Uruguay: Avance industrial: reducen cargas microbianas de los alimentos -

Uruguay: Avance industrial: reducen cargas microbianas de los alimentos

En el afán de mejorar la competitividad exportadora de los alimentos uruguayos, LATU instaló el primer Irradiador por Rayos Gamma (EMI-9). Se trata de una tecnología adquirida en Argentina, utilizada básicamente en alimentos.

El producto se somete a energías ionizantes que aumentan su seguridad alimentaria con una importante reducción microbiana, que al mismo tiempo y sin dejar residuos tóxicos, no afecta el medio ambiente.

Uruguay cuenta con su primer Irradiador por Rayos Gamma, que se encuentra ubicado en una unidad experimental del Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU). El presidente del LATU, Miguel Brechner, realizó la presentación del equipo ante autoridades nacionales y empresarios.

Esta iniciativa comenzó a gestarse en 2003, con la formulación de un proyecto donde se evaluaba el grado de necesidad de instalar esa tecnología en el mercado uruguayo.

Posteriormente se ejecutó el proyecto "Introducción de la Tecnología de Irradiación en el Uruguay" para implementarla como medida sanitaria y fitosanitaria y así, estimular la producción y mejorar la calidad, apuntando al mercado local y externo.

El equipo presentado es el primer Irradiador que está en condiciones de ofrecerle a la industria un servicio de reducción microbiana, que mata los organismos de manera efectiva y eficiente. Los laboratorios del LATU ­debidamente certificados­ proporcionan al usuario servicios de análisis para optimizar el procesamiento e ingresar al mercado con sus productos en las mejoras condiciones, en el menor tiempo y con menor costo.

Brechner destacó que esta tecnología fue adquirida en Argentina, quien le vende a Uruguay el cobalto necesario para el funcionamiento del equipo.

Una vez finalizada la presentación, se procedió al recorrido de la Unidad Experimental, donde el encargado de la misma, Aníbal Abreu realizó algunas apreciaciones sobre el funcionamiento del equipo. Informó que consiste en un sistema de transporte continuo de contenedores, que lleva el producto al interior de la cámara de irradiación y de la fuente de Co-60 (cobalto), sometiendo el material a diferentes dosis. Los productos se procesan en contenedores de aluminio de 25 cm de diámetro con una capacidad de carga de aproximadamente 23 litros.

Con esta experiencia, se bajan las cargas microbianas de los alimentos y se mejora la calidad de algunos materiales.

En cuanto a la seguridad física y radiológica, Abreu explicó que existe un acuerdo con el Departamento de Energía de EEUU que les brinda un sistema seguro de acceso a la planta y de cámaras que permiten visualizar el funcionamiento dentro de la misma.

Añadió que ya se comenzó a trabajar con cítricos, arándanos y carne, y también se están irradiando otros componentes como polímeros.

El objetivo del LATU con este servicio multipropósito, es que la realización de pruebas que demande la industria ayuden a introducir definitivamente la tecnología de la irradiación en el país.

Fuente: La República   

31.mayo.2010 - Portal Frutícola