F-Gas, Fosfina pura en cilindros, como alternativa de control para las nuevas plagas que amenazan la producción frutícola chilena

17 Diciembre 2018

En los últimos años se ha observado la introducción de nuevas plagas que amenazan la producción frutícola de Chile como Lobesia botrana y la mosca de alas manchadas (Drosophila suzukii). Estas plagas pueden generar daños significativos a exportaciones clave como los arándanos, uva de mesa, cerezas y carozos. Debido a esto, es fundamental contar con herramientas que ayuden a mitigar su efecto en la fruta, mejorando el acceso a los mercados internacionales.

En este contexto se entrevistó a Miguel Rogers, Gerente del Área Fosfina de Fosfoquim, para profundizar sobre la fumigación a baja temperatura con F-Gas (fosfina pura en cilindros) como medida de control para plagas de fruta fresca.

Rogers explica “Fosfoquim es una empresa con más de 20 años de experiencia en la fumigación con F-Gas. La fosfina pura es una excelente alternativa debido a que permite fumigar a temperatura de almacenaje, no deja residuos ni compromete la calidad de la fruta sin dañar el medioambiente”. 

“Fosfoquim se ha caracterizado por trabajar en estrecha relación con la industria y autoridades, tanto nacionales como internacionales, para desarrollar soluciones a la medida de las necesidades de la industria”, comenta Rogers.

Es así como hoy en día cuenta con tratamientos fitosanitarios reconocidos por el SAG para el control de chanchito blanco, pulgón lanígero, escama de San José, Escama blanca del palto (Hemiberlesia spp) y Lobesia Botrana en fruta fresca.

Reconociendo la calidad de la fruta chilena, Rogers manifiesta su preocupación respecto la aparición de la mosca de alas manchadas (D. suzukii) por las implicancias comerciales que esto conlleva. “La plaga es capaz de continuar su ciclo en frío y los huevos son de difícil detección durante el packing. Por lo tanto, se podría encontrar fruta dañada al llegar a destino debido al desarrollo de la plaga, además, de larvas y/o adultos vivos”.  Estudios realizados por el USDA-ARS han demostrado la efectividad de la tecnología de Fosfoquim para el control de la mosca en frutas como carozos, cerezas, arándanos y uva.

Asimismo, Rogers destaca la utilidad de los system approach, una tendencia cada vez más fuerte a nivel mundial para el control de plagas: “Desde el punto de vista del riesgo fitosanitario, la combinación de diferentes medidas de mitigación permite obtener altos índices de control flexibilizando los esquemas de tratamientos tradicionales. Por ejemplo, es posible reducir los tiempos de fumigación haciendo más eficiente la logística y los tiempos de procesamiento de la fruta.  El modelo de system approach está siendo aplicado para el control de Lobesia botrana, donde el tratamiento aprobado por el SAG para uvas, ciruelas y arándanos involucra una fumigación por 24 horas en frío seguida por una inspección y un tratamiento de frío comercial en tránsito.  También se podría aplicar a los kiwis con destino a Brasil para el control de B. chilensis”.

Desde el año pasado Fosfoquim está expandiendo su oferta lanzando el arriendo de cámaras de fumigación móviles y monitores ambientales de fosfina.

Las cámaras de fumigación móviles se fabrican en Chile a partir de contenedores refrigerados con una capacidad de 20 pallets. Cuenta con sensores de temperatura, líneas de monitoreo y todo lo necesario para realizar una fumigación con fosfina pura. El Gerente añade: “Nos dimos cuenta de que las cámaras de fumigación eran una barrera para acceder a la tecnología de fumigación. Los clientes que no contaban con ellas debían recurrir a terceros o invertir una cámara, lo que muchas veces no se justificaba.

Al tener la opción de arrendar se ahorra los costos logísticos y de construcción. Adicionalmente, permite aumentar la trazabilidad y control de su fruta ya que esta no se mueve de su planta. Hoy en día tenemos cámaras móviles disponibles en Estados Unidos y Chile.” Las cámaras se venden o arriendan por períodos variables. Se instalan en aproximadamente 6 horas, quedando listas para su uso.

El último desarrollo de Fosfoquim es la línea de monitores ambientales de gases Sniffer. Estos monitores miden la concentración del gas en tiempo real, generando alarmas locales y remotas (e-mail, SMS) en caso de que se superen los límites legales de exposición al gas. Algunos de los gases con los que se trabaja son fosfina, amoniaco, cloro, anhídrido sulfuroso, etc. Los monitores son versátiles pudiendo adaptarse a diferentes entornos ambientales.

También podría interesarte
Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario