Estados Unidos busca terminar con malas prácticas en etiquetado de aceite de oliva -

Estados Unidos busca terminar con malas prácticas en etiquetado de aceite de oliva

De acuerdo a miembros de la industria, la ausencia de normas federales que controlen el rotulado del producto provocó que varios aceites adulterados, de baja calidad e incluso peligrosos fueran vendidos como “extra virgen”.

Tras quejas de consumidores y productores sobre la calidad de algunos aceites de oliva vendidos en supermercados, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) incluirá nuevas normas para garantizar que los productos que dicen ser "cien por ciento extra virgen" cumplan con ello.

 

La regulación del USDA establece parámetros químicos de frescura y pureza para el producto, a través de una medición de los niveles de ácidos grasos y la absorción de la luz ultravioleta, además de catas comentadas por un panel de expertos.

La nueva normativa es de carácter voluntario. Las empresas pueden incluir el sello de aprobación federal en el etiquetado como una forma de garantizar sus productos. No se descarta que éste pueda llegar a ser solicitado por los retailers.

"Las normas son un buen comienzo, pero su cumplimiento es importante ", afirmó Paul Vossen, asesor agrícola de la Universidad de California, a Los Angeles Times. De acuerdo con lo informado, hace un tiempo que algunos productores están vendiendo aceites adulterados, lo que hace que su valor sea más barato.

El Consejo de Aceite Internacional en Madrid afirma que el aceite de oliva "extra virgen" es esencialmente aceite procesado en frío que tiene niveles más altos de grasas sanas y antioxidantes, además de contar con niveles de acidez relativamente baja (0.8 gramos por cada 100 gramos o menos), estándares en los que se basa el USDA.

La desinformación no es la única preocupación para los productores, ya que los aceites de baja calidad o adulterados son más baratos de producir y vender, lo que se ha convertido en un problema significativo .

"A muchas de las tiendas no les importa lo que hay en las botellas, sino que diga ‘extra virgen’", afirmó Antoinette Addison, productora artesanal, y añadió que una botella de 375cc de su aceite extra virgen Organic Estate Blend se vende a US16.95 dólares, mientras que otro producto similar puede ser vendido por US$ 9.99 o menos.

Un representante de la Administración de Alimentos y Drogas (FDA), agencia que supervisa el etiquetado de los alimentos, afirmó que actualmente no se hacen pruebas periódicas a los aceites de oliva y que los estudios sobre adulteración se basan en denuncias de terceros.

"Hemos solicitado a la FDA crear un estándar de identidad, pero nunca accedió a la petición”, aseguró Bob Bauer, Presidente de North American Olive Oil. Sin embargo, explicó que la mayoría de los aceites de oliva comercializados cumplen con los estándares. De acuerdo con una prueba de la asociación realizada a 300 productos, sólo un 4 por ciento había sido adulterado o mal etiquetado.

De acuerdo con datos del sector, los consumidores gastan anualmente unos US$720 millones dólares por el producto y la mayor parte del aceite que se consume se importa de países como España, Italia, Grecia y Portugal.

El Estado de California domina la producción nacional y durante la temporada 2009-10 produjo 850 mil galones de aceite de oliva, con un valor estimado de US$ 17 millones.

Fotografía: Los Angeles Times

Fuente: Portal Frutícola

9.julio.2010 – Portal Frutícola