Manzanas Arctic y el debate sobre los alimentos genéticamente modificados

16 Abril 2013

Podrían ingresar a EE.UU

Manzanas Golden Delicious y Granny Smith que no se oxidan podrían ingresar al mercado de EE.UU este año. A medida que la fruta, bajo la marca Arctic, se acerca a su segundo periodo de comentarios públicos en EE.UU, el debate sobre estas manzanas genéticamente modificadas desarrolladas en Canadá es más fuerte que nunca. Neal Carter, presidente de Okanagan Specialty Fruits (OSF), conversó con www.portalfruticola.com del debate sobre los transgénicos y el futuro de los alimentos diseñados científicamente.

Fotografía: Okanagan Specialty Fruits

Fotografía: Okanagan Specialty Fruits

Acceso a los mercados y la preocupación de los consumidores

Las manzanas Arctic ya pasaron por su primer período de comentarios públicos en EE.UU y Canadá. En conjunto, hubo alrededor de 5.000 comentarios, muchos de los cuales siguieron un modelo estándar, de acuerdo con Carter.

"En ambos países hubo grupos anti-transgénicos que hicieron una campaña: “haga clic aquí para enviar su comentario a APHIS”. La gente hacía clic en un botón y lo enviaba”.

Carter dijo no estar preocupado acerca de la campaña contra los productos genéticamente modificados. Según el presidente de la empresa, la ciencia habla por sí sola y el proceso de reglamentación confirmará la seguridad del producto.

“Esta manzana es realmente increíble. Va a venderse sola. Tenemos personas que quieren plantar. Tenemos gente que está esperando la licencia. Hay un gran interés. Creo que la preocupación más grande ahora es tener suficientes árboles".

Carter describe las manzanas como cualquier otra en términos de sabor, textura y apariencia. La diferencia está en que el equipo de desarrollo ha “apagado” la enzima que normalmente causaría que la manzana cambie de color.

"Es exactamente igual a su padre, no puedes distinguirla de su padre. Una Arctic Golden se parece a una Golden Delicious. Una Arctic Granny se parece a una Granny”.

Como parte del debate sobre el producto, la similitud entre las manzanas Arctic y sus contra partes no modificadas genéticamente ha llevado a la pregunta: ¿podrán los consumidores interesados ser capaces de distinguir el producto?

Según Carter, su compañía apoya la transparencia, pero es cauteloso en apoyar el etiquetado obligatorio.

"Creo que van a venir con una etiqueta. Dirán 'Arctic Golden' o 'Arctic Granny' y tienen la marca Arctic en ella. Con todos los medios que tenemos, hay un entendimiento que el término Arctic se refiere a una manzana que es producto de la tecnología del ADN. Nuestra página web habla de la ingeniería genética. No ocultamos el hecho que estamos manejando genéticamente estas manzanas", señaló.

Carter añadió que los esfuerzos de marketing promoverán la educación sobre el producto, con anuncios en las tiendas y degustaciones para introducir la marca a los consumidores.

En cuanto a etiquetado obligatorio de producto genéticamente modificado, Carter indicó que este tipo de iniciativas pasar por encima de la línea.

"Nosotros como empresa no apoyamos el etiquetado obligatorio porque sentimos que básicamente socava el proceso de reglamentación. Hemos pasado por un proceso muy riguroso por tres años y el resultado de ello es que está considerada tan segura como cualquier otra manzana. Por último ellos esperan que tú pongas una etiqueta en el producto como una táctica de intimidación contra los transgénicos", dijo.

Comercialización en fresco y más allá

Una vez que las manzanas hayan llegado al mercado, Carter dijo que la prioridad es la categoría de la fruta recién cortada.

“El objetivo principal es contar con una manzana que se puede utilizar en rebanadas frescas y que no sea necesario un tratamiento anti-oxidante. Los anti-oxidantes son caros, tiene un efecto en el sabor y es muy reactivo. Tienes que ser cuidadoso en con cómo los usas”, dijo.

"Una manzana Arctic es una manzana que sólo necesitará un anti-fúngico y un lavado bacteriano, para luego colocarla en una bolsa y en el cuarto frío y va a durar 15 días o más. Eso va a cambiar muchas cosas en la industria de la fruta recién cortada. Cambia el costo de entrar en ese negocio. Cambia la calidad del producto. Cambia el nivel de precio del producto".

Más allá del corte en fresco, Carter prevé un lugar para las manzanas Arctic en el sector de los restaurantes y la posibilidad que las rodajas de la fruta sustituyan a la manzana tradicional en la cesta de alimentos.

"Muy pocas manzanas se utilizan en el servicio de alimentos. Debido a la oxidación, la industria del food service no las puede usar”.

En el caso de los minoristas, Carter ve la posibilidad de reducir el desperdicio de alimentos, evitando que las manzanas visualmente poco atractivas terminan en el tarro de la basura.

"Los consumidores compran con sus ojos y una manzana que tenga un pequeño hematoma se quedará ahí. Ellos van a tomar las que no tienen moretones. En definitiva, el vendedor va a tener que descontar y al final les cuesta dinero ", dijo.

Sin embargo, Carter explicó que por el momento estas posibilidades aún están lejanas. La fruta aún necesita obtener la aprobación para ser comercializada en EE.UU, una que Carter espera comience a ser vendida en pequeñas cantidades en 2015.

www.portalfruticola.com

Comentarios
3 Comentarios

Deja un comentario

  1. gastonrene dice:

    las manzanas genéricamente modificadas son como todo transferencia ,que en el futuro tendremos un desorden genetico de proporciones difícil de poder controlar ,por ser un resultado que aun no se perciben

  2. Juan Carlos Ortùzar Silva dice:

    No creo en la anti natura. Seguro que nuestro organismo està preparado para lo racional, del punto de vista genètico y alimentario.
    Yà han comprovado que los maìces OGMs son muy tòxicos para los seres humanos y animales.
    Porquè en las manzanas serìa distinto?

  3. Pedro Mondaca dice:

    El señor se auto convence porque es su negocio, sin embargo es una pena que los transgénicos se impongan a pesar del rechazo de la gente.. Le quita toda la magia a nuestra noble labor de alimentar al mundo como agrónomos. Se perdió el norte de trabajar con la naturaleza por la obsesión de manipularla.