Argentina: Los productos químicos para la industria -

Argentina: Los productos químicos para la industria

Los industriales dedicados al procesamiento de fruta -especialmente damascos y duraznos- se han encontrado con serios inconvenientes a la hora de obtener los insumos necesarios para cumplir esa tarea. Hay problemas burocráticos que deberán solucionarse.

El problema se conoció con la cosecha ya en marcha, especialmente la del damasco y el durazno. Los industriales se enfrentan a serios inconvenientes para lograr la autorización a fin de poder utilizar productos químicos necesarios para el procesamiento de la fruta; el tema surge porque el organismo encargado de decidir tiene su sede central en Buenos Aires.

Según el informe publicado tiempo atrás por Los Andes, los precursores químicos son sustancias indispensables para producir distintas reacciones, necesarias para la industria de la fruta.

Sin embargo, algunos de esos productos suelen ser utilizados para actividades ilícitas, como la producción de narcóticos y, como parte de la prevención de la drogadicción y la lucha contra el narcotráfico, las autoridades consideran crucial la reducción de la oferta de estos productos.

Para adquirir estos productos químicos, los establecimientos dedicados a la industrialización de la fruta tienen la obligación de inscribirse en el Registro Nacional de Precursores Químicos, una medida que requiere una serie de certificados y otro tipo de documentos que se expiden en Buenos Aires y cuya vigencia se extiende por un año. Pero, de acuerdo con las denuncias realizadas por los afectados, recién en noviembre de este año les han llegado notificaciones por la falta de documentación para cumplimentar presentaciones efectuadas en diciembre de 2009.

Con un agravante, en Mendoza sólo existe una delegación del organismo nacional, que no cuenta con personal suficiente ni con poder de decisión como para modificar la actual situación, según afirmaron los propios perjudicados.

Ante la situación planteada, los industriales locales evaluaron la posibilidad de presentar un recurso de amparo, mientras paralelamente se dirigieron al ministro de Producción de la Provincia a los efectos de que tome intervención solicitando se suspenda preventivamente la obligatoriedad de contar con el certificado del Registro Nacional o alcanzar cualquier otra salida que permita solucionar el problema.

Es por todos conocida la problemática que enfrenta la fruta en la provincia. Los productores han manifestado su disconformidad por los precios que se pagan para el damasco y otro tanto está sucediendo con el durazno y si a ello sumamos los problemas que enfrentan los industriales por el tema de los químicos, la situación se complica. Más aún cuando una de esas frutas, el damasco, tiene un alto nivel perecedero, lo que ha derivado en el ofrecimiento de incentivos monetarios para la reconversión de esas plantaciones. Y aparece sólo como una salida coyuntural e insuficiente la intención de colocar productos a través del programa “fruta para todos” en distintos mercados del país.

Es válido y comprensible el celo impuesto por las autoridades nacionales para evitar que los elementos químicos puedan ser utilizados para la producción de narcóticos, como también es lógica la preocupación de los industriales ante las demoras -muchas veces provocadas por la burocracia- en la extensión de las autorizaciones. Será cuestión de encontrar la fórmula necesaria para establecer una acción que cumpla los dos objetivos mencionados.

Las autoridades locales deberán abocarse a encontrar una salida al problema, porque en definitiva es la economía de Mendoza la que resulta perjudicada.

Fuente: Los Andes