Agrotecnia

Poda invernal en uva de mesa: Labores y tratamientos

Una correcta labor de poda invernal en uva de mesa, es fundamental para conseguir la producción y el crecimiento adecuado de la planta, lo que sin duda influirá en la calidad final de la uva.

El objetivo es conseguir en nuestro cultivo de uva de mesa un crecimiento proporcional de madera  y frutos y obtener una distribución ideal de la carga en la planta.

En el caso de la uva de mesa ésta poda tiene que estar enfocada siempre hacia la calidad de la uva, ya que requiere más condiciones (sabor, textura, calibre, coloración, etc.) que la uva de vino.

poda invernal en uva de mesa Poda invernal en uva de mesa

La poda de la vid suele realizarse dos veces al año, en invierno y en primavera.

La poda de invierno se suele realizar durante los meses de diciembre y enero, ya que en este momento la planta ha perdido sus hojas y al entrar en reposo la savia desciende hacia el tronco. Su correcta ejecución determinará su producción y calidad en la siguiente temporada.

La poda de invierno se debe realizar durante la etapa de reposo invernal. Si realizamos la poda cuando la planta ha iniciado la brotación, eliminaremos las reservas ya movilizadas por la vid, lo que retarda una nueva brotación y debilita las plantas.

Debemos de tener en cuenta cual es la producción idónea para cada planta, y a partir del análisis de su fertilidad en relación con las yemas y su producción de racimos, delimitar las yemas por cargador que debemos de conservar. Por estos motivos la poda en invierno nunca es igual de un año para otro debido al desarrollo de la vid y las necesidades productivas que tengamos.

poda invernal en uva de mesa

Tipos de manejo de poda invernal en uva de mesa

Esta labor de invierno la podríamos clasificar en dos tipos: poda larga y poda corta, dependiendo sobre todo de la variedad de la vid y su fertilidad.

En variedades que necesitan un número mayor de yemas para alcanzar la producción deseada se utiliza la poda larga, en la que lo ideal es dejar entre  8 y 11 yemas por cargador.

Si por el contrario la parra nos ofrece una gran producción por cada yema, lo ideal es conservar unas 3 o 4 por cargador. Este tipo de poda se denomina  poda corta. Ten en cuenta que cuantos menos frutos le exijas a la planta, más calidad tendrán los mismos.

El historial productivo de la vid, nos irá indicando la poda ideal, ya que si ésta ha tenido una buena producción y la planta se muestra fuerte, bastará con dejar el mismo tipo de yemas y carga que el año anterior.

Es muy importante no realizar la poda de invierno durante las heladas, ya que si las cicatrices producidas se hielan afectaran gravemente a la vid.

Labores posteriores a la poda

Una vez terminada la poda la labor más importante es el sellado de las cicatrices producidas (también denominado pintado de los cortes).

poda invernal en uva de mesa

Ordenar las ramas

Es conveniente eliminar la ramas donde exista mayor densidad o se entrecrucen entre ellas, el fin es conseguir que la vid obtenga una mejor aireación y una exposición a los rayos de sol mas uniforme en todas sus hojas.

Una óptima poda de invierno disminuirá las necesidades durante la poda en verde.

Eliminar las ramas secas

Si bien las ramas secas de la parra no influyen en su producción, es muy importante quitarlas ya que protegeremos a la planta de enfermedades. A la vez que eliminamos estas ramas, debemos de hacer lo mismo con las partes dañadas en la corteza de la vid por el mismo motivo.

A través de la poda de invierno conseguiremos renovar la madera de la planta y que esta quede preparada para la parada vegetativa invernal.

Guiar la planta

A través de los cables guías definiremos el futuro crecimiento y disposición de los cargadores. Evitando que unos crezcan sobre otros y cada uno tenga el espacio necesario para su desarrollo.

Tratamiento recomendado en la poda invernal de uva de mesa

La poda de una parra siempre la va a debilitar, no queda más remedio que aplicar alguna clase de tratamiento. Las heridas a consecuencia de la poda pueden crear enfermedades fúngicas y debilitamiento en la brotación (clorosis), que irremediablemente reducirá su vida útil e naturalmente su producción.

Para evitar o reducir este problema es recomendable pintar con un compuesto a base de cobre, en combinación con micro-elementos con pH ácido, que facilitan la cauterización de la herida, no siendo entonces necesaria la añadidura de sulfato de hierro para esta acidificación.

En cortes muy gruesos se recomienda el uso de productos sellantes o pastas cicatrizantes. Estos tratamientos para después de la poda son realmente muy baratos, por lo que merece la pena no descuidarlo y utilizar los mejores productos que encontremos en el mercado.

Como hemos visto, las labores de poda y los posteriores tratamientos en cultivos de uva de mesa son la principal herramienta para la regulación, gestión y equilibrio de la vid. A través de la poda podemos conseguiremos regular su producción y encontrar el equilibrio perfecto  entre la planta, el suelo y el clima.

Fotos: Agronotips

El contenido de este artículo de nuestra sección de Agronotips fue elaborado por www.fertilizante.info, el cual fue revisado y reeditado por Portalfrutícola.com

Más Leídas
El uso de este sitio Web implica la aceptación del aviso legal y política de privacidad de Portal Frutícola. © 2008 - 2022