Acuerdo de tomate mexicano planteado por EE.UU. genera preocupación antimonopolio

09 Agosto 2019

El acuerdo de suspensión de tomate propuesto por el Departamento de Comercio de Estados Unidos en julio tiene disposiciones profundamente defectuosas, indicó la Asociación de Productos Frescos de las Américas (FPAA).

El grupo señaló que esas disposiciones "infringen las leyes federales y es poco probable que sobrevivan al antimonopolio y otras acciones legales que seguramente surgirán".

Sin embargo, creen que la propuesta de los productores mexicanos del 5 de agosto "identifica un camino a seguir que reduce en gran medida las preocupaciones antimonopolio de FPAA"; y "merece plena consideración por parte de Comercio", afirmó el presidente de FPAA, Lance Jungmeyer.

"Hemos realizado dos viajes a Washington para reunirnos con el Departamento de Comercio para explicar cómo la propuesta de Comercio ofrece una ventaja injusta a un tipo de vendedor estadounidense de tomates mexicanos sobre otros vendedores estadounidenses de tomates mexicanos, sin embargo, las disposiciones injustificables permanecen", remarcó Jungmeyer.

“La propuesta de Comercio permitiría a los empacadores sacar provecho de la condición de los tomates mexicanos en el destino. Por el contrario, la nueva propuesta mexicana proporciona un camino claro para eliminar los tomates defectuosos del mercado. Este es un paso en la dirección correcta."

FPAA cree que Comercio está yendo "más allá de su autoridad legal", particularmente con los ajustes de precios de venta de tomates defectuosos.

Señalaron que la propuesta de Comercio "pisotea los derechos de los compradores y vendedores estadounidenses de tomates mexicanos para reclamar daños por incumplimiento de contrato", que están protegidos por la ley estadounidense, incluida la Ley de Productos Agrícolas Perecederos (PACA).

Al abordar otra disposición, FPAA cree firmemente que un nuevo acuerdo de suspensión debe eliminar el mandato para que EE.UU. inspeccione cada lote importado de tomate mexicano, una acción que, según el gobierno mexicano, invitaría a inspecciones recíprocas de productos agrícolas estadounidenses.

De hecho, las inspecciones de tomate mexicano "no lograrían nada", comentaron. Esto se debe a que los registros del USDA muestran que el 99% de los tomates cumplen con los estándares al llegar al almacén de los clientes, explicó la organización.

Colapso logístico

Desde México indicaron que la iniciativa de inspeccionar todos los tomates importados desde ese país a EE.UU., generará un colapso logístico en los puntos de revisión de la aduana, lo que perjudicará la relación comercial de los países.

Jesus Seade, el subsecretario de Relaciones Exteriores de México indicó en Twitter que la medida de revisar todos los envíos no es razonable.

“En 2018 el rechazo de tomates por calidad fue de solo el 0.32% de la totalidad de exportaciones. Esto detendrá a más de 120 mil camiones de tomate en la frontera anualmente. La medida no tiene función o motivación fitosanitaria alguna”.

Añadió que la medida es totalmente inaceptable para el Gobierno de México ya que constituye un claro obstáculo técnico al comercio.

“Aceptarla provocaría un colapso logístico y aduanero en el flujo del comercio bilateral, afectando severamente a las cadenas de valor de ambos países”.

El subsecretario afirmó que de retirarse dicha condición “tenemos a la mano un nuevo acuerdo en el sector, en beneficio de los productores y consumidores de este gran producto en ambos países”.

Comentarios