Claves para realizar una adecuada poda en cerezo de alta productividad -

Claves para realizar una adecuada poda en cerezo de alta productividad

El contenido de este artículo fue preparado por www.agromatica.es , agronomia.uc.cl y fue revisado y reeditado por Portalfruticola.com 

Huertos de cerezo dulce, plantados en alta densidad, se caracterizan por entrar en producción al 4º o 5º año y cargar un mayor número de frutos por árbol. Por ello, es fundamental reducir la carga frutal y renovar estructuras reproductivas anualmente. De lo contrario, se desarrollará un exceso de fruta y un debilitamiento paulatino de los árboles, generando una reducción en la calidad de la fruta, una escasa ramificación lateral y una gran cantidad de madera vieja e improductiva a partir del 6º o 7º año desde la plantación.

De ahí la importancia de buscar alternativas de manejo que permitan no sólo regular la carga frutal sino también mantener el vigor vegetativo y renovar las estructuras reproductivas, con la finalidad de mantener la calidad y rendimiento de fruta a través de los años. Una opción para cumplir con estos objetivos es la poda de producción anual.

¿Qué se consigue con una buena poda en cerezos?

  1. Renovación de estructuras reproductivas
  2. Regulación de carga frutal
  3. Mantención del vigor y generación de área foliar
  4. Optimización de la entrada de luz

Primeros pasos, conocer la poda del cerezo

Necesitamos saber, como mínimo, cada parte del cerezo, para saber si es importante o no, o si puede suponer reducir hasta producción de cerezos:

Básicamente, a la hora de efectuar la poda del cerezo vamos a encontrar 4 partes distintas:

Ramas mixtas

Las vamos a encontrar en el cerezo y van a producir tanto yemas de madera como yemas de flor, por lo que no podemos talar así como así.

Ramas de madera

En este caso, estas ramas contienen únicamente yemas de madera, por lo que son las encargadas de formar la estructura o esqueleto del árbol, y en ningún caso aparecerán flores de ellas.

Chifonas

Esta parte del árbol interesante en la poda del cerezo son unas ramillas de menos de 20 centímetros que albergan yemas de flor y en la parte final o en el extremo una yema de madera.

Ramilletes de mayo

Son ramas aún más cortas que las chifonas y presentan una yema de madera en el ápice y viene rodeada con hasta 8 yemas de flor. Forman la “maquinaria” del cerezo porque, a pesar de su tamaño, son las encargadas de producir las futuras cerezas.

Estos ramilletes de mayo aparecen en ramas con más de 2 años de edad y suelen estar distribuidos por todo el árbol.

¿Cuándo efectuar la poda del cerezo?

Una pauta que prácticamente tenemos que seguir con todos los árboles es no podar en plena campaña invernal. Lo podemos hacer antes o justo después (previendo que no haya heladas fuertes). Las heridas no cicatrizan bien cuando el árbol se encuentra en parada invernal y esto sucede en el caso del cerezo. Si lo hacemos, puede que o bien no pase nada dada la vigorosidad del árbol o bien que empecemos a ver exudaciones de goma y posibles pudriciones.

Entonces… ¿Cuándo podar los cerezos? Pues cuando nuestro frutal se encuentre activo vegetativamente. Si lo hacemos así, como hay más movimiento de reservas, las heridas cicatrizarán con mayor rapidez. Para ello, hay dos épocas según la poda que realicemos:

Poda de formación: los despuntes que se realizan una vez salimos del invierno y las posibles heladas, en marzo.

Poda de producción: una vez ya hemos recolectado las cerezas tenemos que intervenir en el árbol para asegurarnos la futura producción. La mejor época es a principios de otoño, donde empieza a llegar el frío pero aún vemos lejos el invierno. Renovamos todas las ramas “cansadas” y viejas y mejoramos la aireación y entrada de luz en toda la copa del árbol.

Y ahora ha llegado el momento de explicar un poco en qué consiste cada una de ellas.

Poda de formación

Forma de pirámide

Una de las podas de formación más utilizadas y con mejores resultados en el cultivo del cerezo es la poda en forma pirámide o huso. Básicamente es el tronco principal y entre 10 y 15 o 20 ramas secundarias o laterales que salen de él. Para ello las vamos a distribuir en varios pisos, normalmente entre 3 y 4. De cada piso podemos permitir que salgan entre 4 y 5 ramas secundarias. Por ejemplo, imagina que tenemos 4 pisos y 3 ramas por piso. Tendríamos (4×3) 12 ramas secundarias que salen de nuestro tallo principal.

Otra cosa importante es ver la distancia que hay entre “pisos”. Si vamos a dejar 4 pisos lo normal es que haya una separación entre ellos de 80 cm. Piensa que una altura total de 3 metros es más que suficiente y mayores longitudes nos complicarán la recolección.

Toda esta operación de definir las ramas y los pisos en la poda del cerezo puede llevarnos entre 3 y 4 años. Un consejo a la hora de saber elegir esas ramas secundarias es que tengan un crecimiento ascendente, más o menos de 50 o 60º. Podemos ayudarlas a la hora de definir la estructura en la poda del cerezo utilizando alambres, apoyos de madera, etc.

Forma de volumen

Si queremos formar el esqueleto del cerezo a partir de esta práctica tenemos dos opciones. Una de ella es la poda de formación en vaso regular y la otra la poda de formación en vaso reducido. Básicamente se diferencian en la altura en la que despuntamos el tronco. Por ejemplo, en el caso anterior, con la forma de pirámide vemos cómo a partir de un cerezo joven despuntábamos a partir de 80 cm y definíamos las ramas secundarias a través de distintos pisos. Después, el siguiente año dejábamos otros 80 cm y volvíamos a formar nuevos pisos (con una separación de 70-80 cm).

Vaso reducido

Con esta técnica de poda del cerezo vamos a tener un cerezo de tamaño pequeño y gran producción, por lo que está adaptado a grandes extensiones de cerezos con gran densidad de plantación. Tenemos un tronco muy corto  (25-20 cm) sobre el que dejamos crecer entre 10 y 20 ramas secundarias que dejamos crecer a una longitud mayor que con el resto de podas, a 1,5 metros.

En esta poda del cerezo en vaso reducido, como podemos ver en la imagen anterior ha seguido el siguiente procedimiento. Partimos de una rama principal que despuntamos a 25 cm y dejamos crecer las ramas laterales o secundarias. Una vez crecidas (más de medio metro), volvemos a despuntar a 25 cm por lo que provocamos que salgan ramas terciarias a partir de esas secundarias.

Si nuestro cerezo es de una variedad vigorosa podemos realizar más despuntados, siguiendo la regla de los 25 cm.

Vaso regular

En este caso vamos a dar a nuestro tronco principal un poco más de tamaño. Despuntamos el tallo principal a partir de 50-60 cm y dejamos crecer las ramas secundarias.  Dejamos muy cortas (10 cm) aquellas ramas del cerezo  que salgan muy cerradas y nos quedamos con la regla del ángulo de 60º, como hemos dicho anteriormente. Éstas últimas las dejaremos crecer hasta los 50-60 cm y las despuntaremos, intentando que todas estas ramas secundarias queden a la misma altura.

 

Poda de fructificación o producción

Damos por hecho que ya han pasado varios años, entre 3 y 4 dependiendo de la variedad, en la que hemos formado nuestro cerezo con dicha poda. Ahora es el momento de mantener con buen estado de salud nuestro frutal.

El cerezo continuará creciendo y nosotros debemos actuar despuntando aquellas ramas excesivamente altas. Además, el tronco o rama principal también crecerá por lo que también despuntaremos.

A partir de aquí veremos como alguna vez que otra aparece un temido chupón de la rama principal, que eliminaremos. Las ramas secundarias demasiado largas también se despuntarán, así como las terciarias que se crucen o se encuentren enfermas.

Para aumentar el grosor de las cerezas llegado al caso de que la producción es grande pero los frutos salen con un calibre muy pequeño, podemos eliminar ramas laterales que contengan yemas de flor. Con ello reduciremos la producción pero aumentará el calibre de las existentes.

Remoción de ramas gruesas con escasa presencia de estructuras reproductivas (dardos)

¿Cómo y cuándo podar combinaciones de alto rendimiento?

En huertos intensivos de cerezo en EE.UU., la poda es una práctica agronómica habitual y normalmente se realiza en invierno. La poda americana consiste esencialmente en tres pasos:

a) La remoción de ramas colgantes y de madera débil, ya que ésta tiende a producir fruta pequeña,

b) Una poda corta dejando estructuras de 7 a 12 cm. (tocones), lo cual permite rejuvenecer las ramas productivas

c) Un despunte de ramillas para estimular el crecimiento de brotes laterales. Este tipo de poda se debe realizar durante el receso invernal, debido a que la poda de verano, al ser debilitante, promueve sobrecarga y fruta pequeña en combinaciones enanizantes.

Ramas de Cerezo dulce (Prunus
avium L.) de 5 temporadas de
crecimiento podadas a salidas de
Invierno. A) Rama productiva a fines
de primavera (Noviembre), B) Rama
productiva en Invierno, C) Rebaje
de Rama productiva a tocón (10 a 15
cm de longitud), D) Rebaje de Rama
productiva a un dardo (eliminación
aprox. 30 a 40 % de la longitud de la
rama), E) Despunte de brotes de la
temporada terminales y laterales (1/3
a 1/2 de la longitud del brote).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: www.agromatica.es, agronomia.uc.cl

www.portalfruticola.com