Rabobank entrega datos claves sobre las exportaciones sudamericanas de aguacates - PortalFruticola.com

Rabobank entrega datos claves sobre las exportaciones sudamericanas de aguacates

Rabobank entrega datos claves sobre las exportaciones sudamericanas de aguacates

De acuerdo con un informe de Rabobank, Sudamérica se ha convertido en el segundo proveedor de aguacates más importante después de México. Dentro de este subcontinente, vemos tres países en diferentes etapas del ciclo del mercado. Estados Unidos y Europa seguirán siendo los mercados líderes, con un consumo per cápita en aumento.

Exportaciones de América del Sur en aumento

Las exportaciones de aguacate de Sudamérica han ido en aumento desde 2014 y llegarán a más de 700.000 toneladas métricas en el año en curso (ver figura 1). Si esta tendencia continúa, podemos esperar que las exportaciones superen el millón de toneladas métricas en los próximos dos años.



Las exportaciones actuales de aguacates de Sudamérica  muestran tres actores principales: Perú, el líder; Chile, la industria madura; y Colombia como  recién llegado.

De acuerdo Rabobank, Perú  cerrará el presente año con una cifra récord de más de 550.000 toneladas métricas exportadas (hasta noviembre). Chile sufrió una turbulenta temporada 2020/21, con una disminución del 40% en la producción. Esto provocó una caída similar en las exportaciones, pero ayudó a mantener un alto valor. Colombia se sitúa como el el tercer jugador, mostrando cifras de incremento aún mayores que Perú (CAGR del 57% entre 2016 y 2021). También es el único país que produce suministro durante todo el año, complementando el suministro global existente de Perú, Chile y países de Europa.

Estados Unidos se ubica como el mercado de aguacate más grande del mundo, y el crecimiento de la disponibilidad de aguacates depende en gran medida de las importaciones

La relación entre las importaciones y el consumo ha aumentado de alrededor del 37% en 2001 a más del 90% en 2020, según cifras del USDA. En términos de producción, la cosecha de EE.UU. se ha mantenido estable a la baja en los últimos años, ya que la industria nacional se enfrenta a varios desafíos por el lado de la oferta en California. En estas circunstancias, la dependencia estadounidense de las importaciones solo aumentará en el futuro a medida que el consumo continúe expandiéndose.

Los aguacates ocupan un lugar destacado en el crecimiento del consumo per cápita entre las frutas, con una tasa compuesta anual de casi el 8% durante la última década. En 2010, el consumo per cápita de aguacates en los EE. UU.  fue de alrededor de 4 libras, mientras que en 2018 estuvo cerca de 8.5 libras. Siguiendo esta tendencia, el consumo de aguacate podría superar las 11 libras por persona por año para el 2026.

Hace veinte años, la mayoría de las importaciones de aguacate de EE.UU. provenían de Chile, ya que México aún enfrentaba restricciones sanitarias en el mercado estadounidense. Desde que se levantaron las restricciones sanitarias para los aguacates de Michoacán, la principal región productora de México, las exportaciones de este país han dominado el mercado estadounidense (ver figura 2). Por el contrario, las importaciones estadounidenses desde Chile prácticamente han desaparecido, ya que los productores chilenos se centran en otros mercados de exportación, así como en el mercado interno en expansión del país. “En el futuro, veremos a EE. UU. importando más aguacates de Perú y Colombia”, afirmó  Rabobank.



México abastece a los EE. UU. durante todo el año, con envíos estacionalmente más bajos durante el verano en el hemisferio norte, cuando la producción de California alcanza su punto máximo. Estados Unidos también importa de Perú, principalmente de mayo a agosto. La creciente demanda de aguacates va más allá del guacamole y fechas, eventos y días festivos específicos. La popularidad de los aguacates está aumentando durante todo el año, lo que se refleja en  los precios altos fuera del fin de semana del Super Bowl y las celebraciones del Cinco de Mayo (ver figura 3).



La demanda continúa en un mercado europeo saturado

Europa se sitúa como el principal mercado de destino de los tres países sudamericanos. En la última década, hemos visto un crecimiento imparable en la demanda de aguacates, lo que ha llevado a una oferta durante todo el año derivada de al menos 10 países diferentes.

Los países sudamericanos lideran en este mercado, representando el 55% del volumen total en 2019 y 2020. En 2020, las exportaciones de aguacate peruano a Europa aumentaron en un 39%, o 70.000 toneladas métricas, con volúmenes máximos en junio. En 2021, a pesar del aumento del 22% en las exportaciones de aguacate peruano, la oferta se distribuyó mejor entre mayo y agosto, lo que generó mejores precios al por mayor (ver figura 4).



Rabobank proyectó alza en los  volúmenes para las exportaciones de América del Sur y otros países productores, lo que aumentará la competencia y afectará los precios en el período de junio a agosto de 2022.

El atractivo mercado chileno

Chile tiene una larga tradición en la producción de aguacates, que abarca más de 70 años. A finales de los noventa, fuertes campañas de marketing ayudaron a incrementar el consumo interno. Por el momento, alrededor del 40% de los aguacates chilenos permanecen en el país, y el 60% restante se exporta, principalmente a Europa. En los últimos años, el volumen exportado se ha enfrentado a precios mayoristas estables o decrecientes en Europa debido a la competencia  que es cada vez mayor.

El consumo de aguacates de Chile se ubica como  el segundo más alto del mundo después de México, con alrededor de 6 kg por persona. Esto significa, explicó, la entidad “una fuerte demanda durante todo el año, susceptible a precios altos en períodos de baja producción. En 2021, la menor oferta interna y los altos precios abrieron la puerta a los aguacates peruanos que inundaron el mercado (ver Figura 5). Las importaciones de aguacate se duplicaron en 2021, alcanzando un máximo de 71,500 toneladas métricas según ODEPA (ver Figura 6), 94% de Perú y 6% de México”.



Lo anterior, dice Rabobank, crea incertidumbre para el próximo año, cuando la oferta chilena tendrá una cosecha excelente (+ 57%). La creciente competencia en el mercado europeo, con precios estables o decrecientes, podría conducir a un escenario en el que una mayor parte de la producción chilena permanezca en el país. Esto significaría precios estables o incluso más bajos en el mercado chileno en 2022, disminuyendo el incentivo para que los exportadores peruanos se concentren en el país del sur.

Suscríbete a nuestro Newsletter