Especial sobre cultivos transgénicos: El debate en América del Sur

21 Junio 2011

Mañana, en la segunda parte de este especial sobre transgénicos en el Hemisferio Sur, conozca el caso de Nueva Zelanda y Australia.

“El panorama en Perú y Chile se presenta con fuertes reticencias de la sociedad civil que reúne a diversos sectores que van desde campesinos y pueblos originarios hasta, consumidores, chefs y ecologistas”, asegura Carlos A. Vicente, coordinador de la ONG Acción por la Biodiversidad y también responsable de información para América Latina en la ONG, GRAIN.

De nacionalidad argentina, asegura que en el país trasandino los transgénicos “están llegando a un punto máximo de penetración; por un lado porque ya están ocupando la mayor parte de la superficie agrícola y por otro, porque la resistencia social a sus impactos crece día a día”. Agrega  que “creo muy difícil que se pueda avanzar con los transgénicos, mucho más después de 15 años en los cuales ninguna de las promesas con que llegaron se cumplieron y los desastres socio-ambientales que han producido son ya ampliamente conocidos”.

Pero Gabriela Levitus de ArgenBIO (Argentina, Paraguay y Uruguay) señala que ningún “desastre” se ha  “reportado seriamente hasta hoy” y que por el contrario, los beneficios de los transgénicos “no son potenciales, sino reales”.

“Se ha aumentado el rendimiento, mejor calidad de grano, simplificación de manejo, mejor control de malezas y plagas, todo esto comprobado y avalado por la decisión de miles de agricultores de la región que cada año vuelven a elegir la tecnología”, argumenta.

¿Cómo avanzan los transgénicos en América del Sur? Según Levitus, sólo quedan fuera Perú, Venezuela y Ecuador. “Brasil, Argentina y Colombia hace muchos años que tienen aprobados diferentes Organismos Genéticamente Modificados (OGM), como el maíz, soja y algodón para producción comercial y tienen muy altas tasas de adopción e incluso los están desarrollando a nivel local”, agrega.

“Paraguay por ahora sólo cultiva soja transgénica y esto ha posicionado al país como el cuarto exportador de soja del mundo, y está en vías de autorizar maíz y algodón. Uruguay en tanto, produce maíz y soja OGM desde hace años, y esto le ha permitido transformarse de país importador a exportador”, explica.

En el caso de Chile, sólo se producen semillas genéticamente modificadas y opina que “es posible que próximamente pueda cultivar transgénicos comercialmente”.  Asimismo, “Bolivia produce soja y ahora existe la voluntad política de comenzar a evaluar otros cultivos, como el maíz”, expone la experta.

El Caso Perú

Perú ha vivido una fuerte discusión mediática en torno a los transgénicos. Recientemente el Congreso aprobó por mayoría um proyecto de ley que prohíbe el cultivo de semillas transgénicas en el país durante 10 años con el argumento de prevenir los posibles efectos sobre la biodiversidad de la nación.

¿Qué opinan los expertos? “Creo que Perú, negándose a la tecnología, pierde más de lo que gana, ya que incorporándola podría satisfacer su demanda interna y dejar de depender de la importación, que dicho sea de paso, es maíz transgénico”, asevera Gabriela Levitus.

Por su parte, María Andrea Uscátegui C., Directora Ejecutiva de Agro-Bio para Colombia y Perú afirma que “hace falta información y educación sobre el tema para su aceptación y apoyo a los productores nacionales que ven en estos cultivos una oportunidad para mejorar su productividad”.

Añade que en ese país “los agricultores maiceros han solicitado tener acceso a las semillas genéticamente modificadas para poder incrementar su productividad y así mismo producir más para el mercado nacional, que necesita importar más del 70% de maíz amarillo duro, el 98% de la soja de otros países, Brasil, Uruguay, Argentina y Estados Unidos, que son los principales productores de estos cultivos genéticamente modificados”.

Uno de los principales temores en Perú frente a los transgénicos, se refiere a los daños que podrían sufrir los productos orgánicos. Gabriela Levitus argumenta que “los principales productos orgánicos son el café, limones, cacao, mango y la cebolla, entre otros, mientras que los cultivos transgénicos son el maíz y la soja, y por lo tanto no compiten en absoluto”.

En cuanto al peligro de contaminación, de transgénicos a orgánicos, el director ejecutivo de ChileBio, Miguel Ángel Sánchez, sostiene que efectivamente hay riesgo, pero que existen medidas para minimizarlo como por ejemplo, distancias de aislación para evitar que el polen se transfiera a una especie nativa.

“Asimismo, si pongo un maíz transgénico al lado de una papa nativa, no hay problema, porque la papa con el maíz no se reproducen, no son sexualmente compatibles. La mayor parte de la ciudadanía no lo sabe, es como poner en una pieza un gato con un perro, es decir, no pasaría nada”, explica.

Añade que hoy los siete principales países productores de orgánicos como Australia, Canadá, Estados Unidos, Argentina, Brasil, España e India, al mismo tiempo están entre algunos países productores de transgénicos. “Existen 25 millones de hectáreas de cultivos orgánicos y 125 millones de hectáreas de transgénicos y no se han reportado en la actualidad problemas comerciales serios en los sistemas productivos, en ninguno de estos países”, afirma Miguel Angel Sánchez.

Pero para Iván Santandreu, biólogo y activista de Chile Sin Transgénicos, “si tienes transgénicos no existe ninguna raya que sea lo suficientemente amplia como para que te puedas proteger, todas la medidas de bioseguridad que se han tratado de implementar son absolutamente malas, no han servido mucho” y menciona un ejemplo en Estados Unidos, de arroz contaminado.

Caminos Alternativos

Según Santandreu, hay países que “vienen de vuelta” con los transgénicos, ya que el informe anual de la organización internacional “Amigos de la Tierra”, señala que en el último año disminuyeron los cultivos transgénicos en 23% en Europa y hay ocho países que los tienen con moratoria.

Esto, a pesar que “hay todo un entramado que hace imposible evitarlos, tú no puedes prohibir algo que está en un convenio o ley internacional del que formas parte, pero puedes establecer moratorias por harto tiempo como por ejemplo ha sucedido en Austria, Luxemburgo, Irlanda o Grecia”, explica.

Para el biólogo de Chile sin Transgénicos, “antes de destruir el planeta y el país, hay que jugársela porque esto no prospere, por ejemplo, según estudios de la ONU en diez años se podría doblar la producción de alimentos con técnicas de agroecología hay que tender a eso”, asegura.

Beneficios v/s Daños

¿Qué hay de cierto en los daños que se supone produce el cultivo de transgénicos? Las posiciones de los grupos a favor y en contra son diametralmente opuestas.

Según el biólogo Miguél Angel Sánchez, Director ejecutivo de Chile Bio, en Argentina, “los transgénicos han permitido la reducción del uso de pesticidas”. Agrega que “eso también se ha representado en el cuociente de impacto ambiental: bajo ese parámetro los transgénicos en comparación a la agricultura tradicional, han provocado una disminución de ese impacto en cerca de un 17%”, asegura.

Incluso, señala que “los transgénicos que hoy están en el mercado han provocado que la actividad agrícola se vuelva más sustentable con el medio ambiente, porque se reduce la cantidad de agroquímicos”.

Gabriela Levitus, opina que en el cultivo de transgénicos se ha tendido al uso de herbicidas menos tóxicos, “contrariamente a lo que se dice, la toxicidad del glifosato es mucho menor que la de los herbicidas que se usan con la soja, el maíz y el algodón no transgénico”. Agrega que además hay una “disminución importante en la cantidad de micotoxinas en el maíz resistente a insectos, toxinas que afectan la salud humana y animal y son producidas por los hongos que se instalan en las heridas causadas por las larvas”.

Pero Iván Santandreu, también biólogo y activista de Chile Sin Transgénicos tiene una visión absolutamente contrapuesta. “Lo más grave sucede en Paraguay y Argentina, donde han tenido que  aumentar el uso de agrotóxicos, porque los cultivos se resisten. Los  cultivos transgénicos están hechos para resistir un herbicida y hay que estar ocupando cada vez más herbicida porque las malezas se hacen resistentes al mismo”, indica. Añade que esto ha sucedido “al punto que en Argentina usan siete u ocho veces más pesticidas de lo que usaban antes. Si partías con 0,5 litros por hectárea, terminas en 10 y 15 litros para esa superficie”.

Para agravar la situación, el experto afirma que según estadísticas oficiales del Gobierno argentino “en 10 años de cultivos transgénicos hay un aumento de 400% de niños que nacen con malformaciones congénitas severas- gravísimas, y 300% de aumento de abortos espontáneos”.

Desde el punto de vista económico, explica que en Estados Unidos “todos los agricultores están obligados a comprar un tipo de semillas con un tipo de herbicida  y la rentabilidad es mínima. El gobierno tiene que subsidiar esos cultivos porque son menos productivos, por ejemplo la soja transgénica vale menos que la orgánica y el gobierno norteamericano pone plata de sus arcas fiscales para subsidiar ese costo”, asegura.

Advierte que “en Chile nadie va a pagar por eso. En la india nadie lo hizo y por eso se han suicidado más de 200.000 campesinos”.

No se pierda mañana la segunda parte de este reportaje especial sobre transgénicos: el caso de Australia y Nueva Zelanda.

www.portalfruticola.com

Noticias relacionadas

Comentarios
13 Comentarios

Deja un comentario

  1. Jose Antonio Tejada Villón dice:

    La libebración de organismos vivos, que nunca podría existir de manera natural, que posee capacidad de modificar ecosistemas, por la creación concreta de microclimas (Evapotranspiración), atrayente de especies vivas no comunes para buscar albergue y alimento, finalmente con una inestabilidad cromosómica pudiendo mutar en cualquier momento, y liberar los gametos con genes enquistados, modificará raudamente la biodiversidad, y en consecuencia la capacidad de amortiguamiento climatológico que posee el climax de un biosistema (el bosque), como los que existen en la selva peruana, se perderán, y el desequilibrio climatológico y que provoca desastres como sismos, huracanes y tzunamis. La opción es ganar dinero por un tiempo o desaparecer la humanidad.

  2. Alberto Mattar dice:

    Cuando uno lee posiciones tan contrapuestas como la de doña Gabriela y la de don Ivan, no queda mas que pensar que uno está equivocado, o el otro, o ambos. Los argumentos de don Ivan no resisten mucho análisis científico, lo que es extraño dada su condición de biólogo, aunque no tanto por su calidad de activista.
    La impresión final es que o todos mienten o nadie entiende muy bien de qué están hablando. Para botón de muestra, leer el comentario de don José Antonio.

  3. Loreto Romero dice:

    Concuerdo con la opinión de Alberto Mattar, como hay poca información y la que hay esta dominada por pocos, hay mucho desconocimiento en la sociedad en general. Obiamnete Doña Gabriela va a hablar a favor del producto que ella maneja y Don Ivan, como opositor, se centrará en los defectos…
    Creo que es importante si, ver el asunto de los transgenicos con equilibrio, no vaya a ser que nos vendan los transgenicos como algo tan bueno, como sucedio en el siglo pasado con los pesticidas y la revolución verde, y luego nos arrepintamos de nuestras elecciones producto de consecuencias negativas.

  4. Hermann Hansen dice:

    Los transgénicos, el tema que nunca acaba…..
    Si bien los transgénicos, ofrecen y demuestran científicamente, mejoras económicas, de volumen, de manejos, características, tolerancias, etc.. Debemos ser capaces de analizar, cada arista del asunto de tal forma que podamos darnos cuenta de los riesgos potenciales que estos cultivos genéticamente modificados acarrean para nuestra población, ya sea a un plazo de 1 año como lo sea a 100. Esto creo es fundamental, respetar por sobre todo la seguridad a la vida (aún por sobre las mejoras económicas) a base de principios humanitarios, sin embargo, todavía en Chile, un país donde el grueso de la población dice “No” a la producción de cultivos modificados genéticamente para el autoconsumo, acepta al mismo tiempo el consumo de ellos, (irónico ¿no?)en el diario vivir…. basta mirar que la mayoría de los productos importados, como cereales chocapic, zucosos, Corn flakes, entre muchos más, que las personas comen, los cuales están hechos a base de almidón de maíz, el cual no es elaborado con productos de nuestro país, sino que mas bien por el extenso número de países donde se producen transgénicos. Preocupémonos por mejorar este aspecto en cuanto a las políticas de legislación, de un problema que es real, y que sucede en la actualidad…después de eso, ocupémonos de criticar y opinar acerca de un supuesto, que aún no se aprueba en Chile.

  5. CAMILO dice:

    Como bien dicen en los anteriores comentarios, la falta de información en este debate es clara y se nota, incluso a nivel de (supuestos) expertos en la materia. Quizá no es falta de información de su parte, si no más bien una falta de compromiso y de disposición a compartirla. Los argumentos entregados por ambos sectores son pobres, vagos y tendenciosos. Falta seriedad en este asunto y real investigación, la que debiese ser gestionada por los gobiernos y no sólo por las transnacionales que producen los OGM, ya que hemos visto, históricamente, que no revelarán información que no les convenga o, peor aún, que diga claramente las faltas en las que incurren.

  6. CAMILO dice:

    Además, creo que los argumentos que se entregan a favor de los cultivos hacen referencia únicamente al ámbito económico y mientras existan indicios de que pueda existir un daño ambiental, ecológico, a la salud humana, debiesemos evitar su uso.

  7. Jose Antonio dice:

    No entiendo la impresión final de Alberto Mattar, sin embargo, considero el tema de transgénicos debe explicarse bajo un lenguaje sencillo, sin ser abandonado por un sustento científico.
    Hablar de transgénicos es hablar de ecosistemas, donde también se incluye el ser humano. Si el consumo de productos transgénicos afectara la salud humana, estaríamos dañando el ecosistema, ya que las demandas por parte del humano hacia su entorno sería, el biosistema, variaría en consecuencia lo modifica, probablemente con un afán de artificialización del medio, pero aun no se ha demotrado el daño en la salud humana.
    Tampoco se ha demostrado que los genes incorporados forzadamente en una cadena de ADN extraña, usando marcadores genéticos (antibióticos), sean estables en dicha cadena, tomando en cuenta que los períodos para los mecanismos de mutación hoy en día no requieren tanto tiempo como hace millones de años, justamente por la modificación que hemos ejercido al biosistema.
    Los argumentos de porque No los transgénicos, cada día van en aumento, sin embargo tendríamos que conocer cuál lfue la madre del cordero, no referimos a la sustancia pesticida mas tóxica en los negocios agrícolas, los herbicidas. Monzanto crea semillas transgénicas que pueden desdoblar la molécula del glifosato, herbicida de amplio espectro de control, muy contaminante, enemigo de la naturaleza y costoso; de tal manera que se podían fumigar con avioneta amplias extensiones de maiz o soya, matando a todo tipo de plantas menos al cultivo comercial de interés.
    Si bien es cierto la eliminación de malezas, implica la eliminación de plagas y enfermedades que prevalecen en las malas hierbas, mientras no existe cultivo en campo, podría disminuir los costos en insecticidas y fungicidas, sin embargo el uso de una sóla sustancia, el glifosato, genera resistencia a dicha sustancia por parte de las malezas, requiriéndose mayores dosis, que puede soportar el transgénico, que puede llenar mas los bolsillos de los genios marketeros del hijo semilla-herbicida, pero que destruye al ente mas viejo del planeta, el suelo, el sustento de la vida en el planeta.
    Nos queda a los no tan entendidos en el tema, buscar la solución para proteger el suelo, hacerlo mas productivo y rescatar el germoplasma natural que Dios nos regalo, para que la humanidad viva por mas tiempo.

  8. Cristián Simonetti Carey dice:

    De acuerdo a lo comentado surgen muchas interrogantes que no han tenido respuesta:

    1. ¿Aprobar el tratado significaría a estar sometido a la legislación americana que impide a los agricultores limpiar su propia semilla y ser perseguidos judicialmente por Monsanto, quien posee el 90% de los OGM a nivel global?

    2. ¿El uso de OGM’s aparte de significar mejoras genéticas siempre tendrá como complemento de uso el Roundup, tal como la soya? ¿Es este tratado una maniobra estratégica de Monsanto o del Gobierno Americano para controlar el alimento a nivel global?

    3. Bajo el concepto del Fair Trade, ¿cómo podemos creer que una empresa como Monsanto, que ha desarrollado productos como el “agente naranja” usado en Vietnam y contaminado por décadas con sus productos a paises emergentes y desarrollados, tenga los estudios objetivos del real alcance en la salud de los seres humanos, de los OGM y productos quimicos complementarios?

    4. ¿Cuál es el alcance real de implementarse este tratado en el caso de los productores orgánicos que verían contaminados sus cultivos por el arrastre natural del polen de cultivos OGM?

    5. ¿Tenemos acaso la tecnología para revertir desatres ecológicos producto de la introducción de semillas OGM?
    Al parecer no hay muchos estudios al respecto..

    Da la impresión que para cumplir un tratado de “LIBRE COMERCIO” debemos “ESCLAVIZAR NUESTRO PATRIMONIO GENETICO”. Crasa contradicción.-

  9. Jose Antonio dice:

    Nosotros no hemos pedido transgénicos, mas aun cuando recien se está implementado el concepto de negocio y costo beneficio en la aricultura peruana, principalmente la sierra y selva. Quiere decir que con el aporte de la asistencia técnica se estan duplicando los rendimientos y en otras zonas se llega a cuadruplicar los ingresos, por lo que si recién nos estamos adaptando a la sobreproducción potencial, y la reducción de costos unitarios, cual es la desesperación por ingresar transgénicos al Perú. Monsanto debería saber que los peruanos no vamos a ser su aval para que convenzan a las grandes potencias agricolas sin biosistemas naturales.

  10. Jaime dice:

    Los Organismos Genéticamente modificados existen desde hace cientos de años, el único error fue que el hombre descubrió cómo hacerlos. Además, existe una enorme ignorancia sobre como funcionan, la gente no comprende y se deja influenciar por noticas ridículas, sensacionalistas y de argumentos confusos. Es una extraordinaria tecnología que puede ayudarnos a mejorar las condiciones alimentarias en cantidad y CALIDAD, para extenderla a los más necesitados.

  11. Jaime dice:

    NO existe ningún argumento científico que sostenga que un transgénico cause daños a la salud. Son los cultivos más regulados del planeta, y honestamente creo que hay que preocuparse mucho más de las toneladas de agroquímicos que se utilizan ene l mundo , los cuáles si te causan un montón de patologías.

  12. Jaime dice:

    y algo importante para algunos en este foro….UN “GEN” NO HACE A UNA ESPECIE.
    honestamente es patético el desconocimiento al respecto.

  13. Jaime dice:

    y otra cosa, para algunos individuos, hoy es posible generar transgénicos que no permiten que el “carácter introducido” migre hacia otras plantas….por lo tanto la contaminación no debería existir, para comprender eso, lo invito a revisar como se HACE un transgénico, antes de seguir discutiendo los mismos argumentos añejos de siempre….