Chile: Oscar Guillermo Garretón, presidente de Fundación Chile: “El desafío alimentario para 2015 es aumentar la productividad mundial” -

Chile: Oscar Guillermo Garretón, presidente de Fundación Chile: “El desafío alimentario para 2015 es aumentar la productividad mundial”

Durante su reciente clase magistral en México explicó que mil 700 millones de habitantes superarán los US$ 5 mil anuales de ingreso per cápita, lo cual significa que aumentará la  demanda por alimentos y que la mayor productividad en la agricultura mundial es urgente e indispensable.

Uno de los factores tendientes a fortalecer la agricultura es innovar para producir con mayor eficiencia y nuestro desafío es responder a las demandas globales, cambiando en forma permanente, tal como el mundo cambia. Así lo señaló Oscar Guillermo Garretón, presidente de Fundación Chile, al dictar una conferencia magistral sobre Desarrollo Agropecuario, en el marco del segundo foro de reflexión “Compromiso por México”, donde en el curso de tres días además intervinieron, entre otros, J Sachs, P Krugman, C. Gaviria y comentaron dirigentes empresariales, gremiales y políticos mexicanos.

“El desafío de innovar para producir con mayor eficiencia constituye un factor de alta relevancia porque se relaciona con múltiples elementos y algunos muy difíciles. Esto tiene que ver con el trabajo conjunto entre las grandes y pequeñas empresas, también  tiene que ver con los tamaños de las producciones óptimas o mínimas”, señaló haciendo así referencia al debate mexicano sobre la propiedad ejidal (minifundista) que cubre parte importante de la superficie agrícola.

Oscar Guillermo Garretón, presidente de Fundación Chile.

Explicó que para el año 2015, mil 700 millones de habitantes van a superar los US$ 5 mil anuales de ingreso per cápita en el mundo, “lo que significa que mil 700 millones de seres humanos van a comenzar a comer”. Esto genera una mayor demanda, “y esto es un gran desafío porque en el fondo hay que alimentar a una mayor cantidad de  personas, evitando que la situación se traduzca en un alza de precios por la incapacidad de producir más. Entonces la demanda de mayor productividad en la agricultura mundial es urgente e indispensable”.

En este sentido agregó que “los desafíos internacionales y de nuestra agricultura son enormes. El mensaje es que no tengamos susto al cambio porque la verdad es que quien no cambia hoy en día en este mundo, retrocede”.

Durante su ponencia, denominada “El desafío alimentario: una mirada desde el sur”, explicó que innovar significa transformar la realidad hacia lo que los mercados exigen. “Pensar que la agricultura es sólo la tierra en el campo es un error, la agricultura es algo que parte y termina en un cliente, que compra lo que quiere comprar y en lo cual la tierra es el origen indispensable, pero no es lo único. Y cuando uno descuida los otros eslabones de la cadena, es muy probable que va a tener serias dificultades”, agregó. Asimismo, indicó que los productores del sector agropecuario deben responder a las necesidades de los consumidores.   

Al respecto, en sutil referencia a la discusión local sobre subsidios agrícolas para asegurar el autoabasteciento, manifestó que “si somos una economía abierta, eso exige especializarnos en lo que hacemos mejor y proveernos de aquello que otros hacen mejor”, porque en un esquema globalizado “quien no tiene esta lógica de hacer bien y aprender a hacer mejor las cosas, no tiene ninguna posibilidad de competir porque el mundo será cada vez más amplio y abierto. Vender la autosubsistencia es algo que no tendrá sentido”.

En este contexto, añadió que una mayor productividad en la agricultura mundial es una demanda urgente e indispensable, a la cual ningún país debe permanecer ajeno. De igual forma, mencionó que la innovación y el cambio tecnológico no es algo de las tecnologías de la información o de ciertos sectores de la aeronáutica, sino que es una demanda de la agricultura referencia que fue la más destacada por los medios de comunicación presentes en el evento.

Según el titular de Fundación Chile, hay dos desafíos nuevos que actualmente enfrenta el sector agrícola a nivel mundial. Uno de ellos es la Huella de Carbono, emisiones de dióxido de carbono durante el proceso de producción y que en algunos lugares ya se exige que se exhiba al momento de la comercialización. El segundo es la Huella del Agua, cantidad de agua que se emplea en la producción y que también muestra una tendencia a garantizar un buen uso de ese recurso cada vez más escaso.

“Incluso –dijo- Wal-Mart exige que todos los productos que están en su estantería  tengan su Huella de Carbono, o sea, cuánta emisión de CO2 significó ese producto, desde que se plantó, desde el tractor con el diésel, lo que emitió allí hasta el avión, el camión o el barco en que llegó al lugar de destino. Si le exijen eso a los productos americanos sería una ingenuidad pensar que no nos van a exigir eso a nosotros, aunque tengamos menos emisiones que ellos. Y el desafío es responder a esas demandas globales forma parte del desafío de toda nuestra agricultura”.

Finalmente, aseguró que “también estamos trabajando en la Huella del Agua, para lo cual partimos con el caso de una viña chilena, la primera en el mundo que midió su Huella Hídrica.

La intervención del Presidente de Fundación Chile fue transmitida en directo por TV Cable a todo México.

Durante la estadía, el Gobernador del Estado de México don Enrique Peña Nieto manifestó su interés en reactivar el proyecto de crear una Fundacion con roles similares a las de Fundación Chile. 

Fuente: Fundación Chile

31.mayo.2010 - Portal Frutícola