Costa Rica: Agroexportadores presentan graves síntomas de decadencia -

Costa Rica: Agroexportadores presentan graves síntomas de decadencia

Golpeados por el clima, la lenta modernización, la falta de incentivos locales y la creciente competencia internacional, los sectores agroexportadores presentan graves síntomas de debilitamiento.

Los problemas son visibles. El valor de las exportaciones de melón, flores, follajes, plantas ornamentales y chayote bajó a niveles de hace cinco años, y se acabó la venta al exterior de minivegetales.

Mientras, las raíces y tubérculos sobreviven con grandes altibajos, como la yuca, que aún mantiene más del 90% del mercado para esa raíz, en Estados Unidos.

Dos estudios advirtieron de la situación, tiempo atrás. Uno hecho por holandeses, publicado por La Nación, en marzo del 2008, donde se indicó que el sector estaba en su fase de madurez, pero al borde de su fase de decadencia.

Otro realizado por los ingenieros Alfredo Durán y Dennis Mora, y la experta en estadística María Isabel González, del Programa de Vinculación a la Exportación de la Universidad de Costa Rica, publicado por el semanario El Financiero, el 28 de setiembre del 2009.

En el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), sostienen que los problemas corresponden a casos puntuales.

Éxito y problemas. El modelo agroexportador se estableció en los años 80 y se impulsó con el incentivo de los Certificados de Abono Tributario (CAT), que permitía deducir de impuestos un porcentaje del valor exportado.

Cumplió su objetivo de diversificar las exportaciones, generar empleo rural y crear empresas. La competencia externa era escasa: Costa Rica era prácticamente el único exportador de yuca, chayotes, plantas, melones y piñas.

Sin embargo, en 1999 se terminaron los CAT y algunos países entraban tímidamente en el modelo de exportaciones. Ante la débil competencia, los sectores se preocuparon poco por invertir en modernización, cambio de variedades y, en general, en mejorar la producción y productividad, según la UCR.

Paralelamente, los gobiernos nunca le exigieron al sector reinvertir en sus plantaciones lo que recibían mediante los CAT.

Varios mitos que afectaron la salud económica de las plantaciones persisten hoy día, según los especialistas de la UCR. Por ejemplo, considerar que un 20% de rechazo de la producción en plantaciones fruteras es algo normal, o que una planta de melón debe producir solo una fruta y no tres o cuatro.

Los errores también se repitieron en el ámbito crediticio. Hubo muchos préstamos, pero destinado a infraestructura (plantas de empaque, maquinaria y otros) y nunca dirigido a mejorar la productividad o cambiar de actividad.

Ahora, ante la competencia de otros países con menores costos, los agroexportadores tienen poca capacidad de respuesta.

Fuente: Nación