Proyecto internacional busca obtener berenjenas adaptadas al cambio climático y condiciones extremas -

Proyecto internacional busca obtener berenjenas adaptadas al cambio climático y condiciones extremas

La Universitat Politécnica de Valencia (UPV), España, a través de su Instituto Universitario de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana (COMAV), lidera el proyecto internacional EggPrebreed, cuyo objetivo es promover la obtención de berenjenas adaptadas a las nuevas condiciones impuestas por el cambio climático y resistentes tanto a patologías diversas como a condiciones extremas de temperatura y sequía.

Berenjenas/ Foto: Shutterstock.com

Berenjenas/ Foto: Shutterstock.com

El proyecto, que también cuenta con la participación de expertos de las universidades de Peradeniya (Sri Lanka) y Félix Houphouët-Boigny (Costa de Marfil), forma parte de la iniciativa global "Adaptando la agricultura al cambio climático: coleccionando, protegiendo y preparando los parientes silvestres", dirigida por la Global Crop Diversity Trust y el Millennium Seed Bank of the Royal Botanic Gardens (Gran Bretaña), y financiada por el Gobierno de Noruega.

Según reporta la UPV, el proyecto está centrado, principalmente, en la adaptación al cambio climático de este cultivo en países del sudeste de Asia y África Occidental, zonas especialmente vulnerables al mismo y en las que la berenjena es un cultivo habitual.

Cabe destacar que el cultivo de berenjena posee gran relevancia a nivel mundial, fundamentalmente, en las zonas tropicales y subtropicales del planeta. Éste está catalogado como uno de los 35 más importantes para la seguridad alimentaria.

Para lograr su cometido, el COMAV-UPV está trabajando el cruce de especies silvestres con propias de cada zona, como estrategia previa al desarrollo de nuevas variedades. Hay que indicar que algunas especies silvestres de berenjena crecen en zonas desérticas y son muy tolerantes a la sequía.

Para conseguir el mejoramiento de la berenjena, ésta se debe cruzar cultivada con las especies silvestres. Luego, los híbridos se cruzan nuevamente con la berenjena cultivada y se seleccionan las plantas más resistentes a la sequía, las cuales se cruzan con la berenjena cultivada y se vuelve a hacer una selección. Este proceso, denominado "retrocruzamiento", se repite varias veces y al final se obtiene una berenjena indistinguible de las otras variedades pero con algunas características deseables introducidas de la especie silvestre.

Hasta el momento, los investigadores de la UPV han obtenido 58 híbridos distintos a partir del citado cruce entre variedades autóctonas de berenjena y diferentes especies silvestres procedentes de África, Oriente Medio, el sudeste asiático y América. Todas ellas poseen la capacidad de crecer en condiciones extremas, en lugares con temperaturas diurnas superiores a 35°C, con nocturnas por debajo de cero, en zonas desérticas, etc.

Jaime Prohens, director del COMAV, detalló a Portalfruticola.com que además de tratarse de berenjenas resistentes a condiciones adversas, estas también presentarán otras mejoras.

“Las especies silvestres tienen otras propiedades, como resistencia a enfermedades, que podrían seleccionarse. También, muchas de ellas tienen un alto contenido en compuestos antioxidantes, los cuales también podrían introducirse si así se desea”, comentó a nuestro medio.

También señaló que dado que la berenjena es muy amarga, se trabajará para eliminar esta característica durante el proceso de introducción de resistencia a la sequía.

Puesto que se trata de plantas con una mayor eficiencia en el uso del agua, será posible cultivarlas en zonas donde ahora no se puede por restricciones en la disponibilidad del recurso hídrico. 

Finalmente, Prohens indicó que la comercialización de las nuevas variedades aún se desconoce debido a que los procesos de mejora son largos, pero esperan disponer en unos 4 o 5 años de los primeros materiales y así evaluarlos en ensayos extensivos previo a su comercialización.

www.portalfruticola.com