Caída en precio del combustible desata “renacimiento” de los reefers -

Caída en precio del combustible desata “renacimiento” de los reefers

Baltic Reefers no podría haber elegido un momento más apto que agosto para comprar la sede en Estocolmo de NYK Cool, que bajo el nombre Cool Carriers va viento en popa con nuevos contratos de comercio de frutas y hortalizas. El CEO de la compañía, Boris Gersling, dijo que el comercio especializado de reefers había perdido competitividad con las líneas de contenedores en los últimos años debido a los altos costos de combustible. No obstante, una caída constante de los precios del combustible ha puesto a la categoría a otro nivel.

Boris Gersling

Boris Gersling

Gersling señaló que los costos del combustible prácticamente se ha reducido a la mitad en los últimos seis meses, lo que ha tenido un "gran impacto" en su negocio.

"Para los reefers especializados, los costos de combustible son una proporción mayor del costo total, porque no tenemos la misma escala que las líneas de contenedores, así que cuando el precio baja hace que los reefers especializados sean más competitivos", comentó Gersling a Portalfruticola.com durante una visita a Chile.

"Por ejemplo, en nuestro comercio de banano de América Central a Europa, lo que vemos es que tenemos un mayor número de clientes que lo que teníamos en el pasado, por lo que en algunos mercados hay un cierto renacimiento", dijo.

Otro programa que ha vuelto a aparecer en la escena es un acuerdo de uva de mesa de Sudáfrica orientado a la Navidad, que Cool Carriers asumió -por primera vez en muchos años- el mes pasado.

"Hicimos un programa allí para cuatro embarques el año pasado después de no haberlo hecho durante varios años y lo repetiremos este año", indicó.

Los altos precios del petróleo de los últimos meses estaban presionando a algunas grandes compañías navieras a ir más lento, afectando en última instancia, la vida útil de los productos perecederos.

"En realidad no hemos estado practicando la navegación lenta debido a que parte de nuestra propuesta de volumen es que vamos directamente y llegamos rápido", enfatizó Gersling.

"Tenemos un comercio transatlántico de 12 meses con las bananas y pinos de América Central a Europa, y ahí puedes decir que en el regreso de Europa a América Central hemos sido capaces de reducir la velocidad. Pero la navegación lenta en general no es algo que haga la industria especializada de reefers", añadió, mencionando que muy a menudo los barcos del suroeste remontan vacíos para mantener la flexibilidad, o transportar mercancías de carga general como automóviles y camiones.

Si bien la empresa es ahora de propiedad rusa, el ejecutivo -que ha mantenido su puesto a pesar del cambio-, dice que todo "sigue como siempre" en la empresa.

"Tenemos nuestra oficina en Estocolmo, que no ha cambiado, tenemos a nuestra gente allí y eso no ha cambiado, y tenemos exactamente la misma flota de 24 barcos que antes", dijo.

Con respecto a Rusia, mientras el país ha prohibido las importaciones de alimentos procedentes de la Unión Europea, Noruega, EE.UU., Australia y Canadá, algunos productores de países no sancionados también están perdiendo interés debido al bajo valor del rublo y su impacto en el comercio.

"Cuando hablamos con los exportadores aquí en Chile no ven una gran demanda para la próxima temporada en Rusia", dijo, añadiendo que, en general, cree que el país sudamericano está preparado para un buen año.

"Seguiría esperando que algo vaya a estar en movimiento [en Rusia] pero va a ser menos volumen, los precios locales van a subir y eso creará una menor demanda”, detalló.

"No estoy seguro de si ese va a ser el caso en el norte de Europa, pero creo que podría ser el caso en Rusia", aclaró consultado acerca de la caída en el valor del euro.

Gersling dijo que commodities de primera necesidad, como bananas, cítricos y manzanas, seguirán siendo enviados a Rusia desde todas partes del mundo, pero en volúmenes menores.

"Probablemente el golpe más duro serán los frutos más exóticos o de mayor valor como las uvas", puntualizó.

"Pero siguen importando y si nos fijamos en los volúmenes de banano, han bajado un poco, pero no drásticamente”, aseveró.

Aunque Cool Carriers ha experimentado un resurgimiento en los últimos tiempos, Gersling todavía cree que el negocio especializado de contenedores será mucho más un área de nicho en un par de décadas.

"No hay duda de que la flota reefer especializada va a ser menor de lo que es hoy en día", dijo.

"Va a ser muy orientado a nichos y va a estar operando sólo en los mercados que están dispuestos a pagar una prima por el servicio, en el sentido de los servicios directos y tiempos de tránsito rápidos”, detalló.

"Creo que la otra cosa importante es que, debido a que trabajamos sólo con productos perecederos, somos muy receptivos con los clientes y es muy fácil, de existir un problema, ser contactados o receptivos, algo que podría ser difícil cuando se trata de grandes conglomerados", concluyó.

www.portalfruticola.com