Chile: Temporada de uva finaliza sin excedentes por factores climáticos y efectos del terremoto -

Chile: Temporada de uva finaliza sin excedentes por factores climáticos y efectos del terremoto

A diferencia de otros años, el precio del kilo del fruto estuvo al alza, ello a raíz de la alta demanda existente en el país y por una menor producción.
 
Todos los años la industria pisquera termina con alrededor de unos 100 millones de kilos de fruta como excedente, es decir, parte de la cosecha que no es usada para la elaboración de pisco o mostos, entre otros productos. La mala noticia para los agricultores es que por esta uva se paga alrededor de la mitad del precio normal, razón por la cual es un desafío constante para los actores de esta industria la búsqueda de nuevos destinos o usos. La novedad en esta temporada de cosechas que está finalizando es que no se registraron excedentes, lo cual tiene su explicación en diversos motivos, pero principalmente a causa de los cambios climáticos que han afectado a esta zona, como también a los impactos del terremoto del 27 de febrero.

Pelayo Alonso, presidente de la Asociación de Productores de Pisco, precisa que "esta pasada de la naturaleza significa que hoy día hay una alta presión por comprar uva, de hecho se ha reflejado en mayores precios", ubicándose en torno a los valores que pagan las cooperativas.

Alonso destaca que el principal factor que ha llevado a la inexistencia de excedentes ha sido el climático, fenómeno que ha hecho que las parras hayan sido menos productivas y que también se ha dado en Argentina, país que por esta razón ha demandado un gran volumen de vino a granel chileno. Esto, sumado a la compra de fruta por parte de las viñas de otras regiones cuyas instalaciones y cultivos fueron dañados por la tragedia en el sur, se ha traducido en un aumento de la demanda en todo el país.

Roberto Salinas, presidente de PiscoSpirits, entidad creada para aumentar la competitividad de la industria pisquera, confirmó justamente esta última situación. "Hoy hay una alta demanda por uva pisquera por parte de las viñas del sur producto del terremoto y de la pérdida de stock que sufrieron", indicó.

El ejecutivo, quien también es gerente general de Capel, añade que otro factor que ha sido significante es "el reconocimiento que el mercado hace de la alta calidad de las uvas producidas en la Tercera y Cuarta regiones, en especial de las pisqueras, las cuales por mucho tiempo fueron miradas como de segunda categoría y que ahora son vistas con el respeto que se merecen". En conclusión, Salinas sostiene que "hoy día no hay ningún sobrante de uva".

La producción de uva pisquera entre la Tercera y Cuarta regiones sumaría este año unos 210 millones de kilos, de este volumen unos 130 millones serían destinados a pisco, otros 40 millones a la elaboración de mostos y el saldo restante a vinos.

Clima

Edgardo González, encargado del Centro Regional de Información Agrometeorológica, expresa que la principal razón en términos climáticos que explicaría la menor producción de uva está en "la menor disposición de recurso hídrico", lo cual causó "mucho aborto en el proceso de floración y, por tanto, menor cantidad de fruta y de kilos". En cuanto a heladas, el experto descartó que esto haya sido relevante, ya que las temperaturas del invierno o de la primavera pasada no fueron tan bajas como para provocar daños.

Fuente: Diario El Día

25.mayo.2010 - Portal Fruticola