El uso de la nube en la producción de vegetales -

El uso de la nube en la producción de vegetales

El uso de la nube en la producción de vegetales

Desde que en la antigua Roma se cultivaban pepinos fuera de estación bajo una “piedra transparente” (una versión temprana del invernadero) para el emperador Tiberius, se estado tratando de manipular y adaptar a la madre naturaleza a nuestros deseos.

Se ha aprendido, incluso, a cultivar plantas sin tierra, alimentándolas con nutrientes minerales del agua e iluminándolas directamente. La agricultura hidropónica–como se llama a este método– es una forma de producción alimenticia de nicho. Sin embargo, ahora nuevas tecnologías están empezando a tomar fuerza. Y las están incluso poniendo a prueba en el espacio.

De semiconductores a espinaca

¿Pero puede esta forma de cultivar plantas ayudar a alimentar a la creciente población urbana? Hay varias empresas que lo están probando. En su fábrica en Aizu Wakamatsu, en el centro de Japón, la empresa Fujitsu aplica análisis de datos basados en la nube para la producción de lechugas y espinacas bajas en potasio.

La operación se lleva a cabo en una “sala limpia”, sin polvo, usada anteriormente para la producción de semiconductores. En su plataforma en la nube, Akisai, almacena y analiza información de numerosos sensores en los invernaderos, y permite que las unidades de calefacción, los ventiladores y otros equipos se controlen de forma remota.

“En términos de calidad, hemos aplicado la misma perspectiva industrial de la fabricación de semiconductores al cultivo de vegetales”, explicó un portavoz de Fujitsu.

Ventajas de la agricultura hidropónica

Como no necesita tierra, requiere menos espacio; es ideal para una zona urbana; el rendimiento puede ser 10 veces superior al de la agricultura tradicional; se puede reciclar el agua que se usa; las granjas pueden estar en cualquier parte: en una torre o en un contenedor de barco; permite aislar la contaminación de los pesticidas y ahorra costos de transporte por ser producción local.

“Tener una estructura de control que mantiene las especificaciones para el producto –el peso y los nutrientes de la lechuga, por ejemplo– dentro de un rango definido, permite obtener productos de alto valor”. El hombre que les enseña a los niños a cultivar hortalizas en el Bronx, el barrio más pobre de Estados Unidos.

La compañía vende las lechugas que produce a hospitales, supermercados y hoteles, y dice que su servicio en la nube está recolectando información valiosa que da como resultado una producción más numerosa y de mejor calidad. Estas mejoras podrían alentar a más productores a entrar en el mercado y a que “aumente el número de personas en las generaciones más jóvenes que se interesen por la agricultura”, añadió el portavoz.

www.portalfruticola.com/Fuente: BBC Mundo

Fotografía: Dailymail.co.uk