Recomendaciones para el establecimiento del Espárrago

11 Octubre 2018

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado por Carmen Gloria Morales Alcayaga / INIA RAIHUÉN  www.inia.cl y fue revisado y reeditado por Portalfruticola.com 

El cultivo del espárrago (Asparagus officinalis L.) compromete el uso del suelo por más de una década y por tanto la proyección a largo plazo es fundamental.  La producción está muy determinada por las condiciones climáticas. Sin embargo, la tendencia a la baja en la producción de la esparraguera es consecuencia de: la no renovación del material vegetal al concluir su vida útil; la prolongación de la cosecha anual muy avanzada la temporada, lo que afecta el rendimiento del siguiente año; y del mal uso de las técnicas de manejo disponibles o desconocimiento de ellas.

Consideraciones antes de plantar

Tenga en cuenta los siguientes aspectos al momento de establecer su esparraguera:

a) Elija una variedad acorde a las condiciones de suelo y clima del lugar donde se desea establecer. Una buena elección es UC 157, variedad temprana que cuenta con la mayor superficie establecida en el país (su origen es la Universidad de California). Posee potenciales de producción en torno a las 10 toneladas por hectárea y altos porcentajes de turiones exportables.
Si busca variedades nuevas que logren mayores rendimientos, una buena alternativa de reemplazo es UC 115 (De Paoli), híbrido precoz y de alta productividad. Otras variedades de origen estadounidense (Universidad de Rutgers, New Jersey) son también muy buenas opciones. Las denominadas NJ son plantas machos que presentan un alto potencial de rendimiento y turiones delgados.

b) Verifique que la profundidad del suelo sea de, al menos, 1 metro y con buen drenaje (trumaos o arenosos).

c) Considere una densidad de plantación que no exceda las 33 mil plantas por hectárea (1,5 x 0,2 metros) y una profundidad de plantación de 0,2 metros, dado el efecto autoalelopático de la planta de espárrago. Mayores densidades aumentarán el rendimiento en los primeros años, para luego disminuir en el tiempo producto de la eliminación natural entre las plantas.

d) Controle las malezas perennes al establecimiento de la esparraguera, principalmente correhuela, vinagrillo, pasto quila, zanahoria silvestre, chépica y chufa. Otras especies anuales que requieren atención son ballica, avenilla, yuyo, chamico, ambrosía y pata de gallina, principalmente aquellas que aparecen en primavera – verano, periodo en el que el cultivo se encuentra en pleno desarrollo vegetativo.

Foto 1. Plantación de espárrago.

Tipos de establecimiento

  • Siembra directa

El alto costo de la semilla y el porcentaje de germinación (en torno al 80%) obligan a establecerla en un suelo trumao, dándole las condiciones para un desarrollo cómodo de las raíces. Por lo tanto, se requiere una preparación de suelo en profundidad y la implementación de riego tecnificado.

La ventaja de la siembra directa es la duración del periodo vegetativo que se acota a 8 meses desde la emergencia o aparición de los brotes al inicio de primavera, pasando por desarrollo vegetativo del helecho, floración, fructificación, maduración del fruto y senescencia del follaje, versus el sistema de plantines que puede demorar hasta 1 año.

  • Almácigo-trasplante

Para la confección de plantines bajo condiciones ideales de temperatura y humedad, se requiere de: invernadero, bandejas, sustrato, riego tecnificado, entre otros.

El almácigo se debe realizar en junio o julio para contar con plantas en primavera (fines de septiembre o inicio de octubre). Si en la zona del establecimiento existe riesgo de heladas, espere hasta que disminuyan las probabilidades de dichos eventos, dada la alta sensibilidad del helecho a las bajas temperaturas. Considere riego suave desde el trasplante y un estricto control de malezas para el éxito del establecimiento.

  • Plantación de coronas

El sistema implica la producción de plantas denominadas coronas, labor que consiste en un vivero de siembra directa cuya duración es de un año. Luego se cosecha la corona que se comercializa como “champa”, la cual se trasplanta al suelo definitivo en invierno, aprovechando la humedad de la época. Esta modalidad es la más utilizada por los agricultores, dada la alta capacidad de competencia con las malezas, menor requerimiento de riego tecnificado al establecimiento y escasa exigencia de mano de obra en la mantención.

La desventaja se vincula a la pérdida de productividad (sobre el 25%). Ello se debe a que el agricultor propaga material Fl. (primera generación del cruce de los padres) y obtiene un F2 (segunda generación) que expresa características diferentes al F1, tales como menor producción, malformación de los turiones, enanismo, etc., perdiendo calidad en el tiempo.

Fuente: www.inia.cl

También podría interesarte
Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario