Restaurando suelos fatigados

01 Febrero 2016

Por Ian Carlo Bottinelli Wolleter, Ingeniero Agrónomo y Especialista en Nutrición Vegetal
foto ICB¿Qué es un Suelo Fatigado o Cansado?

Alta presencia de enfermedades de suelo, bajo desarrollo inicial de las plantas/plántulas/semillas; riegos más difíciles de profundizar, encharcamientos, bajo vigor, menores producciones, fruta de menor calidad, etc. Con estos síntomas en su campo es prácticamente seguro que el suelo se encuentre fatigado o cansado.

La “Fatiga de Suelos” busca explicar una de las causas de que las producciones agrícolas sean decrecientes año a año y que los problemas derivados del suelo sean más frecuentes. Las principales causas: acumulación de patógenos en el suelo (hongos, bacterias, virus, nematodos, etc); toxinas (fumigantes, hidrocarburos, exceso de fertilizantes, fitotoxinas de cultivos anteriores, herbicidas, pesticidas, jabones, materiales acidificantes o alcalinizantes, etc) y factores físicos que desgastan el suelo (compactación, materia orgánica deficitaria, materia orgánica inmovilizada, etc).

Siguiendo esta problemática, el 2015 para la FAO fue el Año Internacional de los Suelos donde el slogan central declaraba “Suelos sanos para una vida sana”.

Actualmente se utilizan con mucho éxito diferentes técnicas de “Terapia de Suelos” las cuales buscan devolver el potencial agronómico del recurso. Una de estas terapias se basa en técnicas utilizadas por años en países desarrollados donde en suelos contaminados por explotaciones mineras o industriales se exige legalmente que el suelo sea tratado a través de un proceso de Bio Remediación. Proceso que involucra “Limpiar”, “Sanitizar”, “Restructurar” y “Bioestimular” el suelo a través de técnicas probadas de Restauración.

DSC01099¿De qué se trata? Primeramente, la correcta inoculación del suelo con microorganismos y enzimas seleccionadas que tengan un probado efecto sanitizante y restaurador de la biomasa del suelo y posteriormente la bioestimulación nutricional del mismo con elementos probados que devuelvan la estructura, CIC, fertilidad y potencial productivo del suelo

Estos preparados biológicos de microorganismos y enzimas están disponibles en el mercado y sus costos/Ha no llegan a superar los USD 1000 por tratamiento, mostrando un resultado muy rápido (20-30 días).

Las bases de estos “cócteles biológicos” son baterías tipo Bacilus, Cellulomonas, Aerobacter, Nitrobacter, Nitrosomonas, etc. Enzimas como amilasas, proteasas, hemicelulasas y lipasas. Cabe señalar que este tipo de soluciones no tiene ningún efecto sobre el control de malezas, por tanto a este nivel no reemplazan los efectos de un fumigante químico.

Para devolver fertilidad y potencial productivo del suelo, no hay otro elemento más natural y efectivo que el uso de Enmiendas Húmicas. Los “humatos” son una herramienta multifuncional, ya que los ácidos húmicos son uno de los más poderosos estimulantes de micro organismos benéficos que mineralizan la materia orgánica en humus (pieza clave del ciclo del carbono en el suelo). Los ácidos fúlvicos, por su parte son también un poderoso estimulante del desarrollo microbiano. Potencian el desarrollo de bacterias que, por ejemplo, solubilizan el fósforo del suelo. Un tratamiento, post desinfección, con humatos no tiene un valor superior a USD 300 por hectárea, obteniéndose resultados desde los primeros 15 días después de la primera aplicación.

En suma, un sistema/visión de manejo que es una realidad sustentable y amigable para devolver al suelo su integridad, con costos totalmente accesibles para cualquier productor y probada eficiencia agronómica.

Herramientas que pueden ser integradas fácil y económicamente en programas de transplante de hortalizas, frutillas, berries en general, plantación de viveros y replantes de huertos frutales. Como herramienta unitaria o bien como complemento de programas de fumigación química de suelos.

www.portalfruticola.com

Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario