En tiempos turbulentos, frutas chilenas marcan presencia en Venezuela

11 Agosto 2017

La actual inestabilidad política y económica de Venezuela ha mermado tanto en la caída de exportaciones de frutas como en otros productos. Desde 2012, los flujos comerciales del Mercado Común del Sur (Mercosur) se redujeron en un 70%. La situación hizo que los venezolanos consumieran productos de origen tropical como: piñas, melones, plátanos y sandías. Pero a pesar del escenario, frutas exportadas desde Chile continúan vendiéndose en el mercado nacional, aunque el país no pertenezca a la unión comercial sudamericana.

El sábado 5 de agosto, el Mercosur aplicó a Venezuela la “suspensión política”, medida con la que enviaron un mensaje de aislamiento al Mandatario Nicolás Maduro. La medida no implica interrupciones en los intercambios comerciales con el país, ya que decisiones de esta índole agravaría la crisis humanitaria”, declaró el canciller de Brasil Aloysio Nunes en una rueda de prensa tras finalizar el encuentro de la unión.

En el bloque regional participan Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Chile son sólo países asociados. Sin embargo, Chile ha sido el único mercado que no ha dejado de exportar a Venezuela desde los inicios del conflicto hasta la actualidad.

Para conocer mayores detalles sobre esta relación Portalfruticola.com conversó con Jorge Cáceres, director comercial de ProChile en Venezuela.

Para los venezolanos, hay prácticamente un solo país proveedor de fruta y es Chile. Si bien, la situación actual de Venezuela afectó muy fuerte las exportaciones, las frutas de chilenas aún se ven aquí. En los supermercados encuentras kiwis, peras, uvas y manzanas de distintas variedades y todas son de origen chileno”, comentó Cáceres.

Según el representante de ProChile, la confianza entre los proveedores e importadores es la principal razón por la cual la relación entre Chile y Venezuela perdura hasta el día de hoy. “Los productos que llegan son de la calidad que se promete. Es una relación que se remonta a años y hoy seguimos siendo los primeros en el mercado, aunque con montos más bajos en comparación al pasado”.

Según la Oficina de Estudio y Políticas Agrarias (Odepa), los volúmenes de fruta fresca exportados desde Chile han disminuido considerablemente desde 2013 a la fecha. En dicho año los envíos alcanzaron las 10.204,6 toneladas (Tn), en 2014 fueron 9.125 millones de Tn, en 2015 fueron  3.439 millones de Tn y en 2016 cayeron a su nivel más bajo: 357 millones de Tn.

Sin embargo, en 2017 la suma de envíos hasta julio ha sido mayor que el total exportado durante todo el año pasado. A la fecha, el volumen de toneladas es de 1.488,6. Es decir, en 2017 el aumento de exportaciones chilenas destinadas a Venezuela ha crecido en un 76% en comparación a 2016.

Los siguientes gráficos dan cuenta del total de toneladas exportadas de manzanas, uvas y nueces desde Chile a Venezuela en los últimos 20 años. Se escogieron estos tres productos, porque son las frutas (frescas y secas) que más importa el país. 

Fuente: Elaboración propia, a partir de datos publicados por Odepa.

 

Fuente: Elaboración propia, a partir de datos publicados por Odepa.

 

Fuente: Elaboración propia, a partir de datos publicados por Odepa.

 

 Esperanza en la recuperación

El petróleo es la fuente de poder que tiene Venezuela. Y aunque sus precios han disminuido, los barriles que poseen continúan generando dividendos al Gobierno.

Expertos reconocen que gracias a los ingresos del crudo, la élite no se siente amenazada y mantiene su estancia en el poder.

Según la Energy Information Administration, Venezuela tiene una reserva de 298.000 millones de barriles de petróleo. Este total es mayor que las reservas de Arabia Saudita, Rusia, Irán y Estados Unidos.

“El 95% de los ingresos que tiene este país son producidos por la exportación petrolera”, comenta Jorge Cáceres. Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional estima que la caída del producto interno bruto de Venezuela retrocederá en un 7,4% durante 2017, debido a la disminución de las ventas del hidrocarburo.

Pero “no hay mal que dure cien años”, dice el director comercial de ProChile en alusión a la eventual solución de conflicto que tendrá Venezuela.

“Estamos trabajando con exportadores de tal manera de seguir manteniéndonos en el país. Si bien, la mayoría de los recursos fiscales tienen destinos sociales, sabemos que más temprano que tarde Venezuela se va a recuperar y la posibilidad de comprar productos se activará. Sobre todo se comprarán frutas, que es un déficit que tiene el país. Particularmente de manzanas, peras y uvas”.  

“Hoy quien mantiene los contactos, quien apuesta por generar redes será el primero que el día de mañana recibirá los dividendos de la recuperación que tiene que tener Venezuela”. Y agrega: “un país petrolero no quiebra, un país petrolero pasa su situación y mejora”.

“En tiempos turbulentos, también hay oportunidades”, concluye el representante comercial de ProChile en Venezuela.

Fotografía: Shutterstock.com

www.portalfruticola.com 

También podría interesarte
Comentarios