Ecuador da los primeros pasos en la exportación de palta fresca

30 Junio 2017

Cuando hablamos de los países exportadores de palta (aguacate) en Sudamérica se nos viene Chile y Perú inmediatamente a la mente, y pensamos en el desarrollo que ha tenido los últimos años Colombia con la articulación desde el Gobierno por introducir el cultivo de manera expansiva en sus campos. Pero seamos honestos, en Ecuador, no pensamos…

Este escenario podría cambiar en los próximos años, no sólo por la alta demanda del “oro verde” en los mercados internacionales, sino por la razón natural de que Ecuador es poseedor de las mismas ventajas climáticas y de disponibilidad de tierras que Perú y Colombia.

En Portalfruticola.com quisimos saber más sobre la evolución que ha tenido la industria de las paltas en el país tradicionalmente bananero y de paso, cuáles son las razones por las que les ha tomado tanto tiempo “subirse” a la locura de la paltamanía.

Jorge Altuna, presidente de Corpoaguacate, dijo que si bien las primeras plantaciones de la variedad Hass se habían establecido en el país entre el 2002 y 2005, no fue hasta el año 2012 en que los productores comenzaron a ver el potencial exportador del cultivo.

“La verdad es que nosotros siempre hemos cultivado paltas en Ecuador, pero la variedad Fuerte”, señala, que es una situación bastante similar a lo que sucedió con Colombia.

“En 2012 se estableció la primera planta de aceites en Ecuador, justamente para aprovechar el potencial de las paltas Hass y Fuerte, y de hecho esta planta ha recibido dos premios internacionales por la calidad del aceite de palta”.

Y es que según explica Altuna, las paltas – o aguacates como es llamada la fruta localmente – han sido utilizadas principalmente como suministro para la industria, tanto de aceites, como de pulpa, la que es exportada a EE.UU. 

“Somos un país que recién está aprendiendo a conocer los beneficios del aguacate Hass. Es un cambio cultural porque la mayoría de los ecuatorianos nos criamos con el aguacate Fuerte, y nos ha costado un poco”.

“Hasta hace un par de años atrás era muy difícil ver en una cadena de supermercados el aguacate Hass, lo conocían como el aguacate negro o el podrido, ese era el concepto, pero ahora ya se está dando esa tendencia donde el aguacate Hass inclusive está viendo precios superiores al Fuerte”.

El desafío de la incorporación de Hass en los campos

Altuna comenta que no sólo a nivel de consumidor ha costado que el aguacate Hass sea aceptado, esto también pasa en el campo, donde los productores han sido reticentes a incorporar la variedad.

“Ahora que ya empezamos a exportar, que la gente está viendo los precios que se manejan afuera, están mostrando más interés en la variedad”.

“Nosotros como país aún no hemos logrado tener el despunte que deberíamos tener en la producción del aguacate Hass, creo que es por desconocimiento y porque, al ser vecinos de Colombia, donde demandan mucho aguacate Fuerte, la gente tiende a sembrar más Fuerte que Hass”.

Sin embargo, el presidente de Corpoaguacate dice que los productores, al ver los beneficios que está trayendo el aguacate Hass, se han ido incorporando – a un paso lento – a esta variedad.

“Tenemos nuevas plantaciones con 2 a 4 años que están entrando recién en producción. Hay muy pocos huertos que tienen 10 o 12 años, por lo que aún no tenemos el volumen necesario”.

Altuna dice que actualmente existen entre 5.000 a 6.000 hectáreas de variedades verdes y sólo cerca 1.000 concentradas en Hass, de las que, la mayoría, son plantaciones jóvenes que aún no llegan a su productividad máxima.

“En Ecuador tenemos una posibilidad de más de 30.000 hectáreas que podríamos sembrar con aguacates”.

Además del desconocimiento, Altuna dice que el mercado interno es muy fuerte, lo que genera que los productores no encuentren muy atractivo el exportar. Los precios en el mercado local son altos, y eso hace que los productores pierdan el interés de invertir en mejores manejos en los huertos, prefiriendo enfocarse en lo que han hecho durante años.

“Por poner un ejemplo, el precio al productor por el kilo de aguacate de exportación es de US$1,50 aproximadamente, y el precio de compra por parte de las fábricas locales es de US$ 1,10 – 1,15, lo que no es mucho margen y eso ha sido el freno para incentivar el interés para exportar”.

También agrega que la productividad es de 8 a 10 toneladas por hectárea, y que ese también es un desafío… mejorar la producción.

Holanda, Francia y Hong Kong son los primeros en recibir el Hass ecuatoriano

La gran expansión territorial del aguacate aún no ha explotado, por lo que aún hay poca fruta disponible y la calidad intermitente, lo que no había permitido que la fruta pudiera exportarse en fresco con la continuidad necesaria que piden los mercados internacionales.

Además, Altuna comenta que en el país aún no existe una asociatividad como industria sólida que permita reunir la información de plantaciones y producciones de aguacate Hass que hay en todo el país, pero Corpoaguacate está en esa misión y ya cuenta con 25 socios con los que están articulando el trabajo.

Junto a ellos, la organización gremial logró – después de algunos intentos en años anteriores – realizar la primera exportación constante esta temporada, que va desde enero hasta mediados de julio aproximadamente”

“Hemos logrado enviar 50 ton de aguacate Hass a Francia y Hong Kong vía aérea este año entre enero y abril, y además, de finales de abril a mediados de julio, hemos estado enviando semanalmente fruta a Holanda, donde estimamos que serán 300 ton”.

“Hemos tenido muy buenos comentarios del cliente, les ha gustado mucho y piden más fruta, pero lastimosamente no hemos podido llegar a cumplir todavía las exigencias internacionales de volumen, nos piden enviar dos contenedores semanales, pero aún no alcanzamos a llegar a eso”.

Altuna agrega que para esta temporada se estima que habrá una producción de 1.000 ton en Hass, tomando en cuenta que la mayoría de las nuevas plantaciones aún no están en producción, pero dice que el futuro es auspicioso, y que proyectan en 5 años incrementar significativamente esta cifra.

“Tenemos la ventaja de poder producir casi todo el año, en diferentes zonas y algunas de ellas con gran incidencia de radiación solar, dentro de la misma zona hay variaciones de temperaturas entre el día y la noche, que te permite que la planta esté en floración todo el tiempo. Además, tenemos cultivos desde los 0 a los 2.000 metros de altura sobre el mar”.

Altuna dice que hay una zona en particular con muy buena condición para el crecimiento, la Península de Santa Elena, cerca de la frontera con Perú.

“Nuestra misión ahora es invertir en plantas de clasificación y masificar el cultivo. Creo que en la Península de Santa Elena se vendrá un boom del cultivo pronto y esperamos que se realicen muchas inversiones en la zona”.

www.portalfruticola.com

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.
También podría interesarte
Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario