Ficha técnica descriptiva de pudrición radical y del cuello en nogal (Phytophthora). Prevención y control

14 Diciembre 2016

Ficha técnica descriptiva (galería de fotos al final de la nota)

La pudrición radicular y del cuello es la principal enfermedad de los nogales en Chile, siendo los organismos causales un conjunto de especies de hongos pertenecientes al género Phytophthora. Sintomatología El síntoma más característico se presenta a nivel del tronco, bajo la superficie del suelo, donde se observan cancros formados por tejidos descompuestos de color marrón intenso y de consistencia húmeda que comprometen el cuello y la corona. Los árboles enfermos decaen en crecimiento, el follaje se torna más pálido y presenta una amarillez anticipada.

Condiciones predisponentes

La pudrición del cuello se ve favorecida por el exceso de humedad en la base del tronco. Al ser un habitante del suelo persistente, puede mantenerse por largos períodos incluso en ausencia de plantas huéspedes. La dispersión intrapredial ocurre en otoño cuando el terreno está húmedo y la temperatura fría y la dispersión extrapredial ocurre a través del agua de riego o suelo transportado por herramientas de cultivo y la comercialización de plantas infectadas de vivero.

Medidas preventivas

Se debe evitar los factores que favorezcan el desarrollo de la enfermedad.

  • Evitar que el agua de riego toque directamente la base del tronco o la corona de los árboles.
  • Establecer el huerto sobre suelos sin napas freáticas superficiales. Evitar terrenos donde exista acumulación de agua superficial.
  • Plantar en camellones o platabandas con el objetivo de mejorar el drenaje.
  • El injerto no debe quedar en contacto con el suelo.
  • Evitar plantar en suelos de textura arcillosa.
  • Manejar adecuadamente el sistema de riego.
  • Controlar la humedad excesiva del suelo.
  • Evitar anegamientos.
  • Controlar malezas alrededor del tronco ya que éstas mantienen humedad.
  • No provocar heridas en el tronco y cuello.

Control químico:

Recuerde: El éxito de las aplicaciones depende de la oportunidad en que se efectúe, el producto que utilice y la calidad de la aplicación (equipos regulados y calibrados).

Otras medidas

  • Utilizar patrones resistentes. Los clonales han mostrado ser más susceptibles a la enfermedad.
  • Arrancar los árboles afectados y eliminar de las cercanías del huerto.
  • Evitar replantación.
  • Al observar síntomas incipientes de la enfermedad en un árbol (menor vigor y hojas de color amarillo), se recomienda descalzar el cuello y raíces, de modo que el tejido dañado se seque.

Galería de imágenes

Clara limitación de tejido sano y enfermo.

Cancros en tronco.

Cancros en tronco.

Cancros en el cuello del árbol, con la típica “tinta negra”.

Árboles con cancros en tronco.

Árboles con cancros en tronco.

Árbol joven fuertemente atacado.

Árboles adultos enfermos.

Fuente: INIA Chile

www.portalfruticola.com

También podría interesarte
Comentarios