¿Será posible llegar a regar cultivos comerciales con agua de mar desalinizada?

23 Febrero 2016

Por Luis Gurovich, Presidente del Directorio de Agryd, Asociación Gremial de Riego y Drenaje de Chile

Luis_Gurovich_1La Humanidad está frente a un hito histórico sin parangón en la historia de la civilización: por primera vez el ingenio humano ha logrado disponer del agua de mar como fuente del recurso hídrico para el riego de los cultivos agrícolas y la producción de alimentos. Los desarrollos tecnológicos de los últimos 5 años permiten hoy obtener agua de mar desalinizada con un costo compatible con la rentabilidad de algunos cultivos de especialidad.

Esta acelerada tendencia en la reducción de los costos de desalinización, gracias al descubrimiento de nuevas membranas a partir de Carbón y Silicio en capas de espesor nanométrico, como el Grafeno, promete reducir en 100 veces el costo actual de la desalinización, que hoy es de US$ 0,43 por m3. De este costo, solo US$ 0,22 corresponden a la energía eléctrica requerida por el proceso de osmosis inversa y el resto se distribuye entre los costos de reemplazo de las membranas filtrantes, los costos de operación y la amortización del capital invertido en la construcción de la planta desalinizadora. Hace tan solo 5 años, este costo era US$ 0,78 por m3.

Esto significa que se podrá cultivar grandes extensiones de suelos totalmente desérticos, hoy improductivos por falta de agua, y producir los alimentos que requiere la creciente población mundial.

El uso de agua de mar desalinizada es hoy económicamente rentable, cuando este proceso se realiza en instalaciones de desalinización de gran tamaño, capaces de producir 400.000 m3/día, bajo tres condiciones adicionales:

1. Que se utilice energía producida durante las horas de menor consumo eléctrico durante el día.
2. Que esta agua desalinizada se utilice primero para el consumo urbano de la población, para luego ser purificada adecuadamente, con el objeto que cumpla con los estándares de calidad del agua de riego.
3. Que la eficiencia de uso del agua en el riego de los cultivos agrícolas sea prácticamente de 100%, lo que se logra hoy con los modernos sistemas de riego tecnificado de aplicación localizada de alta precisión.

El doble uso del agua (primero urbano y luego agrícola) hacen rentable el costo de producción de esta nueva fuente de recursos hídricos: el mar.

Algunos países que carecen gravemente de fuentes de agua dulce, ya están utilizando el agua de mar desalinizada en la producción de cultivos, entre los que se cuenta a Israel, España, Qatar, India, Egipto, Australia, Estados Unidos y Dubai. Obviamente, en algunos de estos países, el costo de producir y distribuir el agua de mar desalinizada recibe algún tipo de apoyo gubernamental temporal; por este motivo, se invierte gran cantidad de recursos en investigación de frontera para descubrir y evaluar científicamente nuevos materiales filtrantes, nuevos sistemas de aprovechamiento foto – voltáico de la radiación solar y nuevos desarrollos en sistemas de riego presurizado de gran precisión y eficiencia.

Los costos de producción de los cultivos frutícolas se han incrementado en forma exponencial en los últimos años a nivel mundial; agregar ahora un costo adicional de US$ 3.000 por hectárea por concepto de agua de riego de alta calidad y con plena seguridad de abastecimiento ya no es una utopía para la industria frutícola, que podrá desarrollarse en terrenos que hoy están improductivos, pero que reúnen cualidades agronómicas y medio – ambientales óptimas para el desarrollo y producción de huertos frutales con especies y variedades de alta rentabilidad.

La incorporación de esta nueva fuente de agua para la producción de cultivos: el agua de mar desalinizada, está viviendo un proceso de cambios muy acelerados. Se estima que en tan solo 5 años más, el costo de producción de esta agua se reduzca al menos en un 35% adicional. Ello es posible solo gracias al esfuerzo y los recursos invertidos por los científicos, ingenieros y agricultores para mejorar cada día más, y con los sistemas más ingeniosos y revolucionarios, el proceso de separación de los iones disueltos en el agua de mar. Este es un ejemplo concreto de lo que se puede obtener con las inversiones en Ciencia y Tecnología, que en este caso, podría ser la clave para evitar las desastrosas consecuencias de la sequía sobre la seguridad alimentaria en el mundo.

www.portalfruticola.com

También podría interesarte
Comentarios
1 Commentarios

Deja un comentario

  1. Francisco José Contardo Morand dice:

    Es necesario explorar todas las fuentes de mejor gestión y aprovechamiento del recurso hídrico y el mar es el mayor reservorio de agua del planeta. Se debe aprovechar. Chile experimenta una paulatina desertificación y el eje agrícola se mueve rápidamente hacia el sur. Hay que invertir los recursos necesarios y la desalinización es una de las líneas importantes a trabajar. Felicitaciones a Luis Gurovich por su columna y por el trabajo que hace por difundir y generar conciencia de estos temas.