscuridad ya que la luz solar puede degradar los quelatos.
  • Si el pH del sustrato es alto, aplica fertilizantes potencialmente ácidos o inyecta ácido.

Recuerda, la mejor manera de aplicar los quelatos de hierro es empapando el sustrato (“drench”), esto trabaja bien en la corrección de problemas de deficiencias de hierro.

Fuente: www.pthorticulture.com

Comentarios