Canadá protegerá a obtentores y garantizará mejor acceso a variedades

03 Julio 2015

El Gobierno de Canadá, representado por el Ministro de Agricultura, Gerry Ritz, anunció -mediante un comunicado- la ratificación del tratado internacional UPOV’91 que mejorará el sistema de protección de variedades vegetales del país.

Foto Wikimedia Commons

Foto Wikimedia Commons

El hecho concluye una de las medidas clave de la Ley de Crecimiento Agrícola que fue aprobada recientemente para modernizar la legislación en torno a los derechos de obtentor [criadores].

El representante de Canadá ante la Organización Mundial de Comercio entregó el instrumento de ratificación al Secretario General de la UPOV, en Ginebra, Suiza el pasado 19 de junio.

Y es que la Unión Internacional para la Protección de Obtenciones Vegetales de 1991, también conocido como UPOV’91, establece el estándar internacional para los derechos de obtentores.

Con el fin de aportar una nueva variedad vegetal al mercado, es necesario dedicar una inmensa cantidad de tiempo e inversión. Los criadores de plantas a menudo pasan de 10 a 12 años trabajando para finalizar una nueva variedad vegetal.

Así, con la ratificación del UPOV’91, los fitomejoradores tienen más protección, pero eso no es todo, ya que los agricultores también tendrán un mejor acceso a una mayor variedad de semillas. Y es que el UPOV’91 alienta una mayor inversión en el fitomejoramiento, dejando a Canadá en línea con otros socios comerciales y permitiendo que los agricultores canadienses sean más competitivos en el mercado global.

A raíz de la ratificación, se ha producido un aumento del 20% en el número de solicitudes de derechos de obtentor (PBR), ya que la Ley de Crecimiento Agrícola entró en vigor en la primavera [Hemisferio Norte] de 2015.

Cabe señalar que en 2012, el sector privado invirtió cerca de CAD$110 millones en fitomejoramiento, investigación y el desarrollo de variedades.

Así, las PBR son una forma de protección de la propiedad intelectual para los fitomejoradores que desarrollan nuevas variedades de plantas y quieren vender y cobrar regalías por la venta de material de reproducción de esas variedades.

El impacto económico total de la industria de semillas en Canadá se estima en CAD$5.61 millones.

«Nuestro Gobierno ha cumplido nuestro compromiso de muchos años para fortalecer los derechos de obtentor mediante la adopción y aplicación del UPOV’91. El fortalecimiento de los derechos de propiedad intelectual ha demostrado que proporciona mayores incentivos para incrementar la inversión en investigación y desarrollo para el sector de los cultivos de Canadá, dando a nuestros agricultores mayor acceso a variedades de cultivos más nuevas», declaró el Ministro Ritz.

www.portalfruticola.com

Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario