Crean biofungicida para cítricos y uva de mesa con recursos renovables -

Crean biofungicida para cítricos y uva de mesa con recursos renovables

Investigadores de la Pontificia Universidad Católica de Chile (UC) están desarrollando un biofungicida para uso en cítricos y uva de mesa en poscoesecha. La formulación del producto tiene una solicitud de patente en trámite en Chile desde 2019, a nombre de la UC; en la que los mismos investigadores son los inventores.

La tecnología está hecha a base de un biopolímero y agente fotoactivo con actividad antifúngica, de origen natural; y fue desarrollada en el Laboratorio de Investigación del académico de la Facultad de Química y de Farmacia UC, Dr. Denis Fuentealba.

Fuentealba comentó a PortalFrutícola.com que este biofungicida fue desarrollado como parte de la tesis doctoral de su alumno de doctorado, Luciano Dibona; y contó con la colaboración del Dr. Héctor Váldes y el Dr. Daniel Schwantes de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal de la UC.

Cabe destacar que el proyecto “Biofungicida fotoactivo para su uso en cítricos y uva de mesa en poscosecha”, fue ganador del Concurso Investigadores Jóvenes 2019 de la Fundación Copec-UC y se adjudicó un premio de un monto de 3000 UF (104 mil USD), más asesorías especializadas por un plazo de 2 años.  

Ante esto, Fuentealba explicó que “ahora, en marzo de 2020, iniciamos la fase orientada a llevar a cabo las pruebas a escala semi-piloto del biofungicida en empresas del rubro agrícola en Chile”.

Resultados del biofungicida

Fuentealba aseguró que, durante 2019,  la tecnología fue probada a escala de laboratorio en hongos patógenos de uva de mesa; (botritis cinerea) y cítricos (penicillium digitatum) obteniendo resultados muy promisorios, los cuales permitieron sustentar la patente.

Agregó que “si las pruebas a escala semi-piloto durante este año 2020 muestran resultados favorables en condiciones industriales; continuaremos con el desarrollo de la formulación hasta un nivel donde podamos transferir la tecnología a un socio estratégico que la pueda terminar de desarrollar y llevarla como producto comercial al mercado”, explicó.

Una de las ventajas que tiene este producto es que “podría reemplazar o, al menos, disminuir el uso de fungicidas tóxicos en la industria agrícola; por lo que creemos será de gran interés”.

Variedades de cultivos

En un comienzo esta tecnología se está probando en cítricos y uva de mesa, ya que son frutas que representan grandes sectores de exportación chilena.

“Nos enfocamos en estos dos sectores en una primera etapa para acotar el proyecto, pero la tecnología es ampliable a su uso en un amplio rango de cultivos y frutos”, puntualizó Fuentealba.

De la misma manera, el académico de la UC planteó que estos proyectos tienen el objetivo de llevar una tecnología desde el laboratorio al mercado, para lo cual es clave la colaboración entre la academia y la industria, uniendo capacidades científicas, técnicas y comerciales para lograr un objetivo común.

Añadió que “generar un emprendimiento de estas características es muy relevante; ya que Chile debe crecer fuertemente en innovación y desarrollo de tecnologías para alcanzar un nivel más desarrollado como país, dejando de ser solo productor de materias primas y alimentos, y este producto aporta valor en ese sentido”.

En cuanto al biofungicida en sí, aseguró que la importancia para la agroindustria recae que es amigable con el medio ambiente, el usuario y además con los consumidores.

Los consumidores son de suma importancia, porque “cada vez demandan más alimentos con menos tratamientos químicos. El biofungicida desarrollado no dejaría residuos tóxicos en la fruta y utiliza recursos renovables para su producción”, comentó.

 “Estamos, como investigadores UC muy inspirados en poder contribuir con este nuevo fungicida a mejorar la calidad de nuestros productos exportables y ayudar al medio ambiente. Es una contribución real de la academia a la industria”, concluyó.

Foto interior: Fundación COPEC-UC

Este contenido es exclusivo de Portalfruticola.com, si desea reproducirlo en otro medio, debe nombrar a la fuente y vincularlo al contenido original.