Manual de producción: el cultivo del cerezo. Libro completo

13 Diciembre 2016

El cultivo del cerezo

La necesidad de conocer el comportamiento de los árboles frutales en diferentes sistemas ecológicos y de cultivo hace indispensable tener información acerca de los eventos fenológicos de las diversas especies.

La fenología estudia las manifestaciones de las diferentes etapas de crecimiento y desarrollo de los organismos vivos y su relación con el medio que los rodea. Esta herramienta proporciona datos sobre el ritmo periódico de los fenómenos biológicos como brotación, floración y fructificación, los cuales dependen de las características propias de la especie y están relacionados estrechamente con el clima local, en particular con la temperatura ambiental. Esta información es vital para el manejo de los huertos y proporciona valiosos antecedentes para la incorporación de una especie determinada, en nuevas ·reas en desarrollo o susceptibles de ser utilizadas para la producción frutícola.

ESTADOS FENOLÓGICOS DEL CEREZO

El cerezo es una especie frutal de clima templado frío que se cosecha temprano en la temporada, por lo que su manejo debe contemplar esta particularidad. Como todas las plantas caducifolias, los procesos de inducción y diferenciación floral se registran en la temporada anterior. Los cambios que marcan la iniciación floral, comienzan con el achatamiento del ápice meristemático de la yema. Ya en este domo se diferencian los distintos órganos de la flor (Lemus, 2005). Existe divergencia entre los autores, sobre el momento cuando comienza este fenómeno, según Thompson (1996) comienza cuatro semanas después de la antesis. Guimond y colaboradores (1998) estudiaron el proceso bajo observación microscópica, indicando que en cultivares como ‘Bing’ se iniciaría entre 90 y 100 días después de plena flor, es decir una a dos semanas después de la cosecha de la fruta. Para nuestras condiciones, no existe información precisa sobre el comienzo de la iniciación floral.

El crecimiento de las yemas vegetativas comienza al final de la floración y, en general, la especie ramifica poco en comparación a otros frutales como el duraznero o damasco. Las flores son simples, hermafroditas, de color blanco, las que se agrupan en corimbos de una a cinco. Estas inflorescencias se forman tanto en yemas florales ubicadas en la base de las maderas de un año o de yemas ubicadas en dardos sobre madera de dos o mas años distinguiéndose dos tipos de organizaciones de yemas florales: yemas aisladas que se encuentran en la base de madera de un año y yemas en dardos en madera de dos o más años constituidos por una yema vegetativa central rodeada por 5 a 9 yemas florales.

El desarrollo del fruto se divide en tres etapas: la primera es básicamente de división celular y comprende desde floración hasta el endurecimiento del carozo o citogénesis del endosperma, periodo muy corto que dura entre 10 a 25 días después de la plena flor (Whiting y Lang, 2004). En la segunda etapa el crecimiento del fruto es escaso, pero se producen cambios en la semilla como el desarrollo del embrión. En la tercera etapa, debido a la elongación celular se produce un gran crecimiento del fruto. Al igual que otros frutales del genero Prunus, el crecimiento del fruto en cerezo sigue un patrón de curva doble sigmoidea, donde el tamaño final del fruto está representado, mayoritariamente, por la sumatoria de los crecimientos de la etapas uno y tres.

El cerezo se ve afectado por inviernos con poca acumulación de frío, por altas temperaturas de primavera y verano, lo que origina problemas en el desarrollo del fruto, por heladas en floración y por granizo, lluvias y neblinas en precosecha y durante el periodo de cosecha. El suelo ideal para el cultivo del cerezo, es el de textura media, buen drenaje y a la vez con buena capacidad de retención de agua y minerales. Debido a esto, antes de considerar la implementación de un huerto, es de vital importancia conocer el comportamiento general de la especie y el particular de cada combinación variedad-portainjerto a utilizar, referido a la situación edafoclimática en la zona a desarrollar el cultivo (Negrón, 2005).

Debido a que es común encontrar en una planta diversos estados fenológicos, coexistiendo al mismo tiempo, se utilizó un criterio de clasificación en todos los módulos y especies estudiadas, considerando la transición del estado fenológico cuando éste se presentaba en la planta en un 50% o más.

Para mayor información

DESCARGAR EL LIBRO COMPLETO

Fuente: INIA Chile

www.portalfruticola.com

También podría interesarte
Comentarios