Guía básica para el cultivo de la col de Bruselas -

Guía básica para el cultivo de la col de Bruselas

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agrotecnia fue elaborado con información proveniente de  ecohortum.com y fue revisado y reeditado por Portalfruticola.com 

Coles de Bruselas, de Bélgica a tu mesa de cultivo

¡Hay que perderle el miedo a las coles y animarse a cultivarlas! Basta con leer sus propiedades nutritivas para descubrir el potencial de estos vegetales. Es por eso que hoy nos ocuparemos de una variedad de aroma intenso y sabor aún más particular: la col de Bruselas.

Si estás aburrido de los vegetales más tradicionales puedes probar cultivar coles de Bruselas en tu mesa de cultivo.

Historia

La col de Bruselas es uno de los pocos vegetales que debe su nombre a su lugar originario de cultivo. Ya en la Edad Media el vegetal se cultivaba en Flandes (actualmente Bélgica), en donde llamaba la atención por su aspecto. Los alemanes las llamaban Rosenkohl, una mezcla de “rosa” y “col” que describía a la perfección su aspecto, similar al de los capullos de rosa.

El nombre científico del Col de Bruselas es Brassica oleracea var. Gemmifera y es famosa por su alto contenido en Vitamina A y C y ácido fólico.

La siembra

Al igual que el resto de las coles, puede ser cultivada en cualquier tipo de huerto urbano aunque un buen consejo a tener en cuenta es elegir las variedades híbridas, pues son ellas las que nos regalan una producción más grande y regular.

¿Qué hay tener que en cuenta al momento de sembrar? Bien, iremos por partes: lo primero es saber que la col de Bruselas es un vegetal muy adaptable que soporta bien el clima frío. Necesita de suelos compactos, ligeramente ácidos y ricos en nutrientes, algo que incide en el desarrollo de la planta. Los terrenos muy ricos producen plantas con una vegetación muy vigorosa y abierta, las plantas cultivadas en suelos pobres en cambio son compactas con repollos bien apretados.

Debes contar con varios contenedores o macetas para ubicar una plántula por contenedor. Los que deben tener un tamaño de 20 cm. como mínimo. Entonces hay que plantar los ejemplares en la tierra agregando un sustrato especial para hortalizas, para que la planta crezca en forma compacta para luego ubicar las macetas en un lugar soleado. Si tienes algo más de espacio entonces puedes cultivar la col de Bruselas en la tierra, en líneas con una separación de unos 70 a 100 cms. y una distancia de 50 a 60 cm entre planta y planta.

Si comienzas la producción utilizando plántulas de viveros la cosecha será a los dos o tres meses de iniciada la siembra.

El riego

Las coles de Bruselas necesitan de un riego frecuente pero no abundante para evitar encharcamientos y la proliferación de plagas y enfermedades.

Plagas y enfermedades

Las coles de Bruselas son atacadas por los llamados insectos masticadores aunque también sufren de algunas enfermedades:

  • Pulgóninsectos que succionan la savia de las  hojas y provocan unas manchas amarillentas que terminan por marchitar a la planta.
  • Hernia de la col: se trata de una enfermedad provocada por un hongo, que provoca abultamientos en el tallo y en las raíces, marchitando sus hojas.
  • Mariposa de la col: es una mariposa blanca con puntos negros que pone sus huevos en el envés de las hojas. Sus larvas verdes y peludas se comen las hojas dejando el nervio central.

La poda

Es importante quitar las malas hierbas y cavar las plantas de tanto en tanto.

La cosecha

La recolección se realiza en pasos pues la col de Bruselas regala una producción extensa que dura varios meses. Es por eso que no necesitas sembrar muchas plantas pues con unas pocas obtendrás una cosecha interesante.

Debes recoger los cogollos que están más formados y que tengan un tamaño superior a los 3 cm. de diámetro. Los brotes deben ser pequeños, compactos y de color verde brillante. Puedes cortarlos del vástago. Recuerda siempre que los brotes inferiores maduran primero y que hay que cosechar antes de que las hojas se pongan amarillas.

Cuidados imprescindibles

¿Quieres tener una experiencia de éxito al cultivar coles de Bruselas? ¡Sigue estos consejos!

– Puedes realizar un abonado orgánico con compost. Sea cual sea tu elección, el abonado debe de ser rico en Fósforo y Potasa.

– Utiliza tutores si tu terraza o balcón recibe mucho viento para así evitar que se parta el tallo.

Manos a la obra, a cultivar coles de Bruselas en tu mesa de cultivo. ¡Es hora de comenzar!

Fuente: ecohortum.com

www.portalfruticola.com