La asociatividad como ruta de crecimiento para un país con vocación exportadora

20 Agosto 2015

El desarrollo frutícola chileno ha ido de la mano de la asociatividad de los productores, fomentada desde hace más de una década por la Federación de Productores de Frutas de Chile (Fedefruta), ProChile, Corfo, y en este último año por PMA Fruitttrade, evento que reúne a los líderes de la industria hortofrutícola mundial en Latinoamérica.

Actualmente, la tendencia en el mercado de abastecimiento a nivel mundial es la de acortar la cadena de comercialización. Las grandes cadenas de supermercados están interesadas en hacer acuerdos directamente con los productores en los países de origen, mientras los empresarios frutícolas se integran verticalmente para adentrarse en la exportación.

Manuel José Alcaíno, presidente de Decofrut

Manuel José Alcaíno, presidente de Decofrut

En ese sentido, “lo primero que tiene que existir es un proceso de asociatividad. Para salir a vender al exterior, los productores tienen que tener un volumen atractivo para los proveedores, sino será muy complicado cerrar acuerdos comerciales”, explica el presidente de Decofrut, Manuel José Alcaíno.

A pesar que Chile cuenta con una gran vocación exportadora -la que ha ido creciendo con los años-, existen muchas pymes que aún no han sabido dar el salto hacia los principales mercados del mundo.

“Más que un tema de saber dar el salto, tiene que ver con qué exportar. Además de tener muchas ventajas, también conlleva muchos riesgos y trabajo adicional, hay un tema donde no todos los productores están decididos a asociarse e integrarse verticalmente, prefieren dedicarse netamente a lo que saben”, analiza Alcaíno.

Pese a lo anterior, Alcaíno señaló que la asociatividad entre pequeños y medianos empresarios frutícolas sí surge como una real alternativa “para aglutinar volúmenes de fruta, reducir costos, acceder a financiamiento y a mejores precios en el mercado”.

En Chile, el 70% de los 28 mil productores de fruta tiene menos de cinco hectáreas, superficie que no reúne los volúmenes suficientes para ser de interés de los compradores internacionales. De ahí el esfuerzo de diferentes entidades por fomentar la asociatividad entre las pymes frutícolas con potencial exportador para fortalecer el sector.

“El esfuerzo individual es importante, pero llega un punto en que se necesita de un colectivo para dar un salto cualitativo. Se requiere de un trabajo conjunto para exportar directo, afrontar problemas en grupo, mejorar inversiones en infraestructura de agua o energía. La única forma es por medio de la asociatividad, para que incluso los costos puedan ser más bajos para cada socio”, comentó Álvaro Reyes, director de Agronomía de la Universidad Santo Tomás.

“Así continuaremos avanzando y mejorando el nivel de producción y comercialización en la fruticultura”, agregó Reyes. 

Hoy la internacionalización es cara a cara

La promoción, las instancias cara a cara y construir redes de cooperación y exportación son importantes para que los sectores productivos sigan creciendo e internacionalizándose.

En ese sentido, PMA Fruittrade -evento que nació con el objetivo de generar conexiones dentro de la cadena de abastecimiento, acortar la cadena comercial y convertir a Latinoamérica en un punto de encuentro mundial- se transforma en el escenario ideal para que Chile saque partido a su industria frutícola, la cual cuenta con más de 75 especies diferentes.

El evento, a realizarse el 11 y 12 de noviembre en Santiago, permitirá a los empresarios frutícolas nacionales fomentar la asociatividad, conocer las últimas tendencias del mercado y conectar con los líderes de la industria, generando nuevas oportunidades de negocio.

“A mi parecer deberían existir medidas donde el Estado subsidiara la venida, a eventos como la PMA Fruittrade, de compradores de mercados que nos interesan, como son China e India, ya que son lugares donde nos cuesta entrar, no se nos hace natural”, indicó Alcaíno.

“Existe un enorme atractivo por esos destinos, pero debe haber volúmenes disponibles, una contraparte organizada. Y en eso el Estado puede ser un agente consolidador”, destacó el presidente de Decofrut.

Es importante recalcar que la venta de fruta al exterior sin intermediarios ya no es exclusiva de los grandes productores. En ese sentido, PMA Fruittrade juega un rol fundamental en la internacionalización de la industria hortofrutícola, al ser el punto de encuentro de todos los eslabones de la cadena de abastecimiento de frutas y hortalizas.

Este evento tiene la particularidad de, en un solo lugar, congregar a productores y minoristas quienes podrán concretar reuniones con la finalidad de abrir nuevos mercados, posicionarse en diferentes destinos y fomentar la asociatividad para generar nuevas oportunidades de negocio.

Por lo mismo, Fedefruta se ha encargado de capacitar a los productores para que exporten directamente con propiedad, y puedan sacarle partido a estas reuniones con recibidores tan importantes de EE.UU., Europa, Asia y América Latina.

Chile, país anfitrión del evento, continúa liderando la exportación frutícola del Hemisferio Sur con cerca de 8.000 productores que distribuyen su fruta a más de 100 países. El éxito en este rubro ha llevado a que la fruta fresca sea el tercer sector más importante de la economía chilena y hoy es considerada como vital para el crecimiento económico del país, así como también un importante proveedor de empleos e inversión.

“El sector en Chile ha hecho un buen trabajo respecto a la imagen país, logrando una posición sólida en todas las ferias importantes del mundo. Por lo que creo este año nuestro desempeño en la PMA Fruittrade será muy positivo”, concluye Manuel José Alcaíno.

www.portalfruticola.com

Noticias relacionadas

Comentarios
0 Comentarios

Deja un comentario