Manual de manejo agronómico y conservación del Calafate, otro super berry chileno. -

Manual de manejo agronómico y conservación del Calafate, otro super berry chileno.

El contenido de este artículo fue publicado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA, Chile), y fue revisado y reeditado por Portalfruticola.com

El Calafate (Berberis microphylla G. Forst) es un arbusto perenne nativo de Chile que se distribuye desde Curicó (34° 59‘ 0" Latitud Sur) a Tierra del fuego (53° 28‘ 33" Latitud Sur); sin embargo, su mayor expresión en términos de diversidad genética y calidad de fruta se concentra entre las regiones de Aysén y Magallanes.

En la región de Magallanes, la demanda por productos elaborados a partir de calafate ha aumentado significativamente asociado al paquete turístico de la zona.

Se procesa en jarabes, salsas, mermeladas y postres como parte de la gastronomía regional, se espera diversificar la oferta de productos cuando se cuente con un volumen mayor del producto, para elaborar jugos naturales y deshidratados, entre otros.

Sin embargo, las proyecciones comerciales del Calafate van más allá del mercado gastronómico regional, debido a que su fruta se caracteriza por su alto contenido de polifenoles y antocianinas, con propiedades funcionales similares y en algunos casos, superiores al Maqui.

Estas características han despertado un gran interés por este fruto dada las proyecciones que tendría su uso en el mercado de los pigmentos naturales y funcionales.

EXTRACTOS DE CALAFATE PREVIENEN LA INSULINO-RESISTENCIA Y DIABETES.

La obesidad y la diabetes tipo 2 son las enfermedades del siglo 21. De acuerdo a las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud para las Américas, Chile se encuentra en el grupo de países con las mayores prevalencias de diabetes tipo 2 (DM2), junto a Estados Unidos, Canadá, Argentina y Uruguay, con valores entre 6.1 y 8.1%. Se ha estimado que entre 200 y 300 millones de personas en todo el mundo cumplirán, al final de esta década, los criterios de la Organización Mundial de la Salud para el diagnóstico de diabetes.

En Chile, la región de Magallanes es la que presenta los mayores índices de esta enfermedad.

Estudios de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile indican que los extractos de Calafate previenen la insulino-resistencia y diabetes, debido al contenido importante de compuestos antioxidantes y anti-inflamatorios como los polifenoles.

En un estudio realizado con fondos FIC Magallanes durante el 2009-2010, el INIA seleccionó materiales de Calafate y Calafatillo con distintos niveles de concentración de polifenoles (ver Tabla) en zonas como Tierra del Fuego, Isla Riesco, Última Esperanza y otras.

Por otra parte, estudios de la Universidad de la Frontera en la región de la Araucanía también han mostrado que el Calafate presenta variaciones en los niveles de polifenoles totales y antioxidantes, con valores muy interesantes.

Un análisis comparativo de la actividad anti-oxidante y polifenoles totales del Calafate con respecto al Maqui y Arándano (ver Tabla) muestra que el Calafate tiene una actividad antioxidante muy superior al arándano y similar al Maqui, con valores ORAC (Oxygen Radical Absorvance Capacity) entre 52.734 – 105.384 µmol ET/100g de peso fresco.

PIGMENTOS NATURALES, OTRO MERCADO POTENCIAL PARA EL FRUTO DE CALAFATE

El mercado para los pigmentos naturales está creciendo a una tasa de 10 a 15% anual, fundamentalmente por que está aumentando la preocupación por los efectos negativos que tendrían los colorantes sintéticos sobre la salud humana. Por ejemplo, pigmentos artificiales de color azul como E130 Azul de Antraquinona y E131 Azul patentado V usados en pastelería, recubrimientos de azúcar, bebidas, dulces, han sido asociados a efectos cancerígenos, y como gatillantes de alergias y urticarias, entre otros.

Esto ha llevado a muchas empresas a evaluar la formulación de sus productos y buscar sustitutos (económicos y tecnológicamente factibles) en pigmentos naturales. Así, la demanda por ellos ha aumentado particularmente en la industria de alimentos, tanto por su inocuidad como por el efecto positivo de tipo funcional que ejercerían en la salud humana, como es el caso de las antocianinas, que además de ser uno de los pigmentos naturales más importantes posee propiedades antioxidantes.

De acuerdo a los datos disponibles, a nivel mundial las ventas de colorantes naturales alcanzaron a unos 732 millones de dólares en el año 2011, casi un 30% de crecimiento a partir del año 2007.

La creciente demanda de colorantes naturales ha permitido estimar que para el año 2017, las ventas podrían alcanzar a unos 1.320,5 millones de dólares (Mintel & Leatherhead Food Research). En el año 2011, FMC Corporation se incorporó con gran fuerza al mercado de los colorantes naturales, motivados y comprometidos con la producción de pigmentos inocuos para la salud humana; así esta empresa ha adquirido varias plantas alrededor del mundo con este propósito, entre las cuales está BioColor en Chile (Biogroup Ltda).

Además, FMC Corporation Chile ha establecido un convenio con el INIA para identificar y desarrollar fuentes de materia prima para pigmentos del tipo carotenos y antocianinas. Pruebas preliminares entre FMC e INIA en especies como el calafate, papa y camote muestran un gran potencial para estas especies, particularmente para el calafate, en el cual se han descrito 18 tipos de antocianinas.

Este tipo de materia prima permitiría sustentar la producción de pigmentos naturales en Chile sustituyendo las actuales fuentes de materia prima para pigmentos del tipo antocianos que son importadas desde Turquía (Zanahoria morada) y China (Sweet Potato).

EL MANEJO AGRONÓMICO Y DE CONSERVACIÓN EN CALAFATE

Las empresas regionales dedicadas a la elaboración de productos procesados como jaleas, mermeladas y otras, han manifestado que la oferta de fruta regional es cada vez más escasa y heterogénea en calidad, por lo cual han indicado que es necesario trabajar en el manejo agronómico y de conservación en Calafate para asegurar materia prima de calidad en forma sostenible.

Básicamente, el desarrollo comercial de frutos como el Maqui y el Calafate pasan necesariamente por una protección de las especies en su hábitat natural (in situ) y por la domesticación de ésta.

Hoy la oferta de estos súper berries no alcanza a satisfacer la demanda en términos de volumen y homogeneidad del fruto, fundamentalmente porque la fruta proviene de una actividad de colección de tipo familiar, en la cual no existen protocolos de extracción, tampoco existen programas de manejo y protección que impidan la sobre-explotación de estas especies.

Varias universidades del país están caracterizando las propiedades funcionales del Calafate, y su efecto en la salud humana y en enfermedades como el cáncer y la diabetes, pero pocas instituciones están trabajando en el cultivo en sí mismo.

El INIA ha desarrollado una prospección y caracterización de materiales de Calafate en la zona de la Patagonia Chilena, esto es en Aysén (2001-2004) y en Magallanes (2009- 2010), la cual ha permitido identificar genotipos altamente productivos y avanzar en su sistema de propagación y establecimiento.

DESCARGAS : Manual de Producción del Calafate

EL CONSUMO DE CALAFATE AYUDARÍA A LA PREVENCIÓN DEL DESARROLLO DE LA DIABETES.

Nuestro tejido graso está compuesto por células llamadas adipocitos. Estas son capaces de acumular grasa, pero además realizan muchas otras funciones en el organismo.

Cuando se acumula un exceso de tejido graso, debido a una dieta inadecuada y sedentarismo, nuestros adipocitos funcionan incorrectamente. Esto lo reconocen células del sistema inmune de nuestro propio organismo, que viajan desde la sangre al tejido adiposo e interactúan con los adipocitos, denominádose inflamación. Esta interacción perpetúa el funcionamiento incorrecto.

Los adipocitos van perdiendo la capacidad de reconocer la insulina, es decir, se vuelven resistentes a esta hormona y comienzan a captar menos glucosa. Si se mantiene el sobrepeso, este fenómeno no sólo se observa en el tejido graso, sino que además en otros tejidos, eventualmente, se puede llegar a desarrollar diabetes.

Ciertas investigaciones se han descrito que el consumo de los frutos nativos chilenos, como el Calafate, presentan importantes beneficios, atribuidos a un alto contenido de compuestos antioxidantes y antiinflamatorios denominados polifenoles (www.portalantioxidantes.com).

En el Departamento de Nutrición de la Universidad de Chile se analizó si extractos de Calafate tienen algún efecto sobre la interacción entre adipocitos y células inmunes. Se ha observado que efectivamente estos extractos son capaces de romper esta interacción, previniendo así que los adipocitos se vuelvan resistentes.

En este sentido, “el consumo de estos frutos ayudaría a la prevención del desarrollo de insulino-resistencia y diabetes producto de la presencia de obesidad” declara Diego García, académico que lidera la investigación.

Fuente: www.inia.cl 

www.portalfruticola.com