Chile: ProChile se reestructura, cierra oficina en Atlanta y abre dos en China - PortalFruticola.com

Chile: ProChile se reestructura, cierra oficina en Atlanta y abre dos en China

Chile
Chile: ProChile se reestructura, cierra oficina en Atlanta y abre dos en China

El diagnóstico es que en esa ciudad estadounidense existen empresas chilenas que ya conocen bien el mercado local.  

En plena reestructuración, la Dirección de Promoción de Exportaciones, ProChile, que dirige Félix de Vicente, redujo de quince a cinco el número de departamentos o subdirecciones. Sin recortes de personal y manteniendo los recursos presupuestados, la institución apuesta por introducir un mayor acento en temas como servicios, el turismo y la inversión.

La red de Prochile en el mundo consta de 59 oficinas, de las cuales seis están en Estados Unidos (Miami, Atlanta, Washington, Nueva York, Chicago y Los Angeles) y sólo una en China (Shanghai).

"Aproximadamente un 28% de nuestras exportaciones van a Estados Unidos y un 35% van a China. Estamos abriendo una oficina comercial en Beijing, y en septiembre se estaría abriendo un consulado en Cantón, donde vamos a abrir otra oficina comercial", dice De Vicente.

Pero para mantener el presupuesto en balance, la apertura de la nueva oficina en China se hará a expensas del cierre de la que existe hoy en Atlanta. El diagnóstico de ProChile es que en esa ciudad existen empresas chilenas grandes (Arauco, Agrosuper) que ya conocen bien el mercado local.

"Estados Unidos y Europa son mercados que conocemos y comprendemos, pero Asia es un mundo distinto, con otra cultura e idioma, y tenemos que asistir a quienes quieran ir a esos mercados", agrega De Vicente.

Más servicios

No es en vano que después del terremoto que afectó al país en febrero pasado, ProChile haya desarrollado una campaña de medios alrededor del mundo promover servicios de arquitectura e ingeniería.

Esto es parte del nuevo enfoque, porque uno de los objetivos más ambiciosos de esta entidad es promover la exportación de una mayor cantidad de servicios, de modo de acercarse a los estándares de las naciones más adelantadas en estas materias.

El 76% de las exportaciones de Francia, por ejemplo, son servicios, mientras que Chile no llega al 12%.

El país exporta del orden de US$ 1.000 millones en servicios de software, y la idea de la autoridad es consolidar una industria que, de aquí a cinco años, exporte US$ 5.000 millones en software.

Dentro de este plan estratégico, el tema tributario resultará clave. Si alguien exporta US$ 100 en servicios profesionales, el Fisco retiene el IVA, y a eso hay que sumarle la retención del impuesto en el país donde vendió el servicio. Al final recibe 52% de lo que vendió.

Otro de los temas que De Vicente decidió abordar cuando llegó a ProChile es el turismo, para lo cual trabajará en forma coordinada con Sernatur, incorporando la promocion en las ferias y eventos internacionales. Además, participará en la promoción de inversiones.

"Tenemos una red de 59 oficinas. Conversé con el vicepresidente de Corfo, Hernán Cheyre, y estamos trabajando muy alineados", dice.

En febrero vendrán a Chile 60 agregados comerciales y asistentes de ProChile en el mundo, y la idea es capacitarlos para los nuevos desafios. De los cinco días que durará el evento, se dedicará uno a turismo y otro a inversión.

ProChile también se preocupará de las inversiones chilenas en el exterior, y los agregados comerciales también entregarían apoyo en esta área. Según De Vicente, no es necesario incrementar el presupuesto, menos ahora que hay políticas restrictivas.

''Asia es un mundo distinto, con otra cultura e idioma, y tenemos que asistir a quienes quieran ir a esos mercados".

Féliz de Vicente, Director de ProChile: Corfo traspasa control de marcas sectoriales

El presupuesto de ProChile en 2010 ronda los US$ 48 millones, de los cuales US$ 18 millones van directo a la promoción de exportaciones. A partir del próximo año, estos recursos se verán incrementados en US$ 9 millones con el retorno de las marcas sectoriales a la institución.

Se trata de marcas de Chile en el exterior para grupos que sean representativos de industrias del mercado chileno. El tema ha estado en manos de Corfo, pero las autoridades de ambas instituciones resolvieron que vuelva a ProChile.

"Vamos a tratar de sacar una marca Patagonia de Chile y lo estamos viendo con encargados de turismo de Aysén. También queremos promover una marca sectorial Chilean Sea Food, para lo cual hay que ordenar a los productores del sector salmonero y pesquero", cuenta De Vicente.

Otra de las marcas en perspectiva es Chile Nuts. La industria de frutos secos, que antes exportaba US$ 3 millones, este año estaría llegando a US$ 9 millones y de aquí a cuatro años los productores quieren exportar US$ 100 millones.

La industria de la semilla también está en la lista. Las exportaciones hoy suman unos US$ 300 millones. La cinematografía es un ámbito al cual ProChile le asigna gran relevancia. Una de las marcas sectoriales es Cinema Chile, con la cual ya se ha hecho promoción en Cannes con películas nacionales.

Tareas: huellas de carbono, comida halal y kosher

Pero una de las principales tareas que tiene ProChile es desarrollar un sistema de certificación de sustentabilidad. Ahora el valor agregado está en que el sistema de producción y exportación de los productos sea lo menos contaminante posible, que la comida cumpla los requisitos "halal" en el caso de las comunidades musulmanas, o "kosher" para los judíos.

Por lo pronto, ProChile se enfocará en apoyar al gremio del vino que ya tiene un modelo para empezar a certificar la sustentabilidad de sus productos. También buscará otros modelos en el exterior para llevarlos a una aplicación práctica en la industria local de la madera, mariscos, salmón y frutas. Al menos este año espera tener definido un modelo de certificación.

Cerca del 20% de las exportaciones chilenas tienen Europa como destino y el 40% corresponde a consumidores que estarían dispuestos a pagar más o a cambiarse a un producto que sea libre de carbono, según un estudio del instituto de Naciones Unidas de Desarrollo del Medio Ambiente.

Por su lejanía, el uso de los fletes afecta a Chile para efectos de la huella de carbono, pero, dice De Vicente, Chile es uno de los grandes productores de bonos de carbono y puede salir a venderlos al mercado.

Fuente: El Mercurio

Portal Fruticola

Suscríbete a nuestro Newsletter