Estudio: alza en temperatura aumentaría niveles de arsénico en arroz -

Estudio: alza en temperatura aumentaría niveles de arsénico en arroz

Investigadores han descubierto que las temperaturas más cálidas, en los niveles esperados en la mayoría de las proyecciones del cambio climático, pueden conducir a mayores concentraciones de arsénico en los granos de arroz.

El arroz puede contener pequeñas cantidades de arsénico. La toxina en grandes dosis está relacionada con múltiples afecciones de salud y cánceres relacionados con la dieta alimenticia.

Investigadores de la Universidad de Washington presentarán sus hallazgos el 10 de diciembre en la reunión de otoño de la American Geophysical Union en San Francisco.

"Sabemos que se libera más arsénico del suelo a temperaturas más altas. Aquí vimos que esta respuesta a la temperatura en el suelo impacta el contenido de arsénico del grano de arroz", indicó la principal autora Rebecca Neumann, profesora asociada de ingeniería civil y ambiental de la UW.

"Estábamos trabajando con un suelo que tenía niveles de arsénico relativamente bajos. Pero las temperaturas más cálidas conducían a mayores concentraciones de arsénico en los granos en los rangos donde comenzamos a tener problemas de salud", explicó.

"Si estos resultados son representativos de lo que podríamos esperar para el arroz cultivado en el campo, entonces el cambio climático podría exacerbar el problema del arroz contaminado con arsénico".

El arsénico ocurre naturalmente en el suelo. Aunque su concentración es mayor en áreas que históricamente han usado herbicidas a base de arsénico o donde el agua de riego contiene arsénico.

Cuando los agricultores cultivan arroz en condiciones de inundación, el arsénico se extrae del suelo y se introduce en el agua, informó Science Daily.

"En general, la planta es como un gran tubo o una pajita, ya que extrae el agua de sus raíces a sus hojas. Y el arroz absorbe naturalmente arsénico porque el arsénico imita otras moléculas que estas plantas extraen preferentemente del suelo", dijo Yasmine Farhat, estudiante de doctorado de la UW en ingeniería civil y ambiental. "Es la mezcla perfecta para concentrar arsénico".

Metodología

Para determinar si el arroz extraería más arsénico en condiciones más cálidas, el equipo recolectó tierra de un campo de arroz en Davis, California. De vuelta en Seattle, los investigadores cultivaron arroz en este suelo en cámaras de crecimiento con temperatura controlada.

Compararon la absorción de arsénico en cuatro condiciones de temperatura diferentes. Algunas plantas se cultivaron en condiciones normales para esa parte de California: 25°C en promedio durante el día. Otros se cultivaron a temperaturas incrementalmente más cálidas que reflejan diferentes niveles potenciales de calentamiento para esa región a fines de este siglo: 28°C, 30.5°C y 33°C. Las temperaturas nocturnas fueron 2°C más frías que durante el día para todas las plantas.

A medida que aumentaba la temperatura, el equipo observó una mayor absorción de arsénico en cada parte de la planta que los investigadores observaron, incluidos los granos de arroz.

"Para el tallo y las hojas, es un claro aumento en la concentración de arsénico a medida que aumentamos la temperatura", indicó Farhat.

"Para los granos, la temperatura más alta hizo que las plantas estuvieran tan estresadas que no produjeran ningún grano. Pero estos otros dos pronósticos de aumento de temperatura muestran un aumento similar de arsénico en los granos de arroz. Las concentraciones de arsénico en el grano se triplicaron con creces entre los tratamientos de baja y alta temperatura ".

Algunas formas de arsénico son más tóxicas que otras. El equipo ahora está colaborando con investigadores de UW Tacoma para desarrollar un método que les permita ver qué formas de arsénico hay en las diferentes partes de la planta. De esa manera, pueden obtener una mejor idea de los posibles riesgos para la salud de las personas.

"El aumento del arsénico puede disminuir el rendimiento de la cosecha. Eso puede ser económicamente malo para los productores de arroz. Quiero que la gente recuerde, incluso si no comen mucho arroz, mucha gente depende en gran medida de esta cosecha. Cuando estamos pensando en el futuro, debemos recordar que el arroz toca a mucha gente y debemos trabajar juntos en eso", dijo Farhat.