Chile

Lo que Chile necesita: recambio de variedades de uva de mesa y aumentar oferta como país

La temporada de uva de mesa en Chile ya concluye y según estimaciones entregadas por el experto y asesor internacional de uva de mesa perteneciente a  UVANOVA, Martín Silva, de un total de 66 millones de cajas exportadas en la temporada 2020-2021, el país aumentó cerca de 74 millones en la temporada 2021-2022 que acaba terminar, pudiendo incluso concluir en 75 millones.

  • Temporada 2021-2022: 73.997.138 cajas base 8.2 Kg.
  • Temporada 2020-2021: 65.420.014 cajas base 8.2 Kg.
  • Temporada 2019-2020: 73.950.376 cajas base 8.2 Kg.

Silva fue enfático en señalar que Chile ha vuelto a cifras donde se estaba hace algunos años. Al ver la gráfica siguiente, se ve que la temporada 2010-2011 la oferta chilena se concentraba prácticamente en cinco variedades y actualmente el contexto sigue siendo muy parecido.“El mayor aporte a las exportaciones venía de variedades como Red Globe, Thompson, Crimson, Flame y Sugraone, sin embargo, ya en 2021 se ve como caen las variedades tradicionales y comienza la irrupción de las variedades patentadas”.

Por ejemplo, la Red Global superó a la Thompson que ya venía empezando a bajar, en un minuto llegó a 30 millones de bultos. Flame estaba cubierta por la Thompson, pero la Flame superaba los 15 millones y Crimson estaba consolidada con alrededor de los 20 millones.

La irrupción de nuevas variedades

A lo largo de estos años, las variedades tradicionales muestran una importante caída y ya las patentadas se manifiestan a partir de la temporada 2012-2014 en Chile.

“En la irrupción de las variedades de uva de mesa patentadas, una de las más importante en Chile, es Timco, pero Alison crece muy fuerte, Sweet Celebration anda relativamente plana, pero una Sweet Favors irrumpe fuertemente”, explica Silva.

En esta temporada Red Globe representa un 19,66%, luego Crimson un 14 %, Thompson un 13 %, Timco un 6.8 %, en estas cuatro variedades hay 53,47 % del acumulado. Este es un número relevante y da una cuenta de una concentración de variedades de una fecha similar de cosecha, salvo la Thompson que es un poco anterior.

“Claramente el recambio se ha estado produciendo, pero hay una disminución de la oferta como país, donde hay 31 millones menos de cajas”, dice Silva.

Comparativo entre zonas productoras

En el caso de Timpson está soportada por Sudáfrica y la Alison por California y en Chile también viene fuerte. Perú posee más que Chile esta variedad y los datos muestran que en Sudáfrica esta variedad sigue creciendo.

Sweet Globe con el aporte peruano llegó a 11 millones de cajas, seguirán subiendo y totalizando 17 millones. Thompson recaudó un poco más de 12 millones y  California aportó con 184.000 mil cajas, Chile 9.5 millones, Perú un poco más de un millón y Sudáfrica un millón y medio.

En el comparativo de 4 zonas realizado por Martín Silva: Chile, Perú, California, Sudáfrica, se ve que Red Globe sigue en el tope, esto se explica por las cifras que acumulan Chile y Perú (Ver tabla), en esta temporada 2021-2022, por primera vez Perú supera a Chile. Perú acumuló más de 15 millones de cajas y Chile 14 millones.

En cuanto al comportamiento de otras variedades, Autumn King escalando fuertemente, Celebration un poco plana, Flame cae fuertemente en California como variedad temprana. En superficie Flame es la variedad más importante en California y abre la temporada en el mercado americano, esta uva es rica y sabrosa, lo cual es del gusto del consumidor, además tiene la ventaja de no viajar muy lejos.

Al analizar el comparativo de cajas exportadas en estas zonas (4), entre el 2017- 2018 con la temporada 2021-2022, se puede ver cuáles son las variedades que más han disminuido en este lapso.

En los últimos cuatro años las variedades que han disminuido son: Red Globe ha decrecido en 15.780.980 Kg. La segunda, es la Flame con 13.499.096. La tercera es Crimson, con 13.103.965. La 4.ª es Thompson, con 8.782.913.

¿Qué pasa con Perú?

¿Qué es lo que pasa? “Si miramos nuestro cuadro de oferta lo que más exportamos es Red Globe, Crimson, Thompson. En Chile estamos cargados a variedades que en la oferta mundial van fuertemente a la baja. Las que sí han aumentado son Sweet Globe (blanca), Alison (roja), Autumn King (blanca), Ivory (blanca) muy fuerte en California, Sweet Celebration (roja), Timco, Jack Salute. Esto me entrega confianza de cuáles son las variedades que marcan una tendencia mundial, no necesariamente las mejores y algunas de aquí ya están siendo cuestionadas, es importante tenerlo en cuenta”, dice Martín Silva.

Perú va subiendo día a día, prácticamente a 65 millones y se espera que esta temporada 2021-2022 cierren en más de 70 millones, y en Chile probablemente se llegue a 75. Perú crece en 30,8 millones entre 2017-2018 y 2021-2022. Y en total Chile cae en 15,2 millones de cajas. Silva dice que “casi toda la caída chilena se explica por la Red Globe, no por las Seedless y donde las nuevas variedades reemplazan a Flame y Thompson”.

En el acumulado es de 138 millones si se suma Chile y Perú, este es un gran número de Latinoamérica, aunque no necesariamente coinciden en la misma época. La zona peruana de Piura es más temprana y no afecta tanto a Chile, la que incide más es la zona sur de ese país, que es Ica, por lo cual se está sumando poco producto y llegando al mercado a la misma época.

Chile ha decrecido en Seedless, en 3,8 M, en cambio las Seedless peruanas aumentan en 31,8M. “El problema es que la calidad del paquete seedless de Perú es mayor que el de Chile, nosotros tememos mucha Thompson, Crimson y Sugraone aún. Perú lo único que ha hecho es crecer y eso es importante por el direccionamiento que van teniendo los mercados, los cuales obedecen a las características de las variedades. Las seedless van directamente a EE. UU”, concluyó Silva.

En cuanto a las variedades patentadas por posición. Chile está con alrededor de 44% de patentadas en esta temporada, en la anterior se tenía un 25%. Perú 69% y Sudáfrica 74%.

Agrega Silva que “la oferta chilena se ha desplazado al plantar variedades mayoritariamente de fecha de cosecha como Crimson, ello ha sido en reemplazo de las Perlette, Flame, Superior, Thompson, volumen que algún momento llegó a 40 millones de cajas. Con esto se ha aumentado el volumen de tardías y se ha abandonado el espacio temprano de los mercados y disminuido mucho la oferta en las semanas que van de la 1 a la 8 (enero-febrero), lo que genera una alta concentración al final del verano chileno”.

A la semana seis, alrededor del 15 de febrero, Chile llevaba un 15% de su volumen total, la temporada anterior iba en un 23 y la temporada inmediatamente anterior un 26%.

Hace años atrás, el 50% se exportaba antes del 1 de marzo. Hoy día tenemos alrededor de un 20% saliendo antes del 1 de marzo, o sea, hay un desplazamiento muy fuerte hacia atrás.

“Si miramos a Estados Unidos, un 23% se embarcó temprano. Estamos hablando solamente de Estados Unidos y piensen en la tercera y parte de la IV Región de Chile que mayoritariamente va a Estados Unidos. Luego, en 6 semanas se fue un 58% del volumen total y se insistió con un 19% embarcado post marketing orden”, puntualiza el experto.

Los problemas que aquejan a las exportaciones

Existe una explosión de fruta en un mismo momento, hay problemas de logística y a esto se suman las exigencias de fumigación. ¿Cuál es el problema de la fumigación?, es una técnica muy antigua que está desde los inicios de las exportaciones de Chile a Estados Unidos, producto de la aparición de Lobesia Botrana, la cual no se ha logrado erradicar y esto hizo consolidar la fumigación.

El grave problema de fumigación es que la fruta se calienta a 4,5 grados mínimo para poder aplicar la dosis de 64 gramos por milímetro cúbico de fumigación y se produce que la fruta no necesariamente se enfría y se va caliente a las cámaras de frío, lo cual produce una condensación y se genera una fruta mojada y pegajosa.

La dificultad dice Silva “está en que antes no teníamos en un mismo espacio de ventas, la fruta fumigada y la no fumigada, ahora tenemos la uva peruana al lado de la nuestra, y la fruta peruana está seca, no condesada, no pegajosa, brillante. Hoy se vende así, en esas condiciones”.

En cuanto a los costos, “ en una presentación que hice en 1994, con el dólar a 420 y el costo más o menos era de 9.682 USD$ por hectárea. El 2008 hice el mismo análisis y era alrededor de 16.000 USD por hectárea y ahora la industria se está moviendo entre los 22 y 30 mil USD, sin considerar el costo financiero asociado al capital de operación, esto es solo capital de operación de la temporada. Si tomo 3 mil cajas y recibo un dólar por kilo, más o menos 8 USD por caja, tenemos 24 o 25 mil USD de ingreso, estoy casi empatando, si no tengo más para exportar no tengo negocio”, agrega.

Consejos para la industria

En el marco de Expovid 2022, organizada por Andes New Varieties Administration (A.N.A.®), el experto y asesor de la industria de la uva de mesa chilena y peruana, entregó además algunos consejos para los productores, con el fin de tomar decisiones informadas y oportunas.

“En Chile hay una industria muy atomizada, muy distinto a lo que ocurre en Perú o California. Más parecido a lo que ocurre en Sudáfrica. Pero además, se ha hecho muy popular el exportar de manera directa unas pocas cajas, pero con el problema de tener un poder negociador es muy bajo. Alguien con 100.000 cajas no tiene mucho poder negociador. Este individualismo exacerbado del chileno, propio de la idiosincrasia nos está empezando a pasar la cuenta, no tenemos líderes en el sector.

“Cuando se creó Uvanova fue como un grito desesperado del sector de producción, claramente había una Asoex y Fedefruta a nivel de productores, pero no había una voz a nivel de la producción que dijera en el campo está sucediendo esto o lo otro, en el campo estamos raspando la olla hace rato y no nos está alcanzando. Nos piden análisis de multiresiduos de todos los carteles para poder liberarlos, construcciones de duchas, packing climatizados, frigoríficos y el negocio no va a dar, entonces quién da ese grito no hay nadie", agrega.

Dentro otros aspectos  que la industria de la uva de mesa requiere a criterio de Silva es: información de calidad, transparencia, investigación aplicada, necesidades duales, solución al bromurado y postcosecha, mejoramiento de la logística.

“No se puede tartar a la uva como se le trató esta temporada. Un perecible no puede ser exportado especialmente cuando está al límite. La uva chilena antes de esta temporada total estaba al límite, y si pasamos la raya sencillamente el arriba va a ser un desastre. Hay que darle valor en cada una de las etapas al producto. No puede perder valor desde el huerto hasta el momento en que se la cosecha. El bromurado le da valor o le quita valor, le da valor en cuanto puede ingresar al mercado, pero su calidad cuánto le quita”, puntualiza.

Agrega que los packing no pueden golpear la fruta y debe haber una mayor preocupación por la calidad de las condiciones de la fruta , las instalaciones deben tener climatización o por lo menos control de humedad y temperatura. Los pre fríos no pueden estar a gran distancia, no se puede estar cosechando en Paihuano (IV Región-Chile) y enfriando en Coquimbo” .

Señala que la mano de obra de la industria de la uva y en general de fruticultura requiere más respeto y calidad de vida. Ella es escasa y también sigue aumentando en costo, necesitaestar orientada más a cuidado de la calidad de fruta que al rendimiento. Recomienda arrancar los cuarteles de rentabilidad marginal, antes de que ésta sea negativa, observar cuáles son las variedades que están desapareciendo en el contexto mundial, cuáles son las que se están consumiendo y por cuáles deben ser reemplazadas.

“Todos los chilenos y los asesores amamos la Thompson, pero los calibres medianos no están siendo consumidos, no se entiende una fruta de 16 o 17.5 de calibre, si le sacamos esa porción a la Thompson deja de ser rentable. En definitiva, hay variedades que están desapareciendo en el contexto mundial y deben ser reemplazadas: Thompson, Crimson, Red Global y Superior”, finaliza Martín Silva.

Dentro de las características irrenunciables que deben tener las variedades estas son:

  • Alta fertilidad
  • Manejo simple
  • Raleo fácil y rápido
  • Fácil toma de color
  • Buena postcosecha
  • Alto rendimiento
  • Ser demandada para obtener un precio razonable y no ser castigada.

Silva, al referirse al costo de la jornada (1994 v/s 2008) fue de US$11 a US$26 y en algunos casos ahora está alrededor de US$40, alerta que este incremento sostenido puede dejar a algunos productores fuera del negocio.

En relación a la logística, la crisis actual exacerba el daño y complica la competencia de la uva de mesa chilena, ya que es un perecible que no puede ver destruida su condición como fruta.

Los embarques semanales hasta la semana 6 de la temporada se realizaron sin mayores problemas de espacio a Estados Unidos y con un mercado desabastecido, en general hubo buenos números, pero con mayores costos. Hasta la semana 6, hubo un 15,18 % exportado y 24.38% al 1 de marzo 2022.

 

Más Leídas
El uso de este sitio Web implica la aceptación del aviso legal y política de privacidad de Portal Frutícola. © 2008 - 2022